"Ni me asusta, ni me preocupa manejar chicharrones": nuevo Ministro de Minas

"Ni me asusta, ni me preocupa manejar chicharrones": nuevo Ministro de Minas

Mayo 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo A. | El País.

Germán Arce, nuevo ministro de Minas.

Germán Arce, nuevo ministro de Minas, dijo que cualquier cambio en las reglas de juego de este sector debe ser equitativo. Está abierto a nuevas propuestas.

El bugueño Germán Arce Zapata  no dudó mucho  en aceptar la invitación del presidente Juan Manuel Santos de  acompañarlo en el gabinete y reconoce que  no le preocupa enfrentar los posibles “chicharrones” que tiene el Ministerio de Minas y Energía. 

Con apenas unos días en el cargo, habla con seguridad sobre lo que considera debe hacer el país para mantener la confianza en su sistema eléctrico y defiende las diferentes fórmulas que hoy funcionan tanto para fijar los precios de la energía como de la gasolina.

Arce, quien fue gerente del Fondo de Adaptación y presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos,  visitó el Valle del Cauca y ya se fijó una agenda de trabajo regional que tiene que ver con solucionar los problemas de la segunda línea de energía al Puerto y las propuestas de gasoducto para  Buenaventura.

¿Tuvo que pensar mucho si aceptaba o no el cargo de Ministro de Minas?

No, esto es como cuando uno está en el Ejército, cuando lo llaman y lo trasladan, uno debe estar listo para coger el uniforme y empezar la nueva tarea.

¿Pero llegó en un momento de mucho 'chicharrón'?

Sí,  pero eso de manejar chicharrones no me preocupa, eso no me asusta. 

Uno de los principales retos que enfrenta es la petición de las termoeléctricas de que se modifiquen algunas reglas de juego porque ellos vienen perdiendo plata. ¿Qué expectativas tiene al respecto?

El país tiene una institucionalidad y unos mecanismos que le garantizan a los colombianos la continuidad en el servicio de energía y a pesar de que tuvimos un susto, el país no se apagó por varias razones.  Aún así, el fantasma de racionamiento y la sensación de crisis nos pone en la tarea de recoger las lecciones aprendidas.

Lo que  he pedido es mirar esas lecciones aprendidas y armar una agenda de trabajo. Hay elementos de discusión como  el cambio climático que se constituye en un reto. Eso nos obliga a ponernos tareas: una en el aspecto regulatorio y otra mirar qué tipo de incentivos vamos a generar para mejorar la matriz energética, qué podemos incorporar de energías renovables que nos ayuden a compensar picos como el que tuvimos con fenómeno de El Niño. Ese tema de cambio climático se vuelve fundamental en esa valoración de la política.

Pero ¿cuándo se sientan con los generadores a discutir el tema?

Ya arrancamos, la comisión se reúne de manera permanente y tuvimos un primer encuentro hace poco. Tenemos una agenda para ya, empezaremos a trabajar de manera muy constante sobre todo con la Comisión de Regulación de Energía y Gas  y necesitamos comprometernos con tiempos para la evaluación de los temas,  la resolución de  consultas y con tiempos prudentes en la emisión de  acciones de regulación que permita mandar señales claras al mercado.

¿Es decir,  que sí habrá cambios en la regulación?

Yo creo que es importante incorporar algunas modificaciones en la reglamentación, pero no creo que la apuesta sea cambiar la institucionalidad del sector  que se ha consolidado durante dos décadas y que además probó que funcionó porque el país no se apagó.

¿Qué elementos podrían cambiarse, porque  la industria también ha pedido mayor flexibilidad?

Claro que hay revisar, sabemos que necesitamos energía competitiva y confiable. Para garantizar la  confiabilidad tenemos que trabajar sobre temas como el cargo de confiabilidad, el precio de escasez, con los cuales se mandarán señales positivas a los operadores.

¿Cómo lograr que los generadores queden satisfechos con los eventuales cambios, la industria también y que los  costos no los paguen los colombianos vía tarifa?

Esa es una fórmula mágica donde el generador, el transportador, el comercializador y el usuario queden todos satisfechos. La propuesta es que para poder generar energía sostenible todos tienen que poner algo y para ello hay que revisar toda la cadena y los incentivos. Se trata de generar a precios competitivos para la industria, tener una energía a precios razonables para los usuarios y que el sistema ofrezca confiabilidad.

De nada sirve tener unos precios muy baratos si no se tiene la  garantía del servicio, por ejemplo, para los industriales la continuidad del servicio es un tema crítico.

¿La capacidad actual del país en materia energética es suficiente?

Creo que nosotros necesitamos mejorar con fuentes alternativas renovables como los proyectos de energía eólica, solares, necesitamos mejorar la matriz para que no seamos tan dependientes de la generación hidráulica. Lo que nos pasó con la salida de servicio de Guatapé, que le quitó el 15 % de la capacidad de embalse y generación al país, nos deja lecciones y  una de ellas es  que la matriz del sistema tiene que ser mucho más  complementaria.

Tenemos una ley de renovables que se dio hace más un año y ahora vamos a trabajar en la regulación para mandarle señales claras a los inversionistas  y que esto nos permita incorporar nuevas tecnologías y se mejore la confiabilidad del sistema. Ojalá podamos hacerlo con una estructura de precios en la que todos ponemos y no le vamos a recargar el costo a un solo usuario o grupo de interés.

Ministro sobre los combustibles, los consumidores siguen esperando  cambios en la fórmula que fija los precios. ¿Cómo analiza el tema?

Tenemos una fórmula que es la que se ha concertado y la que ha permitido que no haya tanto volatilidad en los precios. Pero queremos oír las propuestas nuevas que han surgido. Tengo pendiente un encuentro con el senador Velasco que ha sido muy insistente en esta discusión.

Creo que todas las iniciativas hay que escucharlas y la idea es que cualquier fórmula que utilicemos ayude a eliminar las grandes variaciones que tienen los precios de los commodities, así como tuvimos precios altos de crudo, tuvimos un ajuste rápido el año pasado.

¿Pero sí hay que revisar esa fórmula?

Yo creo que uno debe estar abierto a escuchar las propuestas,  pero ser consciente de que la fórmula que está funcionando hoy es el mejor arreglo que hemos llegado hasta el momento. Esto no quiere decir que no se nos puedan ocurrir cosas nuevas o que uno no esté abierto a nuevas propuestas. Lo que quiero decir es que llegar a la  fórmula que aplicamos hoy, fue un proceso muy largo que se dio en el pasado. 

¿Qué incentivos se piensan tomar para que la exploración de petróleo se reactive?

Tenemos una agenda muy activa con la Agencia Nacional de Hidrocarburos para revisar los contratos de exploración y producción de crudo. Ya se tomaron unas medidas sobre los contratos adjudicados y eso dio un respiro para esta industria. Creo que la reforma tributaria será una oportunidad para mandar señales claras al sector que requiere volúmenes de inversión grandes y reglas de juego estables y nosotros tenemos que mandar esas señales.

¿Cuáles serían esos incentivos de la reforma tributaria?

Hay algunas propuestas, aún no las tenemos claras, pues apenas llevo unos días en el Ministerio, pero he recibido unos mensajes tanto de mineros como de petroleros que tienen propuestas sobre la mesa y ese será parte del debate que el país tiene que dar. Si queremos mantener un nivel de producción que nos garantice la soberanía energética y ofrecer gasolina y productos derivados a la industria, tenemos que ser capaces de generar  estímulos.

Los empresarios del Valle piden que se impulse la  planta de  regasificación ¿Es posible?

Esta semana conocí el proyecto. Hay unas señales que queremos mandar, lo primero es que nos comprometimos para tener  antes del 30 de junio el plan de abastecimiento de gas natural. Esto es importante porque define de qué tamaño es la demanda de la región. El segundo paso es que vamos a revisar la resolución para la convocatoria de transporte de gas, porque el tema de planta de regasificación depende de otras cosas,  la pregunta es cómo conectarla al sistema y eso implica hacer unas inversiones y  debe haber una regulación.  Nos comprometimos a tener esa resolución para el mes de septiembre, pasos que son fundamentales para  generar confiabilidad para la inversión.

Otro tema de interés de Buenaventura es que no se ha podido iniciar la construcción de la segunda línea de energía al puerto...

Buenaventura es el  eje del desarrollo del Pacífico y la necesidad de la segunda línea está identificada, pero hay problemas por una serie de personas que se han metido en el trazado. Estamos tratando de resolver eso con la Gobernadora del Valle.  Este proyecto no aguanta los sobrecostos de las negociaciones con las comunidades, ya se hacen  11 consultas y ahora siguen apareciendo personas en el trazado del proyecto, lo que lo hace inviable.

¿Qué hay que hacer al respecto?

Vamos a trabajar con las autoridades o pensar en alternativas para el trazado. Con la Gobernadora se quedó en hablar con la Corporación Autónoma Regional  para ver  que se puede hacer con el  trazado, si se puede modificar, porque es muy difícil negociar con mil personas que buscan es una retribución económica.

Nombre: Germán Arce Zapata

Estudios:  es economista de la Universidad del Valle, con especialización en Banca de la Universidad de Reading en Inglaterra.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad