Manejo de lotes baldíos, un problema que crece en Colombia

Manejo de lotes baldíos, un problema que crece en Colombia

Junio 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción y Colprensa
Manejo de lotes baldíos, un problema que crece en Colombia

En Colombia no existe un censo actualizado de terrenos baldíos, lo que dificulta que se haga control y vigilancia. El Incoder espera recuperar un millón de hectáreas de baldíos que hoy están en manos de personas que las obtuvieron de forma irregular.

Adjudicación irregular de esos terrenos, o su despojo por parte de grupos armados, caracterizan hoy esa problemática. El país carece de un censo actualizado.

La presunta compra irregular de lotes baldíos en Vichada por parte de empresas nacionales y extranjeras, es la punta del iceberg del manejo que se le está dando a las esas tierras, en especial en la altillanura colombiana.El Gobierno Nacional ha tomado conciencia de la gravedad del tema y de los errores en la adjudicación de los baldíos, de ahí la decisión de suspender por dos meses (prorrogables) la facultad de titular dichas áreas en cualquier parte del país, hasta que se apliquen nuevos controles.“Hasta que se garantice que las personas son beneficiarias de reforma agraria no se les va a titular un metro de tierra más”, enfatizó Miriam Villegas, gerente general del Incoder.Por su parte, Jennifer Mojica, subgerente de Tierras del Instituto, explicó que “se expidieron nuevas instrucciones sobre procesos de titulación de baldíos: notificaciones, realización de visitas oculares a los predios, forma en que se resuelven las revocatorias y los recursos y cómo se debe aplicar el procedimiento”. De hecho, desde finales del año pasado, y de manera articulada con la Fiscalía y la Contraloría delegada para tierras, el Incoder inició la revisión de expedientes en direcciones territoriales que tengan indicios o denuncias de corrupción o de irregularidades. A la labor se sumó el superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, quien advirtió que su despacho iniciará investigaciones en contra de los notarios y registradores que permitieron la venta de terrenos baldíos a empresas privadas. Ello significaría una revisión pormenorizada de todas las transacciones de baldíos hechas en el país. “En los casos en que se detecte que hubo mala fe o suplantaciones, tenemos que trasladar el caso a la justicia penal, en los otros lo hacemos nosotros desistiendo de la escritura”, puntualizó. Dónde están los baldíosLa Superintendencia de Notariado y Registro define un lote baldío como un “terreno urbano o rural sin edificar o cultivar, que forma parte de los bienes del Estado porque se encuentra dentro de los límites territoriales y carece de otro dueño”.Según el Gobierno Nacional en los últimos años se han adjudicado 2 millones de hectáreas de tierras baldías a 57.450 familias campesinas y resguardos del país.Estos terrenos los han recibido campesinos, indígenas y se han hecho titulaciones colectivas.Se estima que sólo en la altillanura (Meta, Vichada, Casanare) hay 14 millones de hectáreas, de ellas unas 7 millones se pueden aprovechar para la agricultura y se estima que en el período de 2004 y 2010, se titularon en esta zona cerca de 923.713 hectáreas, de las cuales 410.086 hectáreas fueron en Vichada y 306.489 hectáreas en el Meta.Pero en realidad el Estado no tiene una base de datos real que identifique dónde están los baldíos en Colombia. Por ello, el Gobierno creó un grupo élite de funcionarios de varias entidades que se encargarán de identificar los predios rurales con destinación campesina.El profesor Absalón Machado, docente de la Universidad Nacional, considera que el país tiene normas para rescatar los terrenos baldíos, pero que el problema está en la capacidad institucional para hacerlas valer, y en la falta de información sobre cuáles son, donde están, en manos de quién“Considero que sí es posible recuperar los baldíos, y los mecanismos deben partir del buen conocimiento sobre su existencia, ubicación y características”, dice.Los casos de ocupación indebida de lotes baldíos no son recientes, en octubre del año pasado en Inconder recuperó 21.040 hectáreas sobre el predio 'El Carmen' (Puerto Gaitán), en el departamento del Meta y anunció que serían distribuidas para “darles un uso que sí esté realmente acorde con la ley”, es decir, para actividades agropecuarias a favor de familias campesinas.El Inconder tiene el reto de recuperar un millón de hectáreas de baldíos ocupadas ilegalmente, en los siguientes dos años.Analistas aseguran que la prioridad es obtener las bases de datos, sistemas de información para conocer dónde están los baldíos y ampliar la capacidad institucional del país para vigilar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad