“Ningún sector de la economía está blindado”: presidente del Banco de Occidente

“Ningún sector de la economía está blindado”: presidente del Banco de Occidente

Junio 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo | reportera de El País

El presidente del Banco de Occidente, Efraín Otero, dice que la región puede crecer mucho más, pero que se requiere liderazgo. Asegura que el sector financiero ha sentido el menor ritmo de la economía con una desaceleración del crédito. El Banco cumple 50 años.

[[nid:432196;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/06/efrain-otero.jpg;full;{El presidente del Banco de Occidente, Efraín Otero. Foto: Elpais.com.co | Colprensa}]]

Efraín Otero Álvarez practicamente ha dedicado toda su vida al Banco de Occidente donde ingresó cuando apenas tenía 24 años. Así como ha visto el desarrollo de esta entidad -que hace parte del grupo Aval del empresario Luis Carlos Sarmiento-, también ha visto la evolución del Valle del Cauca, que considera ha mejorado su panorama en los últimos años.

Recuerda, cuándo se le pregunta cómo ingreso al Banco, que inició en un puesto que fue creado para él por el entonces presidente de la organización el señor Guillermo Sarmiento. “Era una especie de contraloría financiera y de ahí se derivaron muchas cosas que se han venido desarrollando durante todos estos años”, dice con satisfacción.

Para llegar a ser presidente del Banco de Occidente, que  conmemora 50 años de existencia, pasó por muchos cargos, pero  desde 1995 ha ocupado la posición de liderazgo en esa entidad que tiene como su sede  central  la ciudad de Cali, en la que esperan permanecer. 

Su experiencia al frente del banco -que se ubica como el tercero más grande del  país- le permite decir que el Valle del Cauca tiene muchas tareas por hacer  para lograr un mayor desarrollo y para eso considera   requiere   del liderazgo de su gente. 

Quienes trabajan con el señor Otero, lo describen como una persona sencilla, siempre dispuesto a atender a sus colaboradores y hasta “de lavar y planchar”.   Su tiempo libre lo comparte con su familia y en actividades como el tenis, uno de sus  pasatiempos favoritos.

 Usted lleva 42 años en el Banco de Occidente, de los 50  que está cumpliendo la entidad ¿cuáles considera han sido las etapas más difíciles que  ha vivido la organización?

Como todos hemos  tenido crisis, por ejemplo, la de los años 1998 al 2000 que  fue una crisis profunda y seria para el sector financiero. También recuerdo la del año 1982 que fue muy fuerte. Pero de estos momentos  las autoridades  como la Superintendencia, el Ministerio de Hacienda, el  Banco de la República,  lograron capturar enseñanzas y aprendizajes importantes que  hoy tienen a este país con un sistema financiero rigurosamente sólido.

¿Por qué se dieron esas crisis?

Creo que el tema fue fundamentalmente de una explosión de burbuja crediticia, donde el sistema financiero, a mi juicio, se habría sobredimensionado en exposiciones. Particularmente fueron dos elementos que contribuyeron a esas crisis: la burbuja hipotecaria que afectó a un porcentaje alto de la población y el sobreendeudamiento de los entes territoriales y digamos que al Gobierno, para una y otra circunstancia, le tocó actuar y afortunadamente se logró coger el cause que eso debía.

¿Hoy podemos decir que el sector financiero está blindado ante situaciones similares? 

No. Yo creo que blindado no está nadie para nada, ni en el país, ni en el sistema financiero o en la economía. En casi  todos los sectores productivos hay ciclos, algunos  favorables, amargos, a veces más intensos unos que otros, pero blindaje no hay, no hay posibilidad de blindarse totalmente porque este es un negocio de riesgo.

El crédito ha venido al alza en el país e incluso se habló de nuevas burbujas ¿cuál es la actual situación del sistema?

El crecimiento que tuvo en los años anteriores el sector financiero fue la recuperación del rezago que traíamos  de los  periodos de crisis. Creo que hoy el país no está sobre endeudado, los niveles de crédito que se tienen son muy normales e incluso en  este momento el crédito se ha desacelerado y  se ha resentido la demanda, a tal punto que las tasas de crecimiento en la cartera  son menores a lo que estábamos acostumbrados en los últimos años.

¿A cuánto crece el crédito hoy?

Hoy tenemos una tasa de crecimiento del crédito que está por los lados del 

14 % y esa cifra en los años anteriores estuvo entre  18 % y 22 %. Ahora  estamos por debajo de eso, pero todavía es una  cifra importante para el sector.

El Valle del Cauca tuvo unos años de rezago ¿considera que hemos dado vuelta y hoy tenemos una evolución positiva social y económica?

Me parece que el Departamento en los últimos tres o cuatros años ha venido evolucionando favorablemente en materia económica,  pero creo que nos falta mucho camino por recorrer. 

Por ejemplo, cuando miras el precio de las viviendas en Cali es muy distinto al de Bogotá, Cartagena, Medellín o el mismo Barranquilla. Creo que tenemos un rezago en la valoración de la construcción y eso se puede ver de manera positiva  y favorable porque permitirá que la región acelere su ritmo de crecimiento. 

Creo que cuando la doble calzada a Buenaventura esté lista -obra que debía haberse terminado hace  25 años y todavía estamos esperando que la concluyan, será un factor de crecimiento para Cali y para el Valle del Cauca. La región tiene mucho por  desarrollar todavía.

¿Hace falta liderazgo para empujar proyectos tan vitales como esa doble calzada?

No me cabe ninguna duda de que falta liderazgo. Por ejemplo, la doble calzada que hicieron los antioqueños entre  Medellín y el aeropuerto de Rionegro, allá no se hizo tanta bulla y la construyeron en poco tiempo. 

En  cambio en esta región cuando uno transita por la vía al Mar hacia el kilómetro 18, lo que uno ve es infame, no  tiene sentido que nos pase eso y que todavía tengamos esa carretera. 

 Esa vía de  Medellín a Rionegro es envidiable y  lograron hacerla y nosotros no hemos sido capaces de ampliar  la vía al Mar con una extensión y distancia más pequeña,  y aún no tenemos claro cuándo se realizará esa obra, ni con qué recursos.

Por diferentes motivos algunas empresas se han ido de la región. ¿El Banco  de Occidente ha pensado en cambiar su sede principal  de Cali?

No.  Luis Carlos Sarmiento Ángulo ha sido suficientemente claro en este tema y adquirió un compromiso de mantenerlo en Cali  y así lo hecho.

El país habla de la necesidad de una mayor inclusión financiera, ¿qué frena este objetivo?

Hay muchas  cosas que han contribuído para que no se logre  mayor bancarización, por ejemplo, el impuesto del 4X1000.  Yo veo muy poco probable que se logre desmontar este  tributo, pues en otras ocasiones se ha hablado de eliminarlo, pero no lo hacen y ahora no veo cómo lo vayan a quitar o cómo lo puedan sustituir. 

¿Cuál es la expectativa de cierre de año para el sector financiero?

Creo que se presentará una  desaceleración, porque si el país merma su ritmo con toda seguridad el sector financiero también. No sé si al final  de este año  se refleje eso en las entidades porque normalmente el sector tiene un poco de rezago y las consecuencias se podrían  sentir más en el 2016, pero  al final nos llega.

¿El Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo, Pipe 2.0, ayudará a que haya un menor impacto?

La intención  con este plan es bastante  buena y racional, además está enfocado en los sectores  que generan mayor  valor agregado en términos de crecimiento como, por ejemplo, la construcción. 

Me parece que enfocar recursos para eso tiene lógica y sentido, por lo que esperamos que se haga eficientemente y dé sus frutos en los diferentes sectores de la economía.

¿Cuánto cree que crecerá la economía nacional?

Hay varios factores  negativos que impactarán al sector financiero y a la economía como la falta de crecimiento de la cartera, la  falta de reacción de la DTF frente a la inflación, otros hechos como la mayor carga fiscal que estamos afrontando. 

Estos factores llevan  necesariamente a un freno que  como decía lo va a resentir el sector financiero.  Creemos que el crecimiento del país estará por el orden del 3 % este año,  cosa que  es difícil de asimilar. Además hay elementos externos  que también influyen como el bajo precio del petróleo que son cosas que necesariamente van a incidir. Estos elementos lo dejan un poco preocupado.

¿Cómo han sido los resultados del Banco de Occidente este 2015?

Operacionalmente vamos bien. El año pasado tuvimos un ingreso extraordinario, por eso   las comparaciones con este año no serán factibles. Ese ingreso se tuvo por la venta de las dos terceras partes de la participación del Banco en   la Corporación Financiera Colombiana, por los que tuvimos utilidades extraordinarias que no son recurrentes.

Usted ya completó  42  años en el Banco de Occidente, ¿ha pensado en  el retiro? 

Esa idea siempre le da a uno  vueltas en la cabeza, pero  todavía la decisión no  ha sido tomada ni de lado mío, ni del lado de los dueños del banco.

Historia El Banco de  Occidente abrió su primera oficina en Cali en 1965 y su patrimonio ascendía a $6.343.000.  50 años  después, cuenta con un patrimonio de más de $4 billones y actualmente atiende a sus clientes en 205 oficinas en todo el país.  Las utilidades  del banco sumaron en 2014, $1,2 billones, luego de que en 1966 las ganancias eran de $253.000. En 1973 el  Banco de Occidente inició una nueva etapa bajo la orientación del grupo económico Sarmiento Angulo.Para el año  1976 lanzó su propio sistema de tarjeta de crédito llamado Credencial.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad