Los caleños se vuelven más amigos del vino

Julio 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los caleños se vuelven más amigos del vino

El consumo se triplicó en los últimos 20 años. La ciudad cuenta hoy con 110.000 consumidores. ¡Salud!

La del vino, según catadores e importadores, es una de las industrias con mayor proyección para los próximos años en Cali. Esto, porque son cada vez más quienes están interesados en su consumo y porque este producto tiene varios beneficios para la salud de los seres humanos.Paco González, dueño de una de las cavas de la ciudad, y basado en estadísticas del Club del Vino en Cali, dice que actualmente hay 110.000 bebedores constantes de vino y se calcula que el potencial de posibles nuevos consumidores es de 500.000. Esta última cifra se calcula del aumento en el consumo per cápita de vino en Cali, que pasó de 1 litro en 1990 a 2,5 litros en 2009.González explica que esa variación se debe a que se ha incrementado el número de actividades relacionadas con esa industria. Es decir, hay catas, excursiones a zonas vinícolas y cursos que enseñan a conocer la calidad de la bebida y su edad. También las escuelas de gastronomía están dictando diplomados para los interesados. De hecho, en Cali existe el Club del Vino, que se reúne cada semana y que ya cuenta con 244 socios. Los miembros aprenden a distinguir qué tipo de vino están bebiendo, de qué país proviene y qué tan añejo es. González agrega que otro elemento que ha hecho que el vino viva un ‘boom’ en Cali es que las grandes plataformas comerciales como Carrefour y el Éxito están vendiendo más marcas a precios muy asequibles para el consumidor.Según Nelson González, representante de la importadora de vino Dislicores, los vinos chilenos no son ya la principal opción. Ahora al departamento llegan muchos vinos españoles, argentinos, italianos, mexicanos y hasta escoceses.Se calcula que en el Valle ya hay 34 compañías que distribuyen vinos. Eso significa un impulso a la economía local, ya que de acuerdo con gremios vinícolas, cada una de éstas factura entre $50 y $70 millones mensuales en impuestos para el departamento. Además, la venta de esta bebida en los restaurantes se ha incrementado en los últimos 18 años, en gran parte debido al turismo internacional.Cada mes visitan la ciudad en promedio 14.000 extranjeros, muchos de ellos europeos acostumbrados a tomar su comida acompañada de una copa de vino.De acuerdo con importadoras, el 30% del vino que se vende en Cali se factura en restaurantes. El 70% restante en bares de vinos y supermercados.Datos de distribuidores de licores hablan de ventas de 50 botellas solamente en un fin de semana por local.Un nuevo ‘aficionado’ al vinoIván Carvajal es un empresario caleño que vivió en España varios años y ahora está radicado de nuevo en esta ciudad. Él dice que nunca disfrutó mucho del vino porque no consume bebidas alcohólicas, pero la cultura española, que está muy ligada a esa bebida, especialmente para acompañar las comidas, le dejó una curiosidad. Durante varios meses no tomó una sola copa, hasta que un médico amigo suyo se lo recomendó para mejorar su digestión y realzar el sabor de algunos alimentos. Hace apenas tres meses que Iván compra una botella de vino cada quincena y toma una copa al almuerzo y otra cuando llega a su casa en la noche.Clases para aprender de vinoLas diferentes academias de gastronomía de Cali han incorporado cursos para aprender a catar los diferentes vinos que se pueden encontrar.En la Escuela Gastronómica de Occidente, EGO, una de las más grandes y tradicionales de la ciudad, hay un curso presencial de una semana en que se le enseña la historia del vino y cómo usar los distintos sentidos para saber cuánta edad tiene y de dónde proviene.Este curso tiene un valor de $400.000 por persona y se dicta en Cali desde el año 2009.MaridajeSegún fuentes de restaurantes, la combinación de la comida con el vino, comúnmente llamada maridaje, ha venido en aumento en Cali en la última década.Los restauranteros, explica María Fernanda Calero, de la importadora Vinos Granada, apuestan a que los meseros son asesores en bebidas.Esto porque, según datos de Fenalco, el 45% de los colombianos disfruta del vino y precisamente las ciudades que más lo consumen son en su orden Bogotá, Cali y Medellín.Además, porque de acuerdo con científicos, el consumo de vino contribuye a mejorar la presión arterial .

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad