Medidas de salvaguardia profundizan quiebre en sector siderúrgico en Colombia

Octubre 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa y la República
Medidas de salvaguardia profundizan quiebre en sector siderúrgico en Colombia

La medida de salvaguardia podría tener un impacto social pues 40% de la materia prima para la construcción de la vivienda de interés social se compone de malla electrosoldada y grafil.

Las empresas del sector se verían afectados porque los costos de producción aumentarían con el alza de los precios de la materia prima.

A inicios de este año, Siderúrgica de Occidente S.A (Sidoc), Acerías PazdelRío, Siderúrgicas nacionales de Boyacá (Sidenal) y Gerdau Diaco iniciaron un debate sobre la falta de representación que los productores nacionales de acero tenían al interior de la Cámara Fedemetal de la Andi, que culminó con la creación del Comité Colombiano de Productores de Acero, al que también pertenece Acerías de Caldas SAS (Acasa). Este quiebre en el sector siderúrgico local se agrava con la firma de las medidas provisionales de salvaguardia por parte del Gobierno Nacional. Aunque es provisional y durará un poco más de seis meses, el sector de la construcción y las industrias de colchones resortados, trefiladoras, esponjillas, puntillas y mallas, se verán afectados con esta medida pues en su elaboración el alambrón es el insumo principal. Así, los productos de empresas del sector como Proalco, Corsan, Proalambres, Armalco, Grapas y puntillas El Caballo, y Alambres y mallas se verían afectados porque los costos de producción aumentarían con el alza de los precios de la materia prima. De acuerdo con Juan Luis Aristizábal, presidente de Conconcreto, “si estamos en una economía global y queremos una integración del mercado colombiano, el precio del acero debería ser internacional, ese es el objetivo de los tratados de libre comercio”. Aristizábal también dijo que el sector de la construcción se verá bastante afectado porque las barras son uno de los insumos principales en el negocio. La demanda nacional de este material es surtida en su mayoría por importaciones, ya que la producción nacional no da abasto. Según la Andi, para 2012 la demanda de alambrón alcanzó las 367.003 toneladas, de las cuales la producción nacional solo pudo cubrir 162.893, lo que representa 44%, mientras 205.714 toneladas fueron importaciones. Luis Aurelio Díaz, gerente general del Grupo Oikos, agregó que el costo de los aranceles se verá reflejado en el precio de la vivienda, pues normalmente una construcción requiere entre 20% o 30% de acero. “El constructor no va a perder, por lo que este aumento lo costeará el comprador final”. En entrevista previa con Óscar Ramírez, presidente de la Organización G&J, el directivo señaló que con las medidas se podrían salvar unos 600 empleos de Paz del Río, pero se pondrían en riesgo 4.000 de la cadena trefiladora, que se vería afectada ante la subida de precios de productos semiterminados como el alambrón. Esto ocasionaría que la industria nacional importe productos terminados en lugar de comprar a los trefiladores nacionales, según el ejecutivo. Ramírez agregó que este es un retroceso para la política económica porque en un país deficitario en acero suben los precios de la materia prima del sector construcción, de la industria metalmecánica y de insumos para el agro. La medida, según fuentes del sector, también tendría un impacto social pues 40% de la materia prima para la construcción de la vivienda de interés social se compone de malla electrosoldada y grafil. En cuanto a la industria trefiladora, Ricardo Ramírez, presidente de Almasa, dijo, que las firmas que importan algunos productos de acero estaban pagando 5% adicional al precio de la importación, pero que se verían en problemas si tuvieran que pagar 15% ó 20% más. Con este tipo de medidas, según Ramírez, hay posibilidad de que se destruya la industria trefiladora y toda la cadena, porque los productos terminados no van a ser tocados en sus aranceles, entonces va a ser mucho más barato importar que producir en el país. Así, la amenaza de sustitución de importaciones de producto terminado ante una imposición de salvaguardia podría afectar a 56% del mercado de trefilación. Martha Luz Gómez, gerente general de Colchones El Dorado, señaló que si bien son necesarias ciertas medidas para que el ingreso de ciertos productos no afecte a la industria nacional, debe tenerse en cuenta que el país es deficitario en acero y que estas restricciones a las importaciones afectan a ciertos negocios como el de colchones, que necesitan resortes para su fabricación. Por esa razón, Gómez dijo que los precios de los colchones también se verán afectados por esta medida, pues se verán obligados a pagar más por uno de sus principales insumos. Por su parte, Pablo Toro, gerente de mercadeo de Americana de Colchones, dijo que las medidas provisionales seguramente afectarán los costos bien sea de materias primas o de proveedores. Situación crítica del sector Aunque Acerías Paz del Río fue una de las empresas impulsoras de las medidas de salvaguardia, voceros de la compañía señalaron que esta es solo una parte del proceso, pues aún falta que el Gobierno realice la investigación y conozca las circunstancias de la industria. Con base a este estudio, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo dará a conocer si se toman medidas definitivas. De acuerdo con información de Paz del Río, si bien los productores nacionales no abastecen la totalidad del mercado siderúrgico, su participación se ha visto disminuida por el gran aumento de importaciones, que durante el año pasado llegó a 48%. En entrevista previa, Vicente Noero Arango, presidente de la productora nacional, dijo que “en 2010 abastecíamos 65% del mercado y hoy en día nuestra capacidad es de 70%, pero la realidad es que en 2012 abastecíamos 35% no porque la capacidad nuestra haya disminuido, sino porque las importaciones crecieron”. Cabe destacar que Acerías PazdelRío fue premiada por los mercados pues su acción fue la más valorizada con un alza de 66,15%. Además, Maurice Armitage, presidente de Sidoc, dijo que en estos momentos muchas de las empresas del sector se encuentran operando con 60% de su capacidad debido a la gran competencia externa, lo que explica el mayor déficit en la industria. Barras de hierro tienen arancel de 25,6% Los decretos 2211, 2212 y 2213, expedidos el martes, imponen un arancel de 21,29% a las importaciones de alambrón de acero y un aumento de 21,96% a las importaciones de alambrón corrugado, mientras que el gravamen arancelario provisional para las barras de hierro o acero quedó en 25,6%. Los productos provenientes de países como Argentina, Chile y Ecuador no representan más de 9% de las importaciones, por lo que no tendrán este gravamen. Estados Unidos y Canadá están exentos por los Tratados de Libre Comercio. Después del periodo de 200 días, se conocerá la medida definitiva, que puede ser de cuatro años prorrogables.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad