Malabares para sacarle el máximo al salario mínimo

Enero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Mientras algunos economistas se rasgan las vestiduras por la decisión que tomó el presidente Santos de incrementar el salario mínimo, quienes devengan este sueldo piensan en los malabares y milagros que tendrán que hacer para hacer rendir este dinero.

Mientras algunos economistas se rasgan las vestiduras por la decisión que tomó el presidente Santos de incrementar el salario mínimo $20.600 para un total de $535.600 mensuales, quienes devengan este sueldo piensan en los malabares y milagros que tendrán que hacer para hacer rendir este dinero, que consideran insuficiente para cubrir sus gastos.Carlos Heredia, por ejemplo, es un caleño que tiene 63 años y aún se levanta todos los días, toma su bicicleta y sale hacia la empresa Servicios Postales Nacionales 472, en la que trabaja hace 10 años. Todavía tiene energía para pedalear y recorrer la ciudad entregando el correo.“El pueblo colombiano a pesar de lo golpeado que pueda estar hace milagros, porque eso es lo que se le puede decir a sostener un hogar y tener una vida medio decente con este salario”, dijo.En su casa, que está pagando por cuotas, viven tres adultos, él, su esposa y un hijastro, pero asegura que el principal ingreso es el salario que devenga en la empresa de correo, con el cual tiene que cubrir los principales gastos, como la cuota del banco que es de $200.000 y la comida que al mes puede llegar a $250.000, lo que los deja con muy pocos recursos para pagar servicios y atender otros gastos como la salud y ni pensar en entretenimiento.A la esposa le tocó aprender confecciones para obtener algunos pesos por esta labor que desempeña en su barrio. Su hijastro a veces consigue algún empleo, que le sirve para pagar los estudios. “Con mucho esfuerzo el hijo ha logrado estudiar y está terminando una ingeniería. Tengo otro hijo que cumplió hace dos años con el servicio militar obligatorio y no ha podido conseguir trabajo desde esa fecha”, dijo.Pero no sólo Heredia hace milagros con el salario mínimo, Marianita Juspián, es una caucana que hace 3 años llegó a Cali buscando mejores oportunidades para ella y sus dos hijas adolescentes. Paga $150.000 de arriendo en el barrio Nápoles, sus hijas están en colegio público y además debe sacar dinero para el transporte y la comida, en esta última invierte entre $250.000 y $300.000 mensuales. “El alza salarial no es suficiente, no alcanza para todo lo que hay que atender y más ahora que todo está muy caro, por eso muchas veces me toca prestar plata, tapar un hueco y destapar otro, o sea vivir al crédito, al debe”, dijo.Ella trabaja para la empresa de Aseo Integrado Masivo de 9 a.m. a 5 p.m. y no tiene tiempo para conseguir otro empleo que le permita complementar su salario, por eso tiene que estirar el suelo y olvidarse del entretenimiento. Isabel López también es madre cabeza de familia, vive con su hijo en un apartaestudio que le cuesta $200.000. Ha pensado en mudarse a un apartamento de dos cuartos, pero esto le costaría unos $350.000. La pensión de su hijo le vale $135.000 y gasta más de $300.000 en alimentación. “Con un mínimo no podría vivir, hago horas extras y busco trabajar los días domingos para ganar un poco más, y el padre de mi hijo me ayuda, de lo contrario no podría con todos los gastos como el transporte diario, la lonchera y el teléfono, entre otras cosas”, dijo.¿Qué piensan los gremios?Como estos tres vallecaucanos hay unos 7 millones de colombianos que hacen ‘milagros’ con el salario mínimo para poder cubrir sus necesidades básicas. Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, asegura que la canasta básica de una familia de 4 personas vale $1.200.000.Sin embargo, Rodrigo Salazar, director de Acopi Valle, considera que aunque el incremento del salario real es muy bajo, esa alza no se debió generar en este momento, pues se reflejará en un incremento de precios.Para Julio César Alonso, investigador de la Universidad Icesi, es probable que se dispare la inflación de los alimentos, pero por razones climáticas y no por el aumento en el salario que a su juicio fue similar al registrado en los últimos años. “Los precios del maíz y el azúcar están disparados en el mercado internacional y el alza no sólo se está dando en el país”, dijo.Los colombianos por ahora sólo entienden que tendrán que tener imaginación para estirar los $535.600.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad