“No habrá avalancha de bienes desde EE.UU. con el TLC”: Analdex

Mayo 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País
“No habrá avalancha de bienes desde EE.UU. con el TLC”: Analdex

Javier Díaz, presidente de Analdex.

Javier Díaz, presidente de Analdex, dice que maquinaria e insumos será lo que más llegará. Colombia busca aumentar en 25% sus ventas.

Colombia inicia hoy una nueva era comercial con Estados Unidos y con ello una serie de expectativas sobre si habrá o no ‘inundación’ de bienes y productos ‘Made in USA’ en el mercado nacional.Hay temores, pero también grandes oportunidades de negocios, lo mismo que beneficios para los consumidores.Estas realidades comenzarán a sentirse en los próximos días, y a ellas deberá adaptarse Colombia, dice Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex.¿Habrá, o no, una avalancha de productos 'Made in USA' hacia Colombia a partir de hoy?No. Es indudable que con este acuerdo vamos a exportar más productos, pero, a su vez, recibiremos mayores importaciones con cero arancel desde los EE.UU. Gran parte de esas importaciones, y si uno mira las cifras históricas, corresponden a maquinaria y equipos, bienes intermedios y materias primas que requiere la industria colombiana. Lo que va a ocurrir es que el aparato productivo va a poder comprar bienes de capital e insumos a menores costos, lo cual redundará en la competitividad industrial. ¿Por qué entonces los temores del agro frente a los perjuicios que podría ocasionar la entrada de muchos productos americanos al país? Frente a algunos temores sobre el ingreso de productos que no tenían competencia y que ahora van a entrar, esas sensibilidades sí se tuvieron en cuenta durante la negociación. Por ejemplo, para el arroz se estableció el ingreso de un primer contingente de 79.000 toneladas que no pagará impuestos, pero a partir de ahí deberá cubrirse un arancel del 80%, el cual se desmontará en 19 años.¿Y en el caso del pollo y otros productos sensibles? Igual ocurre con la industria avícola, pues había mucho temor frente al tema de los llamados cuartos traseros de pollo. Allí se estableció un contingente de 27.000 toneladas, y por eso cualquier importación adicional tendrá que pagar un arancel del 164%. En este caso la desgravación será a 18 años. Eso ocurrirá igualmente para muchos otros productos como el maíz, la carne, etc. Por eso no veo que vayamos a tener una avalancha de productos, porque esas sensibilidades se tuvieron en cuenta al establecerse cupos para evitar que causaran daño al aparato productivo, dándole a su vez tiempo a los productores nacionales para adaptarse a esa competencia. Habrá lógicamente un aumento de las importaciones, pero de aquellos bienes que requieren las industrias para modernizarse.Muchas familias colombianas confían en que llegarán bienes baratos como electrodomésticos, calzado y hasta ropa. ¿Qué tan real es esta percepción de la gente?Cuando uno mira qué es lo que está importando Colombia desde Estados Unidos no son confecciones, ni electrodomésticos, porque éstos ya no se fabrican en ese país. Se producen con capital americano en México, Centroamérica y el Asia. La oferta real estadounidense es de productos agrícolas y de alta tecnología y servicios, más equipos de fotografía, para telecomunicaciones, sistemas y maquinarias. Pero no es de electrodomésticos, pues estos provienen especialmente de China y Taiwan, y no de Estados Unidos. No cualquier producto podrá entrar; sólo los que tengan certificado de origen estadounidense obtendrán el beneficio de cero arancel. De lo contrario, tendrán que pagar impuestos.Y en el caso de las exportaciones, ¿cómo pinta ahora el panorama para las empresas nacionales?No habrá cambios sustanciales porque ya nosotros veníamos exportando decenas de productos con cero arancel a ese mercado, gracias a las preferencias arancelarias que ofrecía el Atpdea y que eran unilaterales. Es decir, que Estados Unidos las quitaba o las concedía cuando quisiera. Ahora bajo las condiciones del TLC nuestra oferta exportable -que data de varios años atrás- va a continuar en renglones como banano, flores, café, petróleo y sus derivados, carbón, las confecciones, los textiles, los productos químicos, los plásticos y los alimentos. Estamos apostando a que esa oferta crezca bajo la seguridad jurídica que el tratado ofrece. Perú, por ejemplo, en el primer año de su TLC con Estados Unidos aumentó sus exportaciones en un 25%, y algo similar quiere hacer Colombia, teniendo en cuenta que Estados Unidos nos compra el 40% de esos productos.¿Cómo recibe Colombia ese TLC en preparación aduanera y en infraestructura?En infraestructura la prioridad tiene que ser la terminación de las obras de la doble calzada Bogotá-Buenaventura, que va evolucionando, pero tenemos que asegurar que se terminen, ya que hay serios retrasos en esos trabajos. Igual ocurre con la Ruta del Sol que unirá a Bogotá con la Costa Caribe, y habrá que darle prioridad al tema ferroviario, lo mismo que a la navegación por el río Magdalena, ya que para producciones desde el centro del país resulta fundamental esa arteria fluvial, en especial para movilizar cargas de gran peso y nivel. El caso de los dragados de Buenaventura y los puertos del Caribe también es prioritario en esta etapa, y para ello son necesarias las veedurías a fin de que esos trabajos se realicen.Frente al tema aduanero dimos hace algunos días una alarma porque no había una preparación para administrar los contingentes de mercancías bajo el TLC. El Director de la Dian ha dicho que están listos para este 15 de mayo (hoy) y hay que creerle. Ojalá se esté a la altura de esta nueva dinámica comercial.¿Pero qué explicación tiene la no instalación aún de escáneres para monitorear mercancías en los puertos?La preparación de organismos como el ICA y el Invima en el ramo sanitario y fitosanitario es clave, lo mismo que de la Policía Antinarcóticos con los escáneres. Hay que darle toda la prioridad a eso, pero no creo que estén listos pronto. Uno esperaría que en pocos meses podamos contar con servicios portuarios de 7 días a la semana durante las 24 horas en los puertos para garantizar que los flujos de comercio no tengan ningún inconveniente.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad