“No Hay país industrializado que no tenga como base la industria automotriz"

Octubre 29, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

De aprobarse el TLC con Corea perderíamos competitividad y estaríamos en desventaja”. El mercado colombiano es hoy el tercero más grande después de Brasil y Argentina. Entrevista a Jaime Ardila, presidente de GM para América Latin.

El colombiano Jaime Ardila, quien fue nombrado presidente de General Motors para Suramérica el pasado mes de julio, fue uno de los asistentes principales al Salón del Automóvil de Sao Paulo 2010. Allí Ardila destacó como muy positiva la situación de la industria automotriz en la región. Habló sobre las consecuencias de un posible TLC entre Corea y Colombia y de los planes de inversión de GM en la región.Además, aseguró que para lograr un equilibrio entre las necesidades de movilidad y los automóviles, es necesario tener apoyo gubernamental, implementar nuevas tecnologías y hacer un uso racional de los vehículos.Jaime Ardila, quien nació en Pereira y se graduó como profesional en economía en Bogotá, pertenece a esa compañía hace 25 años, actualmente supervisa las crecientes operaciones de GM en América Central y del Sur y es miembro del Comité Ejecutivo de GM, compañía en la que inició como gerente de exportaciones, en GM Colmotores.Antes de unirse a esta compañía fue miembro del gobierno colombiano, en el que se desempeñó como jefe de la División de Integración Económica del Departamento Nacional de Planeación y como secretario general del Ministerio de Desarrollo Económico.¿Cuáles son los retos que tiene como presidente de General Motors en Suramérica?Trabajar muy fuerte en la renovación del producto y tener lo mejor de GM en nuestro mercado. Hay trabajo por hacer, e requieren armonizar las tecnologías y tratar de integrar más la región, pues las normas técnicas están muy fragmentadas. También queremos ser líderes en atención al cliente y los más dedicados.¿Cómo está la situación de la industria automotriz en América del Sur?Muy bien. La situación general es muy positiva. En GM hicimos un anuncio para la región, que para los cinco años siguientes habrá una inversión de 2.000 millones de dólares en Brasil y 1.000 millones en el resto de países. Seguiremos invirtiendo, dependiendo de los condiciones de cada país y del mercado.¿Cuál es la importancia del mercado colombiano en la industria?El mercado colombiano es hoy el tercer mercado más grande después de Brasil y Argentina. Este año Colombia y Chile van a estar parejos. Colombia tiene un gran potencial y podría superar las 300.000 unidades, pero se requiere de una estructura tributaria y de una política industrial que fortalezca la industria. No hay país industrializado que no tenga como base a la industria automotriz.¿Cómo describe al consumidor colombiano?Es más maduro y sofisticado, consulta internet, compara y conoce de tecnología y de marcas. Esto contrasta con su capacidad de pago, entonces el reto para las empresas es cómo balancear la ambición y el deseo del consumidor de tener carro con mayor equipamiento y tecnología, con una estructura de costos que sea accesible. Allí hay cosas muy importantes, una de ellas es el crédito; otra que las regulaciones del gobierno sean más razonables.¿Qué planes de inversión tiene GM en Colombia?Estamos listos para invertir en Colombia, también estamos pendientes de las políticas para la industria automotriz. Siempre estamos invirtiendo una cantidad importante cada año, con cifras que pueden superar los 10 millones de dólares.¿Cómo trabajar en pro de la movilidad en las ciudades?Hay que trabajar en ese sentido y hacerles entender a los gobernantes que el automóvil es un factor positivo para la sociedad, pues no sólo es un medio de transporte sino también brinda la posibilidad de diversión y esparcimiento. El vehículo no es un enemigo y eso hay que tenerlo en cuenta. Como fabricantes de automóviles debemos trabajar en el desarrollo de vehículos pequeños y en nuevas tecnologías, incorporando sistemas de navegación y localización que les permitan a los conductores tomar las rutas menos congestionadas. El objetivo es llegar a una red digital y electrónica. No estoy hablando de cosas imposibles, pero para lograrlas se necesita un fuerte apoyo de los gobiernos. También debemos trabajar en programas de uso racional del vehículo para que cada uno sea utilizado por más de una persona, algo que ya está sucediendo en Brasil.¿Es posible que el carro eléctrico llegue a la región?No, por los costos. La batería del Volt, por ejemplo, tiene un valor de 10.000 dólares. Esto hace que el producto sea muy costoso y no sea viable comercialmente. No es una solución a corto plazo en nuestra región. A largo plazo se tiene que dar, pero por el momento se debe pensar en combustibles alternativos, como el etanol.¿Entonces cree que son viables para Colombia los combustibles alternativos como el etanol y biodiesel?El etanol es viable en la medida que tenga un precio inferior al 30%. Pero es importante que Colombia aborde el tema del biocombustible como la matriz energética del país, si le conviene, y no que la estén cambiando de acuerdo con necesidades de otros sectores. Me parece muy lógico que Colombia introduzca el etanol, pues tiene las condiciones favorables para desarrollarse y la tecnología Flex, que ya existe, es fácil de adaptar a Colombia. Le tengo más miedo al biodiesel, porque a veces los gobiernos empiezan a cambiar los porcentajes sin antes analizar la viabilidad técnica.¿Qué piensa de un posible Tratado del Libre Comercio de Colombia con Corea?Desde nuestro punto de vista, si la política automotriz se limita a una política comercial de apertura, el futuro para la industria será gris y difícil de que sobreviva; sería conveniente si es una política más progresiva de acuerdos comerciales con países a donde Colombia tenga la oportunidad de exportar y al mismo tiempo se combine con una política que estimule la integración local y la mejora tecnológica y que deje recursos al sector para invertir. Hemos tenido aproximaciones con el gobierno y hay buena receptividad. Los ministros han tenido buena disposición; espero ir a Colombia la primera semana de noviembre para profundizar en el tema. Hay acuerdos que le convienen al país y otros que no tienen sentido. No es que le tengamos miedo a la competencia, pues nosotros estamos acostumbrados a hacerla. Si tomáramos el camino más fácil podríamos traer nuestros automóviles de Corea, pero tenemos una responsabilidad con el país y somos generadores de empleo.¿Cuáles serían las consecuencias si se aprobara ese TLC?Indudablemente perderíamos competitividad y estaríamos en desventaja. Pero en todo el mundo, la política de GM es producir en los mercados en los que vende y no sólo es un importador. Así lo hacemos en los 120 países en los que tenemos presencia y queremos seguir haciéndolo en Colombia.¿Cuáles son los programas de responsabilidad social que adelantan en GM?País por país es distinto de acuerdo a sus necesidades, la política nuestra es ser una compañía que se destaque por ser miembro integral de la comunidad y por trabajar con las comunidades donde estamos, con intervenciones medio ambientales y programas contra la pobreza. Los empleados están involucrados de lleno en este tema y en nuestra política de responsabilidad social gran parte de su aporte es económico y otro porcentaje es de trabajo voluntario en actividades que se programan.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad