"No es cierto que el país se inundará de acero chino": presidente de Camacero

"No es cierto que el país se inundará de acero chino": presidente de Camacero

Abril 29, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País 
Andrés Ramírez, presidente de Camacero

Andrés Ramírez, presidente de Camacero

Especial para El País

Donald Trump ha causado tanto revuelo con sus aranceles del 25 % al acero que importa, en especial desde China, que esa medida es considerada como el inicio de una “guerra comercial” en el planeta.

Y aunque la pelea es con los grandes productores de ese metal, Colombia recibió un coletazo a pesar de que no es un gran exportador de acero hacia los Estados Unidos.

Por ello, Andrés Ramírez Sánchez, director de la Cámara Colombiana del Acero, Camacero, sostiene que por ahora “es apresurado” afirmar que Colombia será inundada de acero por parte de China, ya que una gran cantidad no lo podrá vender en Estados Unidos.

La preocupación, señala, es el creciente contrabando de acero desde Venezuela, el cual está afectando a la industria colombiana, ya que ingresa a bajos precios. Ramírez Sánchez habla sobre lo que viene para el sector.

Lea también: ¿Bajarán más las tasas de interés?, responde el Presidente de Bancolombia

¿Cuál es el panorama de la industria del acero luego de los aranceles del 25 % fijados por Donald Trump a las importaciones de ese metal desde China y otros países?

Nuestra posición es muy clara y diferente a la de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi. Por el lado de las importaciones que van a dejar de llegar a Estados Unidos es apresurado decir lo que va a pasar. La Andi se ha concentrado en afirmar que nos van a inundar de acero, lo cual no es así.

En el último mes, desde que se impuso la medida, los estadounidenses han estado comprando acero con ese recargo del 25 % adicional, es decir, más caro. Por ello, es irresponsable y apresurado afirmar que nos van a inundar de acero (de China), cuando no se ha visto todavía.

Cabe recordar que Estados Unidos es el mayor importador del mundo —con alrededor de 30 millones de toneladas al año— y no dejará de hacerlo. Ese país no podrá pasar de un día a otro a producir tal cantidad porque no tiene capacidad instalada.

Donald Trump utilizó el tema del acero como una moneda de cambio para renegociar todos sus acuerdos comerciales firmados con el resto de los países.

¿Entonces, de dónde surge ese argumento, si muchos países salieron a protestar, entre ellos Colombia por esa medida?

Trump utilizó un sector que es muy simbólico como es el del acero y por eso salió a amenazar a todos los países para renegociar otros acuerdos. El acero ha sido una coartada de Trump porque los principales benefactores de su campaña fueron los industriales del acero y no de gratis tiene en su gabinete a tres personas cercanas a ese sector, incluyendo su Secretario de Comercio, expropietario de una siderúrgica

¿Por qué se dice entonces que Colombia saldrá afectada?

El acero que se vende desde Colombia no afecta para nada a los Estados Unidos. Nuestras exportaciones representan apenas el 0,12 % de todas las que llegan a ese país. Representan alrededor de 50.000 toneladas que cuestan unos US$60 millones al año.

No somos realmente un país exportador de acero, ya que escasamente vendemos 76.000 toneladas-año, la mayoría al mercado estadounidense. Solo cuatro empresas se verían afectadas por esa medida. Le hemos dicho al Ministerio de Comercio e Industria, que Colombia debería ser excluida de esa medida porque no impacta a los Estados Unidos.

Varios gremios, entre ellos Andi y Analdex, dicen que vendría una avalancha de acero chino, porque ese país al dejar de venderlo en Estados Unidos lo haría aquí a muy bajos precios...

Colombia ya impuso medidas antidumping a China y están vigentes para el caso del acero. Además de eso, cabe aclarar que Estados Unidos no es que prohiba a China entrar acero a su territorio. El arancel del 25 % sí lo hace menos competitivo en ese mercado, pero allá se sigue comprando con ese recargo.

Un arancel de ese valor no es que signifique cerrar las puertas a ese metal. Por eso digo que es apresurado meter temor. Y la inundación de la que se habla podría ser por parte de los países afectados por la medida, no solo por parte de China, que es el mayor productor del mundo, y donde habría más riesgo, pero no nos consta todavía. Insisto que es apresurado afirmarlo.

Se afirma que en caso de ingresar a Colombia, se trataría de un acero chino de mala calidad. ¿Cuál es la verdad?

Hay aceros de todo tipo. No puedo decir que sea malo. Una cosa es que no cumpla la norma colombiana q ue exige un acero bajo las normas de sismorresistencia. Otra cosa son las cantidades utilizadas en una construcción como la del edificio Space de Medellín. Allí no fue por la calidad del material, sino la baja cantidad de material que se usó. Allí hubo malos cálculos al utilizarse menos cantidad de acero a la permitida.

¿Cuánto acero produce Colombia y sí es suficiente para atender la demanda actual?

Colombia produce al año 1,43 millones de toneladas y le toca importar para atender la demanda del mercado. Es decir, que el país es deficitario en ese campo, pues el consumo es de unas 3,5 millones de toneladas. En otras palabras, nos quedan faltando 2,2 millones, pues Colombia no tiene capacidad para producir más porque no tiene suficiente materia prima.

La mayoría del acero importado viene principalmente de China, Turquía, Japón, Brasil y México, y en menor cantidad de otros 60 países.

Se le aplican aranceles a los que no se fabrican aquí como el acero plano, que son láminas para producir tubos y perfiles, entre otras cosas.

Las cinco siderúrgicas que operan en el país producen barras y varillas para refuerzo de concreto, más los alambrones que son unos rollos para fabricar mallas, resortes, etc.

¿Es cierto que el contrabando de acero desde Venezuela se ha convertido en un serio problema para la industria colombiana?

Es una pelea que está dando la Cámara porque ha aumentado el contrabando de ese producto desde Venezuela. No es mucho, pero sí nos afecta. El año pasado ingresaron de forma ilegal al país alrededor de 30.000 toneladas de acero.

No sabemos cuánto de ese contrabando se ha frenado, pero si adelantamos una campaña que permitió que el Gobierno definiera un plan de choque para contrarrestar ese fenómeno. Hablamos con la Dian y la Policía Fiscal y Aduanera, y al parecer los resultados han sido positivos por las incautaciones de acero en Cúcuta, Riohacha, Santa Marta, Valledupar, Pereira y Bogotá.

Lo peor es que ese acero ilegal llega al país a precios muy bajos compitiendo de manera desleal con la producción colombiana.

¿De qué tamaño es el mercado de acero en el Valle y el suroccidente colombiano?

El consumo en el suroccidente previsto para el 2018 es de 592.568 toneladas, de las cuales Cali representa el 25 %. Creemos que esa demanda de acero en la ciudad estará alrededor de las 150.000 toneladas.

"El acero ha sido una coartada de Trump porque los principales benefactores de su campaña fueron los industriales del acero y no de gratis tiene en su gabinete a tres personas cercanas a ese sector, entre ellos a su Secretario de Comercio".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad