Martín Santos, el hijo mayor del Presidente, el nuevo ‘soltero más codiciado’ del país

Junio 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Quién es, qué estudia, cuáles son los consejos que ha recibido de su padre el Presidente, etc.

Si alguien ha compartido las alegrías y las tristezas del presidente Juan Manuel Santos es su hijo mayor, Martín Santos Rodríguez. Sus seguidoras en las redes sociales se han hecho sentir: “¿Señor Presidente, usted me prestaría a su hijo para darle besos?” o “¿Usted me prestaría a su hijo para una fiesta?”.Estos son solo algunos de los simpáticos memes que han circulado por redes sociales como Facebook y a través de los cuales se elogia el carisma y el innegable atractivo del hijo de María Clemencia Rodríguez y Juan Manuel Santos. Martín, de 25 años, sabe la admiración que despierta en las redes sociales pero guarda silencio al respecto y prefiere hablar de otros temas, como el de la paz. Es así como en plena campaña, en su cuenta de Twitter publicó una frase de Gandhi: “No hay camino para la paz, la paz es el camino”. Y tras la victoria de su padre en las urnas escribió un tuit de júbilo: “¡Gracias Colombia!”.Días antes, el 12 de junio, publicó un pálpito que tuvo sobre la victoria de su padre: “Palomas de la paz en la inauguración del Mundial, es una señal”.Martín, quien durante la campaña por la reelección, desde la primera vuelta, estuvo al lado de su padre las 24 horas del día y sirvió de enlace con los distintos sectores de la campaña, lo acompañó a las giras, a las entrevistas y a los debates televisivos. Es un joven más maduro que el que ingresó el 7 de agosto de 2010 a la Casa de Nariño. Durante aquellas elecciones, Martín dijo que le pediría a Dios que orientara mucho a su padre en su servicio al país y que lo primero que haría sería: “Mirar por dónde me voy a escapar por las noches para irme de fiesta con mis amigos”. Desde entonces, el Facebook de Martín empezó a llenarse de solicitudes de admiradoras que lo querían conocer. Sin embargo a él, inteligente y sencillo, aunque alegre y rumbero, le incomoda, según sus cercanos, el aura presidencial. Pero su lucha por pasar inadvertido es infructuosa.En ese sentido, la modelo y presentadora Adriana Arboleda dijo en una ocasión a una revista de la alta sociedad que “los medios lo han dimensionado con justa causa. No es sólo por ser el hijo del Presidente, sino por ser una persona muy interesante y muy especial”. No en vano es descrito por sus más cercanos como un hombre tranquilo, cariñoso, deportista, buen bailarín, aunque incapaz de fritar un huevo. Y amante, como su padre, del póker y del golf.Y es el más sensible de los hijos del presidente reelecto. Sufre con cada comentario negativo que la gente o los medios de comunicación publican sobre su padre. En una entrevista con la revista JetSet confesó que es más vulnerable que sus hermanos. “Un día puedo estar saltando de la felicidad, y al siguiente, llorando como un niño”, dijo. Este abogado de la Universidad de los Andes es el mejor amigo del presidente Santos. Suele esperarlo por las noches para contarle las noticias que vio sobre él y aconsejarlo.Incluso, si tiene que intervenir en su imagen, lo hace. Cuenta que él y sus hermanos solían molestar al Presidente por su manera de vestir, desde que era Ministro de Defensa. “Él dio un giro de 180 grados en su look. Antes era muy anticuado, se ponía jeans claritos hasta los tobillos y camisas de dénim. Lo hemos modernizado un poco”, dijo. Sale en defensa de su padre cuando toca, como la vez que este admitió que fumó marihuana. “La imagen de un político tiene que ser transparente. A algunos les parecerá malo y a otros bueno, pero lo importante es que fue franco”, afirmó aquella vez. Aunque podría haber asistido a las más prestigiosas universidades del mundo, Martín optó por quedarse en Colombia para servirle de apoyo a su padre. Después de un intento fallido de estudiar Administración de Empresas, se graduó en la facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, donde su padre pronunció un emotivo discurso: “Al igual que muchos colombianos que presencian orgullosos los grados de sus hijos, me corresponde acompañar a Martín. Por eso, a través de él me siento más uniandino que nunca”, dijo ante más de 300 personas.Según algunos allegados, el mayor de los Santos Rodríguez se dedicará a una maestría en el extranjero, pero procurará no ausentarse mucho tiempo del país, debido a su actual noviazgo con la bogotana de sangre cartagenera Melissa Dunoyer, estudiante de Administración de Empresas del Cesa, hija del empresario y ganadero Carlos Dunoyer y Orietta de la Espriella. Durante la Cumbre de las Américas, en Cartagena, se les vio siempre juntos. La pareja asistió a dos celebraciones con motivo del grado de Martín, una cena con la familia presidencial en el restaurante Harry Sasson y una reunión en la hacienda Hato Grande. Entre los romances del galán de Palacio estuvo también la bellísima caleña Daniela Bohm, estudiante de diseño industrial, de quien Martín dijo al verla por primera vez que era la mujer más bella que había en Bogotá.Lo que aún no parece claro, debido a la prudencia que le caracteriza, es si seguirá los pasos de su padre, pues ni siquiera cuando lideró las juventudes santistas de su universidad planteó la posibilidad de dedicarse a la política.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad