Más de 15 millones de colombianos le tienen 'terror' a los bancos

Más de 15 millones de colombianos le tienen 'terror' a los bancos

Abril 29, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
Colombianos le 'temen' a la banca

Algo más de 15 millones de personas, en especial de los estratos 1, 2 y 3, que todavía se resisten a vincularse a la banca.

Foto: Archivo de El País

Aunque las tasas de interés han bajado y existen ahora más incentivos para lograr un crédito bancario lo mismo que facilidades tecnológicas para las transacciones, todavía un buen número de colombianos sigue por fuera del sistema financiero.

Es el caso de Ana Escobar, empleada de un reconocido restaurante, quien se confiesa “adicta” a los pagos en efectivo pese al riesgo de perder su dinero en un robo callejero. “No tengo tarjeta de crédito ni tarjeta débito porque mis amigas dicen que los bancos les cobran muchos intereses”. señala.

Igual opina Manuel Acevedo, un microempresario del centro de Cali, quien dice “estar a gusto por fuera de los bancos”, porque al igual que Ana, “todo allí todo sale costoso”.

Como ellos son algo más de 15 millones de personas, en especial de los estratos 1, 2 y 3, que todavía se resisten a vincularse a la banca. Pese a esa inconformidad, 27 millones de colombianos adultos poseían a finales del 2017 al menos un producto financiero. La cuenta de ahorros es la preferida, ya que 25,1 millones tiene una, es decir, el 74,3 % de todos los usuarios.

La Banca de Oportunidades, un programa público que tiene como meta promover el acceso al crédito y los demás servicios financieros a las familias de menores ingresos, reportó que el indicador de inclusión financiera cerró el 2017 en 79,9 %.

Frente a tal resultado, Santiago Castro, presidente de Asobancaria, el gremio de los bancos, confía en que otros 1,9 millones de personas puedan ser vinculadas al sistema en el 2018 para llegar al 84 %.

Le puede interesar: Vallecaucanos ahorraron y se endeudaron más, pese al mal clima económico del 2017

Las barreras

Pero el problema va más allá. Ya que, según los analistas, los elevados niveles de informalidad laboral y empresarial son todavía una barrera para que más gente esté bancarizada.

Eso explica que miles de hogares y microempresarios aún sean víctimas del ‘gota a gota’ al argumentar que no piden préstamos a los bancos porque “exigen mucho papeleo”. Pero, paradójicamente siguen atrapados por redes de usureros que les cobran hasta el 300 % en intereses al mes por un pequeño préstamo.

“Esa falta de cultura financiera no ha permitido que más colombianos estén bancarizados. Allí las entidades deben jugar un papel más activo para llegarles a las personas con productos novedosos dirigidos especialmente a los estratos populares y las zonas rurales dispersas”, pone de presente Mario Acosta, director económico de la firma Ultraserfinco.

En ello coincide Julio César Alonso, director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas, Cienfi, quien apunta que “otras barreras que frenan la inclusión financiera son las cuotas de manejo de tarjetas o por debitar dinero de las cuentas, lo que genera rechazo al uso de los medios electrónicos”.

Del lado de los vendedores y algunas empresas la adopción de medios electrónicos de pago implica un nivel de formalidad que algunas no deben desear. “Manejar efectivo permite entre otras cosas no tener que registrar ciertas transacciones para estar por fuera del radar de las autoridades”, señala el economista.

Hay avances, pero...

Aún así, la tarjeta de crédito es el segundo producto con mayor penetración, seguido por el préstamo de consumo. En diciembre de 2017, 9,3 millones contaban con al menos una tarjeta de crédito vigente y 8 millones con algún tipo de crédito de consumo.

El número de adultos con crédito de consumo y tarjetas vigentes creció en 434.000 (5,7 %) y 422.000 (4,8 %), respectivamente, según la Banca de Oportunidades.

Pese a los obstáculos que señalan los analistas, en 2017 ingresaron por primera vez al sistema financiero 1,1 millones adultos, lo que significó un aumento de 8,8 % frente a 2016, cuando 999.000 personas accedieron por primera vez. Son en su mayoría empleados que las utilizan como instrumento transaccional por el pago de nóminas.

“La banca espera que se mantengan activas esas cuentas y no sean solo para el depósito de un subsidio que se retira al siguiente día y no se vuelve a usar”, recalca el Presidente de Asobancaria.

La preocupación surge porque el año pasado solo 18,1 millones de personas usaron activamente sus cuentas, lo que equivale al 53,4 %.
El dirigente atribuye ese comportamiento a la incultura financiera de muchos colombianos, por lo que dice “es necesario que desde los colegios se promueva más este tipo de formación desde la educación secundaria”.

En países europeos y algunos latinoamericanos, la inclusión financiera cobija al 95 % de la población. Por eso la meta no está lejana, pero falta educar a más colombianos.

Lea además: Interés de tarjetas de crédito no podrá superar 30,66 % en mayo

En Cali y el Valle

Hoy el 37,4 % de las captaciones de dinero en el Valle del Cauca está en cuentas de ahorros. Es decir, los recursos que tienen empresas y personas depositados en los bancos que en 2017 sumaron $27 billones.

Y pese a que tales cifras reflejan un avance en materia de inclusión financiera en el último año —ya que el saldo del ahorro regional, el cual incluye Certificados de Depósito a Término, CDT, creció 11,7 %— aún falta camino por recorrer.

De acuerdo con Carlos Andrés Pérez, director económico y de competitividad de la Cámara de Comercio de Cali esa mayor bancarización “ha sido un reflejo de la formalización de la economía entre 2014 y 2018, ya que la misma permitió un mayor acceso al sistema financiero”.

En el último año, asimismo, por cada 100 personas, 29,2 de ellas poseía al menos una tarjeta de crédito en el departamento.

Igualmente, el mayor número de puntos de acceso al sistema financiero —es decir a través de oficinas, sucursales, puntos de pago, cajeros datáfonos, entre otros— ha facilitado esa tarea. A septiembre de 2017, el tercer mayor número de puntos de acceso por cada 100.000 adultos se registró en el Valle del Cauca con 302, después de Bogotá (592) y Santander (406).

En materia de datáfonos que son dispositivos para realizar transacciones -en especial pagos— hay a la fecha 1051 por cada 100.000 habitantes, superando a Santander donde operan 1012 y Antioquia con 891. En Bogotá existen actualmente unos 1982.

De igual manera, en el departamento funcionan 58 cajeros automáticos por cada 100.000 adultos, cobertura que es considerada como muy baja todavía.

Como reflexión Pérez recalca que la región tiene importantes retos, tales como: aumentar los puntos de acceso al sistema, el número de cajeros electrónicos y datáfonos. Asimismo, es importante aumentar el número de personas con una cuenta de ahorro, para facilitar su inclusión al sistema financiero y formalizar su acceso al crédito.

“El llamado aquí es que la gente debe acercarse más a la banca sin ningún miedo ni prejuicios, ya que eso es más barato que el crédito informal o gota a gota”, puntualizó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad