No hay marcha atrás para la ley de regalías: Minhacienda

Mayo 29, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado | Editor de Activos
No hay marcha atrás para la ley de regalías: Minhacienda

Juan Carlos Echeverry, ministro de Hacienda.

Archivar el proyecto como piden sindicatos no es viable, dice el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry. El PIB va bien.

Para el responsable de las finanzas públicas en el actual Gobierno es claro que las regalías las deben recibir todos los rincones de Colombia, pues el suelo no es de unos pocos o del Gobierno, es de todos. Por lo tanto todos deben verse beneficiados.El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, advierte que la entrega de dichas regalías debe ser equitativa y proporcional, al tiempo que subraya que es errónea la percepción de las zonas productoras de petróleo de que van a salir maltratadas con el cambio que tendrá el proyecto en el Congreso. La equidad es el principio fundamental, reitera.Adicionalmente, Echeverry es enfático en señalar que la iniciativa ya completó seis debates en el legislativo, por lo que es absurdo pensar que el proyecto tenga reversa. En diálogo con El País, el alto funcionario también habló de la economía, del dólar y del plan que busca racionalizar los gastos del Gobierno.Es creciente el temor de que las regalías ‘tumbarán’ a las regiones productoras de crudo. ¿Qué responde?No es cierto, con los senadores y representantes a la Cámara hemos hecho un esfuerzo para que no queden maltratadas las regiones productoras.¿Qué tipo de esfuerzo?Primero, se aceptó que hubiera regalías directas. Segundo, se les puso un piso para garantizar que las inversiones que hoy están haciendo con esos recursos se puedan mantener. Ese piso es el 50% del promedio entre los años 2007 y 2010. Tercero, las regiones que no obtienen regalías van a recibir recursos de los fondos de compensación y de desarrollo regional. Puedo garantizar que ha habido la más sincera intención de compensar a las zonas productoras para que no pierdan recursos y puedan mantener sus programas sociales.Pero el reto es muy grande porque hasta se ha pedido que se archive el proyecto... Eso no tiene vuelta atrás por una razón: el principio de esta reforma constitucional es la equidad.¿Y eso qué significa?Que el suelo y subsuelo son de la Nación y no del Gobierno. Lo que quiere decir que es de todos los colombianos, por lo tanto las regalías van a estar repartidas entre todos. Políticamente eso es justo, equitativo y promotor del desarrollo.¿O sea que para usted saldrá avante en el Congreso?Mire, lo importante para los usuarios es que entiendan que el proyecto ya ha superado seis debates. Lleva cuatro debates en Senado y dos en Cámara. Vamos a pasar los dos últimos en la Cámara y será reforma constitucional.Percibo que siente que ya pasó al otro lado...No, no. Me sentiré al otro lado hasta que lo aprobemos, pero estoy muy confiado por la responsabilidad de trabajo que viene haciendo el Congreso.El otro proyecto clave es el de la racionalización de gastos (sostenibilidad fiscal). ¿También se siente triunfador?El partido liberal nos apoyó y ahora tenemos el respaldo de toda la unidad nacional. Va para el octavo debate, pero lo hemos mejorado mucho con el concurso de liberales y conservadores que han hecho importantes adiciones al proyecto. Hoy por hoy el proyecto de sostenibilidad fiscal es sensato.Usted ha dicho que se debe gastar con responsabilidad, ¿eso se puede hacer en este país?Pues lo estamos haciendo, usted ha visto que vamos en una senda de equilibrio fiscal, subiendo el recaudo, controlando el gasto, apoyando las locomotoras y los demás programas sociales, como el de familias en acción. Asimismo, ayudamos a los afectados por la oleada invernal.A propósito de eso, ha surgido una propuesta para que los agricultores afectados por el invierno y que pagan impuesto al patrimonio se les concedan exenciones. ¿Eso es viable?Con la Dian estamos estudiando un mecanismo para canalizar estas dificultades. También lo conversamos con el Presidente, pero como no está listo no le puedo comentar nada más.¿Ministro, no le parece demasiado optimista esperar que la economía crezca este año 6% con los problemas que afronta el país? No. Le doy muestras de que sí se puede. La producción de café está aumentando casi en un 35%. El petróleo y el carbón van muy bien, la venta de carros va disparada y las licencias de construcción van creciendo 27%. Entonces el 6% es una proyección sensata y no es excesivamente optimista. En el mercado cambiario el panorama no es muy halagador con un dólar en $1.800...Pues no creo, acuérdese que estaba en $1.770 hace dos semanas. Lo hemos subido $60 y vamos a seguir participando en ese mercado. Estamos constituyendo un fondo de US$1.200 millones en el exterior y el Gobierno va a seguir comprando dólares. Además, no va a traer un sólo dólar adicional este año. Mientras tanto, el Banco de la República seguirá comprando US$20 millones diarios. Los industriales le pidieron que intervenga en el Emisor para que las tasas de interés no suban más. ¿Lo hará?Lo que estamos haciendo es retirar el impulso monetario.¿Qué es eso? Lo explico de esta manera: cuando estuvimos en recesión, hace año y medio, el Emisor inyectó dinero a la economía para darle un impulso y bajó las tasas de interés al 3%. Ese acelerador a fondo se fue soltando cuando la velocidad de la economía lo permitió. Eso es lo que estamos haciendo ahora, sacando un poco el acelerador.¿Es decir que es partidario de que no se aceleren los intereses?No, la política monetaria es un arte, no una ciencia y cuando hay que sacar el acelerador se saca. ¿Y usted cómo está conduciendo la economía? En este momento vamos muy bien. Estamos evaluando la posibilidad de quitar ese impulso monetario porque la economía está mejor y en eso estamos trabajando.Sobre el TLC con Estados Unidos se sigue luchando, pero ¿cuándo cree que habrá luz verde? Somos optimistas y esperamos tenerlo aprobado pronto. Todo el equipo económico del Gobierno está trabajando muy duro para conseguir la aprobación en el Congreso de ese país.Se había dicho que en dos meses estaría listo, pero como que ya no... Ojalá que sea en agosto, pero para ello también nos va a tocar ir a misa.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad