Negociar el salario, un privilegio de ejecutivos

Noviembre 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Luisa Fernanda Ángel G. Reportera de El País
Negociar el salario, un privilegio de ejecutivos

Los pronósticos de los analistas plantean que el alza debe estar en un 5%, es de cir $26.780 adicionales.

Antes de proyectarse y verse ocupando la silla de ese anhelado puesto de ejecutivo, analice el mercado salarial acudiendo a los más recientes estudios de sueldos.

Sin duda su preparación profesional y reconocimiento laboral han sido hasta ahora su mejor traje en los procesos de selección. Sin embargo, en el momento de concertar la cifra que entrará a ganar, la clave está en el conocimiento que tenga del rango económico del empleo al que aspira y de la solidez y la escala de producción de la compañía.Expertos en recursos humanos y ‘cazatalentos’ (personas especializadas en la búsqueda de ejecutivos) comparten sus mejores técnicas de negociación, que van desde la evaluación salarial del cargo, pasando por la posibilidad de contraofertar la cifra, hasta acordar un sueldo fortalecido con compensaciones flexibles (beneficios extra-legales).Las competencias del candidato para asumir el empleo y las capacidades de la empresa que lo solicita son puntos clave al momento de negociar el sueldo, explica Matilde Ricardo, directora de HR Consulting de Trabajando.com (comunidad laboral que recientemente desarrolló en su portal de empleos un informe sobre cómo conciliar el salario. Ver recuadro ‘Así se negocia’ ).No obstante, señala Ricardo, la cifra no puede estar por fuera de los límites del mercado. “El promedio para altos cargos puede ser desde un salario mínimo integral (equivalente a por lo menos 13 salarios mínimos legales: $535.600; es decir, $6.962.800) hasta $20 millones o más. Todo depende del sector, el cargo ofertado, las responsabilidades que se asumirán y la facturación de la empresa”.Aún así, “a los altos ejecutivos les aceptan contraofertas que exceden el promedio, pero estas no son prestacionales; no entran en el salario. Entran en compensaciones y beneficios extra-legales”, agrega la experta.Luis Guillermo Restrepo, gerente general de la firma de consultoría gerencial experta en gestión humana Talent Solutions, explica que dichos beneficios son utilizados actualmente por un 30% de las empresas colombianas y son entregados en bonos (mensuales, semestrales o anuales) de gasolina, mercado, salud, educación, transporte o días adicionales de vacaciones, entre otros.De igual forma, Restrepo señala que para conocer el rango salarial que determina el mercado laboral, lo cual determina un margen de negociación, “se debe tener en cuenta el sueldo que muestran las encuestas. En Colombia existen varias firmas a nivel nacional e internacional que las realizan”.Una de ellas es la Asociación Colombiana de Relaciones Industriales y Personal, Acrip. Su presidente en el Valle, y además gerente de Recursos Humanos de Plásticos Rimax, Juan Carlos Ramírez, asegura que el candidato al cargo ejecutivo tiene que tener muy claro cuál es su aspiración salarial, la cual, además de regirse por los parámetros del mercado, “varía de acuerdo a si él, como empleado, está bien ubicado en una organización o no”.“Si es así y es llamado a un proceso de selección donde le ofrecen igual o menor sueldo, puede exigir más o decidir no cambiar de empleo. Pero si se trata de alguien que no cuenta con trabajo o no está a gusto con el que tiene, debe determinar si corre el riesgo de contraofertar”, añade Ramírez.Esto, en cuanto a altos cargos ejecutivos. “Cuando se buscan personas para asumir cargos de nivel medio, la negociación se facilita para la empresa. El candidato no puede darse el lujo de ‘pedir el oro y el moro’. Es ley de mercado básicamente”, concluye.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad