Los negocios que mueve el invierno

Enero 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera Reportera de El País
Los negocios que  mueve el invierno

Los buzos industriales son los de las tarifas más altas, empezando porque en el Valle hay pocos profesionales calificados.

Los rentistas de maquinaria pesada, motobombas y botes, entre otros, hicieron su agosto con el clima.

Millón y medio de pesos la hora se gana un buzo industrial por intentar detectar filtraciones en los jarillones afectados por el invierno. Tarifa que hasta los contratistas consideran la más barata del mercado.El buceo es uno de los frentes de trabajo con más demanda desde que el invierno arrasó jarillones e inundó extensos cultivos. Sin embargo, a esos profesionales no es que los llamen todos los días, pero cuando los necesitan, tres o cuatro veces al año, ese día su trabajo vale.“Son situaciones circunstanciales, y no es que uno las desee, sino que ocurren y este trabajo alguien lo tiene que hacer. Se evalúa el riesgo, la experiencia, en fin, pero no es que uno quiera aprovecharse de la situación”, dice Sandra Chávez, de Angrejos Ltda, firma de buceo industrial. Como dice Fernando Gutiérrez, miembro de la junta de acción comunal de Asodolores mientras arreglan el jarillón del río Frayle: “De todos los que estamos aquí, unos están ganando y otros estamos perdiendo”.El negocio de los botesRosemberg Colorado, constructor y operador de botes de lámina, en Juanchito, encontró trabajo donde otros sólo ven pérdidas. De sus tres botes de motor que ocupa para extraer arena, alquiló dos a un contratista, a $350.000 al día, para la labor de recuperación de ese dique, ya que el paso desde el puente sobre la recta a Palmira está prohibido.“La ganancia es más o menos igual, porque en ambos casos tengo que pagarle $60.000 el día al operario y $100.000 de combustible, pero vale es por el riesgo de que al conductor le pase algo o que el bote se hunda”, dice don Rosemberg, quien lleva 35 años en el oficio en Juanchito.Los operarios son sus hijos, Jarlim Colorado y Duver Manzano, quienes desde hace tres semanas conducen los botes para movilizar personal, posteadura, herramientas, insumos y todo lo necesario para realizar los trabajos de recuperación. Los pesos pesadosEl alquiler de maquinaria pesada, llamada la línea amarilla (excavadoras, retroexcavadoras, minicargadores y volquetas) también se mueve. Juan Bedoya, propietario de la firma Juan Bedoya Ospina e Hijos, es el único arrendatario particular que posee en Cali las retroexcavadoras de brazo largo para extraer tierra. A él acudió de emergencia el contratista de dicha obra porque ya se conocen y no es tan complicado como con otras firmas que exigen pólizas, depósitos, contratos, etc. “Les alquilé dos retroexcavadoras de brazo largo sobre oruga, a $200.000 la hora, y una de brazo corto a $130.000 la hora; esas son las tarifas del mercado el resto del año porque son equipos especializados”, dice el empresario Juan Bedoya.Esa maquinaria trabaja de 7:00 a.m. a 5:00 p.m. desde el 16 de diciembre, o sea que a la fecha, por tres semanas de trabajo percibirá más de $32 millones por las dos retroexcavadoras grandes y $21 millones por la pequeña. De allí se debe pagar al operario, más el combustible. Bedoya dice que no es que haya conseguido contratos ahora, porque su flota de maquinaria pesada permanece ocupada siempre. “La tarifa es la misma con la que se trabaja todo el año porque son clientes nuestros y en razón a ello no podemos cobrarles más a pesar de la emergencia”.De hecho, tuvo que sacar las tres máquinas de la limpieza del Canal Sur de la CVC porque “la prioridad era recuperar el dique del río Frayle; es más, yo tengo bodegas aquí en La Dolores”, explica.Más bombeoAníbal Parra, de Motobombas La Luna, dice que todos sus equipos de bombeo de agua están alquilados en estos días. “Son unas 25 bombas, desde 28 hasta 160 caballos de fuerza. En las zonas de inundación tengo máquinas pequeñas a $40.000 el día y mínimo por tres días”, dice el gerente de esta empresa que lleva 17 años en el negocio. Si se trata de una motobomba grande, se alquila mínimo un mes a $400.000 y si es por menos de 30 días, a $35.000 la hora. A pesar de la demanda por la ola invernal, Parra no cree que se le haya arreglado al negocio porque “todo el año esta empresa se mantiene al tope con constructoras, pero lo que sí puedo decir es que se demoran más en la entrega de los equipos”. Es usual que las necesiten más tiempo del inicialmente contratado.Tampoco especula con los precios. “Estas son las tarifas que manejo todo el año, y no abuso porque para mí es más importante tener clientes todo el año”, dijo.Entre noviembre y diciembre vendió 35, que en un mes normal pueden ser seis u ocho. Pero él sostiene que 24 de ellas, eran para una entidad que las donó a agricultores de Puerto Tejada, y el resto quizás sí fueron para las zonas afectadas por el invierno.Con mucha energíaEn cuanto a plantas eléctricas el negocio fue enérgico. Sergio Hortúa, asesor de ventas de Rentar Store, de General de Equipos de Colombia, Gecolsa, dice que aún no han tenido mucha demanda de equipos. “Sólo tres empresas cotizaron una planta eléctrica de 210 kw, pero la necesitaban de inmediato y no la teníamos disponible”.Otra firma cotizó un minicargador cuya renta por un mes cuesta $4.200.000. Su ventaja está en que opera con un balde pequeño que sirve para remover lodo y tierra en sitios de difícil acceso para una excavadora o retroexcavadora grande.Los montacargasEl alquiler de estos equipos también se ha movido. Empresas de la Zona Franca del Pacífico cotizaron precios para pasar el informe a las aseguradoras y tratar de recuperar los que perdió bajo el agua. Mientras tanto los toman alquilados para empezar a operar de nuevo.María Flórez, jefe de maquinaria de CAC Ingeniería, da cuenta del incremento en la demanda de la línea amarilla “Argos necesitaba abrir una vía que quedó cerrada en un lote de su propiedad y pidió alquilada una retroexcavadora por cinco días, un minicargador y una volqueta; eso costó un millón de pesos diarios, y fue un negocio inesperado”, dijo.Para Álvaro Perdomo, asesor en ventas de construcción de General de Equipos de Colombia S.A., Gecolsa, el aumento en las ventas tuvo un ligero movimiento.El ejecutivo califica como casos puntuales la venta de tres excavadoras Caterpillar de 20 toneladas, a $400 millones cada una. “Estos negocios se hacen por leasing y el margen de ganancias es muy pequeño, sólo del 5%, porque el mercado está muy competido por los chinos”, dice y agrega que ante el desastre en el que quedaron los agricultores la tendencia es a alquilar equipos y no a comprarlos.Luis Eduardo Jaramillo, gerente de Colpozos, ratifica que su facturación “se ha ido al piso porque nuestro negocio es instalar sistemas de riegos y perforación de pozos, pero con las inundaciones no hay donde trabajar” y agrega que no han cerrado negocios porque las bombas se fabrican sobre pedido, lo que toma tres meses y para ese entonces ya no sirven. “Sé de una comercializadora que vendió una bomba muy potente (extrae 3,8 Mts.3 / seg.) en $300 millones para las obras del Canal del Dique en Cartagena”, dice. Sin embargo, Rosemberg Colorado cree que “se van a hacer estudios y mediciones en el río Cauca” y él haría los recorridos en bote. Pero se ríe porque, a su parecer, los pronósticos económicos no van hacia arriba como el río.Empresarios y obreros son un poco escépticos con relación a los negocios que resulten con las anunciadas obras de mitigación para evitar más inundaciones, pero por ahora son muchos lo que también han ganado por la fuerte ola invernal, que según se ha dicho, seguirá un tiempo más.Todo valeUna planta eléctrica grande (210 kw) se alquila mínimo por una semana porque hay que subcontratar montacargas para cargue y descargue y grúa para su transporte. La tarifa ronda $1.500.000 una semana y los $4.600.000 si es por un mes.El montacargas pequeño, con capacidad de 2 o 3 toneladas, vale U$30.000, que al cambio y con IVA totaliza $66 o 67 millones. Si lo toman rentado, vale $2.800.000 al mes.El retrocargador, máquina sobre llantas que puede mover 0,3 metros cúbicos de tierra, vale $200 millones. Si es grande, moviliza 1 metro cúbico de tierra y vale el doble: $400 millones. En un mes normal se pueden vender hasta seis unidades.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad