Ministro del Trabajo, Luis Eduardo Garzón, habla sobre caso de Chiclets Adams

Julio 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado | Editor de Activos El País
Ministro del Trabajo, Luis Eduardo Garzón, habla sobre caso de Chiclets Adams

Luis Eduardo Garzón, ministro del Trabajo de Colombia.

Garzón dice que revisará lo que ocurre en el Valle en cuanto al cierre de empresas.

Por el hecho de desempeñarse como ministro de Trabajo no va a dejar  de pensar en los trabajadores, y tal vez por ello aún le preocupa lo que ocurrió en Cali con la abrupta salida de Chiclets Adams, empresa que estuvo en la ciudad por más de 60 años. El titular de esa cartera, Luis Eduardo Garzón, sostuvo  que ese fue un impacto duro para la región.  En cuanto a la generación de  empleo, le contó a El País las nuevas estrategias  que alista el Gobierno para los siguientes años. ¿Qué le comentaron los representantes de Chiclets Adams luego de una reunión que tuvo con ellos? Que  estaban mal económicamente, que tenían  cáncer económico y por eso se fueron. Yo les dije que  hicieron una operación de ‘corazón abierto’, pero  no estuvo bien. Me parece que esa operación salió mal porque se pudo haber hecho un proceso diferente, con  cambios tecnológicos y en competitividad. No quiero generar  una discusión antiempresarial, pero  les dije que no se  puede llevar  un enfermo terminal al hospital. Ellos dijeron que tenían cáncer y cuando uno lo padece tiene  dos alternativas, la quimioterapia o la eutanasia, pero ellos aplicaron la eutanasia y eso no me parece  justo. Si bien es cierto que la mayoría de empleados se acogió a un plan de retiro voluntario, la salida de la empresa  generó un efecto emocional en miles de personas, fue  un golpe duro.  Además, se produjo  un pánico económico y social. Muchos dijeron que se estaba yendo todo el mundo del Valle y que no había  cómo invertir.  ¿Sin duda alguna Ministro eso es exagerado, pero ustedes han sabido de solicitudes de empresas del Valle que quieran cerrar? En el Ministerio no hay ni una empresa que se quiera ir, pero lo que sí he planteado es la realización de un foro al que quiero que se convoquen los sectores empresarial, público y sindical  y la academia para analizar lo bueno, lo malo y lo feo de la economía del Valle. Lo que pretendo es que  no se genere pánico en la gente. ¿Ministro, existe la posibilidad de que si la inspección del Ministerio arroja que la salida de Chiclets Adams fue irregular, la empresa puede volver a abrir las puertas? No quiero prejuiciar, pero le he pedido al Ministerio de Comercio que nos haga una valoración económica de la empresa. ¿En el país se han  presentado casos de reaperturas de empresas que retornan a su actividad? Yo tengo una situación  en el tema de los hidrocarburos. Con el precio del petróleo se han reducido las posibilidades de exploración y en razón a ello tenemos una perspectiva de 10.000 personas  que tendrían que salir de sus empleos por despidos colectivos de empresas del sector. He dicho  que no, que miremos cuáles son las alternativas que se pueden estudiar para evitar eso. Se tiene  que  diversificar la economía y  buscar opciones  diferentes para que la gente perciba sus ingresos. Al Valle sigue llegando inversión extranjera y el interés de las empresas no deja de aumentar. Todo eso sin haberse firmado la paz... Eso es cierto. Hay que tener en cuenta que la  Habana no nos va a resolver la paz. La Habana es el fin del conflicto,  de dejar de dar tiros. El proceso parece frágil, pero hay que fortalecerlo. Tengo la esperanza de la paz en medio de los absurdos y de los errores de las Farc, yo no claudico. Este país sera viable, sí y solo sí, mira hacia el Pacífico con certeza y seguridad y mira al campo con posibilidades reales. La paz será la alternativa para un futuro económico y social mucho mejor. El Dane informa que hay más colombianos con empleo, pero muchos no  creen en  esas cifras. ¿Cuál es su percepción? Pues mire, hay un medidor que todos conocen y es que el desempleo se bajó a un dígito y que hay una formalización laboral por la vía de las cajas de compensación familiar. De  2,5 millones de colombianos sin empleo, 1,7 millones ingresaron a  las cajas. Ese es un  buen termómetro y es una realidad. Es evidente que uno no pueda sentirse satisfecho con los resultados, yo he dicho que podía estar vendiendo resultados como una política exitosa, pero uno tiene que ver los problemas. ¿En  el caso del Valle qué ha observado? Que se mantienen los  indicadores muy altos en materia de desempleo. Se mueve entre 11,7 % en Cali y 12,9 % en el Valle. Evidentemente uno no puede estar tapando el cielo con las dos manos. Debemos hacer un ejercicio importante y creo que se está haciendo con lo  que anunció   el Presidente con el Pipe 2.0 y lo que estamos haciendo nosotros con los 40.000 nuevos empleos. Sin embargo, respecto  de lo que usted dice  sobre el escepticismo de la gente, nosotros estamos mirando cuántos empresarios están ofertando empleo y cuántas personas están en posibilidad de encontrar un ingreso. Le puedo contar que en la última feria de empleo que hicimos en Bogotá, se concretaron 18.000 empleos. En cuanto al  tema de los 40.000 primeros empleos, encontramos 10.000 para los jóvenes bogotanos. ¿Y qué pasó con la feria del empleo que se hizo recientemente en Yumbo. Los empresarios respondieron? 2.400 jóvenes ingresaron al plan del primer empleo, pero se mantiene muy bajita la expectativa, solo se habilitaron 1.500. En el valle estamos haciéndole seguimiento al tema del empleo y  las  relaciones laborales entre las empresas y los trabajadores. ¿Hasta el momento qué se ha planteado desde el Ministerio? Priorizar las poblaciones que tienen más jóvenes sin empleo. Mire, de los dos millones de colombianos que   buscan empleo, encontramos que hay un millón de jóvenes  que están entre los 18 y los 28 años. En razón a ello le he pedido al Presidente que reflexionemos sobre los programas que tenemos. La idea es  romper con el estigma de que los jóvenes no tienen experiencia laboral, incluso desde el propio Estado. Es que hay situaciones complejas, por un lado se  pide experiencia y por otro estudio, y cuando una persona  estudia mucho le dicen que está sobrecalificada. La idea es quitar el  retén de la experiencia a los jóvenes y ojalá que el 20 de julio tengamos listo la  reedición de la Ley del Primer Empleo, porque si bien esa ley nos ayudó a bajar los indicadores de desempleo de 21 % a 16%, todavía está muy alto. ¿Qué más hará el Gobierno? Otro tema es el  de la libreta militar. Hay más de 1,5 millones de jóvenes que no han resuelto su situación militar. El objetivo ahora es que aquellos jóvenes entre los 18 y los 24 años puedan cancelar la libreta militar un año después de haber conseguido empleo y quienes  tengan más de 24 años tengan  la posibilidad de una amnistía para su respectiva cancelación, pero aún estamos trabajando en ella para dejarla lista lo más rápido posible. El segundo punto son los trabajadores del Estado. Allí les ponen el   retén de la experiencia para que un joven pueda entrar a trabajar. La Directora de Función Pública  está al frente de eso para ajustar esa parte. Y un tercer punto es la revisión de la Ley del Primer Empleo en cuanto a los estímulos para los empresarios. Vamos a revisarlos porque se redujeron  como consecuencia del desmonte de la parafiscalidad. Vamos a analizar algunas alternativas para que los empresarios se motiven a contratar mano de obra. De igual manera, tendremos en cuenta otros sectores productivos.  En el caso del Valle del Cauca, el Gobierno no descuidará los programas que tiene pendientes con la comunidad afro, especialmente en Buenaventura. ¿Sobre el Pipe 2.0, cuántos recursos hay disponibles para el tema del empleo? Estamos hablando de  $16,5 billones en general, pero en materia de empleo la meta es generar  320.000, pero quiero aprovechar el momento para hablarle del programa de estímulo  para los empresarios.  Como se han venido quejando de que ha subido el tema del pago de la incapacidad laboral, el Gobierno planteó una solución. Ellos dicen que las incapacidades de dos días se han incrementado mucho y eso les cuesta, entonces tenemos listo un proyecto  que le permite al empresariado pagar solo un día de incapacidad laboral, el otro lo asumirá el sistema de salud colombiano.  Este es un incentivo para el sector privado, pues ya no pagará las dos jornadas, solo una. 

 Sobre el teletrabajo El Ministro  informó que más de 200 entidades públicas y privadas  firmaron  el Pacto por el Teletrabajo. La vinculación  más reciente fue la de la  Fundación Chevrolet.La entidad   firmó el jueves pasado  el pacto con los ministerios del Trabajo y de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones -TIC cuyo objeto es el impulsar esta herramienta como instrumento para generar ciudades más sostenibles. La alianza  busca implementar un plan de promoción y fomento de esta modalidad en la red de empresas que hacen parte del proyecto de Planes Empresariales de Movilidad Sostenible (PEMS), impulsado también por la Universidad de los Andes y la Andi. La Fundación Chevrolet apoya proyectos y campañas en temas alineados a la estrategia de sostenibilidad de General Motors Colmotores y en temas relacionados con movilidad sostenible y seguridad vial.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad