No habrá nuevos impuestos para los colombianos:Director del DNP

No habrá nuevos impuestos para los colombianos:Director del DNP

Agosto 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Miguel André Garrido Ávila /Colprensa
No habrá nuevos impuestos para los colombianos:Director del DNP

Simón Gaviria, director de Planeación Nacional.

El director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, dice que pese al desplome de la renta petrolera, el Gobierno no frenará la inversión social. Además, considera que la economía crecería 3,6 % este año.

A pesar de la caída en los precios internacionales del petróleo y su impacto en las finanzas públicas, el plan de inversiones que busca reducir las brechas sociales no se frenará, a la vez que no habrá nuevos impuestos para los colombianos.

Así lo asegura el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria Muñoz, tras recordar que en los últimos cinco años se han creado más de 3 millones de empleos de calidad, y 4 millones de colombianos salieron de la pobreza.

 Tras admitir que las proyecciones de crecimiento económico para América Latina en 2015 son muy preocupantes, de apenas 0,5%, el funcionario, notificó que el país podría lograr este año un aumento del 3,6% en la generación de riqueza, que es el pronóstico del FMI, el Banco Mundial y la Ocde para Colombia.

Según Gaviria Muñoz, la economía colombiana sigue siendo sólida, por lo que el actual Gobierno no suspenderá el giro de regalías a las regiones, y sobre todo a los proyectos que a la fecha se están ejecutando.

Se avecina una preocupante recesión en América Latina, ¿cómo ve la coyuntura económica del país?

No obstante la crisis internacional originada en la caída de los precios del petróleo, Colombia hace parte de las 7 economías de mayor crecimiento en el mundo y es la primera en América Latina. Hay que reconocer que el derrumbe en el precio del crudo tiene un impacto fiscal y obliga a los países a realizar severos ajustes en sus programas de inversión. 

¿Qué impacto va a tener en la economía colombiana la caída en el crecimiento de los países de la región?

La Comisión Económica para América Latina, Cepal acaba de hacer un fuerte ajuste a la baja en su estimación de crecimiento de América Latina para 2015. Lo redujo de 2,2% a 0,5%. 

Se trata de la menor tasa de los últimos 6 años. La peor perspectiva es para las naciones de América del Sur con una contracción de 0,4% debido a la caída en los precios de las materias primas. 

¿Cuál es la más reciente proyección de Planeación Nacional sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB, para el 2015?

Mantenemos un estimativo de 3,6% luego de una reducción de la proyección inicial para este año de 4,2%.

Esta proyección se acerca más a la del Fondo Monetario, el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), que se ubica alrededor de 3,4%.

En su rendición de cuentas al país, ¿cuál cree es el indicador más importante en materia social y económica?

Sin duda la reducción del desempleo y la pobreza. La tasa nacional de desempleo cayó a 8,2%. Se han generado 3 millones de puestos de trabajo, la cifra más alta de América Latina, de los cuales 20% fueron para jóvenes y el 10% en el sector rural. 

¿Y en cuanto a la pobreza? 

Ahí los avances son sustanciales. En los últimos cinco años unos 4 millones de colombianos salieron de la pobreza y otros 2 millones de la pobreza extrema y la desigualdad. Acabo de regresar de un seminario de la Cepal en Chile sobre “Un Futuro Sostenible” y allí quedó en evidencia que Colombia es el país de la región que más avanza en la reducción de la pobreza. 

¿Pero eso no es un contrasentido, ya que seguimos siendo uno de los países con mayor desigualdad en América Latina?

Como dije, estamos avanzando en forma persistente. No estoy diciendo que erradicamos la pobreza. El crecimiento económico de los últimos años favoreció más a los pobres, que incrementaron su ingreso en 28%, los más ricos lo hicieron en 10%. 

¿Cuál es la magnitud en la caída en los ingresos del Estado por el derrumbe en el precio del petróleo?

 Por esta renta el Gobierno central recibió el año pasado unos $19,7 billones y este año $9,5 billones. 

¿Qué va a pasar entonces con la distribución de las regalías, pues hay muchos temores? 

El primer mensaje es que no se van a afectar los proyectos de desarrollo económico y social que se están ejecutando con estos recursos. En julio de 2012 el Gobierno creó el Fondo de Ahorro y Estabilización del Sistema General de Regalías que obligó a los municipios y departamentos a ahorrar el 20% de estos recursos, esto es $1,8 billones anuales. Ahora pueden acudir a estas reservas lo que evitará un frenazo dramático en las inversiones. 

¿Qué está haciendo Planeación Nacional para que las regalías se traduzcan en un mayor crecimiento económico y social?

 El Gobierno se compromete a estructurar y entregar totalmente terminados en el 2018 unos 5.488 proyectos financiados con regalías. Eso significa multiplicar por cinco lo previsto inicialmente y se beneficiará a 25 millones de colombianos.

Nos comprometemos a movilizar a las entidades ejecutoras para finalizar los proyectos en diferentes sectores de inversión como educación, salud, infraestructura vial, vivienda, agua potable y agricultura, entre otros sectores vitales, para mejorar la calidad de vida de los colombianos.

¿Cómo se hará para evitar que muchas obras financiadas con regalías se conviertan en ‘elefantes blancos’, como ha ocurrido en el pasado?

Para evitar la presencia de los ‘elefantes blancos’ del pasado se efectuará el monitoreo, seguimiento y la evaluación de las inversiones con un enfoque preventivo ampliado para lograr corregir a tiempo las inconsistencias. Si seguimos contando con la colaboración de cada una de las entidades territoriales y ejecutoras así como de cada colombiano para asegurar la terminación y la calidad de las obras.

La segunda estrategia será el fortalecimiento de la estructuración de proyectos a través de entidades financieras públicas (Fonade, Findeter, Bancoldex y FNA), entre otros, que brindarán asistencia técnica y el apoyo necesario para que se cumplan con los estándares mínimos de calidad en cada proyecto.

Así mismo, estamos trabajando en la creación de proyectos tipo estandarizados como colegios 10, Centros de Desarrollo Infantil, bibliotecas, centros de salud y polideportivos, entre otros, que irán con un acompañamiento permanente del DNP y resolverán uno de los cuellos de botella más grandes que se tiene: la ausencia de proyectos de buena calidad. Con estas acciones se podrá agilizar la ejecución y ahorrar alrededor de un 8% en los costos de las obras.

Teniendo en cuenta el cambio en la situación fiscal del país, las metas del Plan Nacional de Desarrollo para los próximos cuatro años, ¿cuál es la nueva realidad?

El Plan que entró en vigencia tiene unas condiciones particulares. No solo es reformista para responder a los retos de la nueva Colombia, sino que es realista. No es un Plan aspiracional ni mucho menos un catálogo de buenas intenciones. Por primera vez un Plan de Desarrollo tiene productos y metas concretas. 

Para que el crecimiento económico del país continúe con su tendencia, el Plan Nacional de Desarrollo  prevé inversiones para el cuatrienio por $704 billones, de los cuales $241 billones provienen del sector privado. 

 ¿Cómo se lograría ese objetivo de crecimiento?

 El plan contiene cuatro instrumentos para alcanzar sus objetivos: El presupuesto de inversión por resultados, el cierre de brechas territoriales y poblacionales, la concurrencia de fuentes de financiación nacionales y territoriales y las asociaciones público privadas. 

¿Por qué en algunos sectores hay la sensación de que  el nuevo Plan quedó cargado de nuevos impuestos y tasas que afectan a los colombianos, a quienes se les meterá otra vez la mano al bolsillo?

 No es cierto que a los colombianos se les va a gravar con más impuestos. Por el contrario, el Plan de Desarrollo trae muchas herramientas para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos y garantizar el pleno goce de sus derechos. Algunos artículos de la Ley se refieren a contribuciones, cobros y tasas que se aplicarán, pero en ningún momento se están creando más impuestos para afectar el bolsillo de los colombianos, mucho menos para los sectores de más bajos ingresos.

Lo que el Plan busca es proteger a la población más vulnerable, por ejemplo, manteniendo los subsidios de energía para los estratos más bajos, controlando los precios de los medicamentos, fijando un tope a los cobros en las tarifas del alumbrado público y otorgando un subsidio a las personas que ganan menos de un salario mínimo para que puedan lograr una pensión de jubilación. Estas son las bondades sociales que tiene el Plan de Desarrollo, que está construido sobre tres pilares: paz, equidad y educación. 

Al fin de cuentas, ¿cuál es el monto verdadero de los recursos que se van a canalizar hacia las llamadas autopistas de cuarta generación o 4G?

 Estas inversiones, que ascenderán a $47 billones, proveerán no solo dobles calzadas a los principales corredores viales del país, sino que mejoraran sustancialmente la competitividad y la productividad del país. 

¿Qué viene después de las vías 4G?

El siguiente paso del Gobierno será intensificar la construcción de las vías terciarias, las cuales serán el complemento para el cierre del ciclo de conectividad y productividad en las regiones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad