“No queremos reformas tributarias cada dos años”: Consejo Gremial

“No queremos reformas tributarias cada dos años”: Consejo Gremial

Abril 20, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País / Colprensa 
Jorge Humberto Botero, presidente del Consejo Gremial Nacional

Presidente del Consejo Gremial Nacional, Jorge Humberto Botero.

Colprensa / El País

En manos del próximo Gobierno colombiano quedarán los grandes cambios que en materia de finanzas necesita el país y, según Jorge Humberto, Botero, presidente del Consejo Gremial Nacional, entre las decisiones inaplazables están las reformas al gasto público, la tributaria y la pensional.

Para este líder gremial, quien fue ministro de Comercio, Industria y Turismo durante el Gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, esto es lo más urgente “que se pongan en orden las finanzas públicas para romper con ese círculo vicioso de reformas tributarias cada dos años”.
Destacó que el país sigue en proceso de recuperación, debido a que variables como las exportaciones, la producción industrial, las ventas del comercio minorista, la tasa de informalidad y la inflación han mejorado sus resultados.

El presidente del Consejo Gremial, quien también está a cargo de Fasecolda (entidad que agrupa a las aseguradoras del país, habló sobre la eventual guerra comercial entre China y Estados Unidos y su posible impacto en Colombia y en crecimiento económico.

Lea también: Consejo Gremial presentó retos para mejorar competitividad al 2022

El primer trimestre del 2018 ya finalizó, ¿cómo cree que se comportó la economía?

En general los indicadores corroboran que seguimos en el proceso de recuperación. Variables como las exportaciones, la producción industrial, las ventas del comercio minorista, la tasa de informalidad y la inflación han mejorado sus resultados. Adicionalmente, la encuesta de confianza del consumidor sigue con tendencia al alza y el nivel de enero y febrero fue mucho mejor al de los dos años anteriores. El índice sigue en terreno negativo, pero mejorando.

En el caso del desempleo se ha registrado un leve deterioro desde mediados del año anterior, pero se evidencia la resiliencia del mercado laboral frente a la fuerte desaceleración que tuvo la economía en los últimos años.

Con ese rápido panorama, creo que el PIB del primer trimestre pudo ser superior al observado en igual periodo de 2017 (1,5 %); le apuntaría a una cifra alrededor del 2,0 %.

Hay una recuperación, ¿pero cuáles son las principales preocupaciones de los empresarios?

Se percibe que la demanda sigue siendo débil. Pero confiamos en que siga el proceso de fortalecimiento, favorecido especialmente con las menores tasas de interés, la recuperación del comercio internacional (salvo los efectos que pueda tener una probable guerra comercial) y el desarrollo de los proyectos de infraestructura de cuarta generación.

La apreciación de la moneda es un tema que empieza a preocupar a algunos sectores y podría tener efectos adversos en la recuperación de algunos de ellos.

Un problema adicional, que inquieta al sector empresarial, es el de la corrupción. Lo que hemos visto es muy preocupante y hay que dar la batalla para erradicarla.

En este objetivo respaldamos plenamente a las autoridades que están haciendo frente a ese flagelo y están destapando casos aberrantes.

¿Para usted, cuáles son los retos que tendrá la economía a lo largo de este año?

Son varios, entre los que resaltaría está la consolidación del proceso de recuperación de la economía, evitar que se sigan deteriorando los indicadores de empleo, mantener la tendencia de reducción de las tasas de informalidad, completar los cierres financieros de varios proyectos de 4G y fortalecer los procesos de diversificación de la canasta exportadora para reducir el riesgo que implica la alta dependencia de los minero-energéticos.

Según la Encuesta de Opinión Industrial de la Andi, la percepción de los empresarios sobre el clima de negocios no mejora, ¿a qué se debe esta percepción?

Creo que son conscientes de los problemas estructurales y de la incertidumbre, que es normal, asociada al ciclo político.

¿Influye en el clima de los negocios el actual momento electoral por el que atraviesa el país?

El proceso electoral colombiano se está desarrollando en un marco democrático, con respeto de las reglas de juego. Las diferencias ideológicas, de personalidad y de trayectoria de los candidatos, garantizan a los ciudadanos una pluralidad amplia de opciones. No hay excusas para no votar, por el contrario, invito a los lectores a que acudan a las urnas.

En ese contexto, puede haber alguna influencia negativa en el clima de negocios, pero me parece que debe ser marginal.

Una calificadora de riesgo, que en buena medida refleja la percepción internacional sobre el país, señaló que tiene plena confianza en la institucionalidad del país. Tiene razón. Colombia cuenta con una tradición de gobiernos elegidos democráticamente, además de un prestigio bien ganado por la seriedad en el manejo de la política económica. Ella, sin duda, obedece a la fortaleza de instituciones claves, en especial el Banco de la República y el Ministerio de Hacienda.

¿Qué le piden desde el Consejo Gremial al nuevo presidente de la República?

Entre las tareas prioritarias que debe abordar el nuevo mandatario, las más importantes se relacionan con las reformas estructurales que se deben adoptar: la reforma tributaria, la reforma al gasto público y la reforma pensional están en los primeros lugares.

Es urgente que se pongan en orden las finanzas públicas para romper con ese círculo vicioso de reformas tributarias cada dos años. Ya se empezó a caminar por la senda de reducir las tasas de impuestos a las empresas para fortalecerles su capacidad de generar empleo y riqueza.
También es imprescindible organizar el gasto, siguiendo las pautas que formuló la Comisión creada, en buena hora, para ese fin.

En materia pensional, urge una reforma orientada a la expansión de la cobertura, la equidad y la sostenibilidad financiera del sistema. La gravedad de los problemas que lo aquejan no da tregua. Es preciso señalar, en este contexto, que si no logramos superar la informalidad, no será factible que crezca el trabajo bien remunerado, y puedan concederse pensiones de retiro adecuadas para la gran masa de los colombianos.

De otro lado, el ambiente internacional se ha enrarecido por los aranceles que han implementado Estados Unidos y China . ¿Usted cree que esto ya es una guerra comercial?

Todo depende de la implementación efectiva de las medidas anunciadas contra China y de la respuesta de este país sobre mayores aranceles a las importaciones provenientes de Estados Unidos.

Las medidas fueron anunciadas por parte de Estados Unidos, pero están en un periodo de comentarios, en el que cabe la posibilidad de congelarlas. Si no lo hiciera y empezara su aplicación, y China pusiera en vigencia las que anunció como respuesta, será muy alta la probabilidad de una guerra comercial.

Aún cuando la confrontación directa ocurriera entre esas dos economías, la organización actual de la producción en cadenas globales de valor puede terminar involucrando a muchos otros países.

El panorama es muy preocupante. ¡Una guerra comercial puede ser muy dañina para los líderes del comercio mundial!

¿Colombia se vería impactada por este fenómeno?

Depende de las medidas que se sigan adoptando, puede haber efectos directos e indirectos.

De las ya expedidas por el gobierno de Estados Unidos, nos afecta directamente la de los aranceles al acero y al aluminio, porque fueron establecidas para todos los países, con algunas exclusiones entre las que no está Colombia.

El Gobierno ya hizo una petición formal a Estados Unidos para que nos excluyan, pero no se ha recibido, que sepamos, una respuesta. En cualquier caso, la imposición de aranceles punitivos a Colombia resultaría violatorio del tratado comercio e inversión vigente entre ambos países.

¿Por dónde se vería más afectada Colombia: por Estados Unidos o por China?

Como antes dije, hasta ahora lo que hemos visto son escaramuzas. La película no ha comenzado.

¿Los incrementos arancelarios de estos países pondrían en riesgo las exportaciones colombianas?

Insisto en que es prematura la discusión. El Gobierno tiene que persistir en la defensa de nuestro derecho de acceso franco al mercado de los Estados Unidos. Justamente celebramos el TLC para aislarnos, unos y otros, de medidas unilaterales.

¿Sobre qué otros temas del Gobierno y de la economía está trabajando el Consejo Gremial?

El desarrollo rural es un tema de enorme incidencia para el futuro del país. En la preparación del capítulo correspondiente del nuevo plan de desarrollo, deberán tenerse en cuenta una pluralidad de aportes, incluidos los contenidos en el acuerdo con las Farc. Este deberá ser un referente importante, más no el único.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad