Lo que no me deja dormir es la inflación”: Gerente del Banco de la República

default: "Lo que no me deja dormir es la inflación": Gerente del Banco de la República

Juan José Echavarría, nuevo gerente del Banco de la República, dice que bajarla es aliciente para que la economía crezca en mediano plazo. Confía en que la meta entre 2% y 4% se cumplirá aún con el impacto de la reforma tributaria.

"Lo que no me deja dormir es la inflación": Gerente del Banco de la República

Enero 22, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Por Alfredo García Sierra- Reportero de El País
"La reforma tributaria sí es saludable para la economía": Nuevo gerente del Banrepública

Juan José Echavarría, excodirector de la junta del Banco de la República.

Juan José Echavarría, excodirector de la junta del Banco de la República.

A pesar de que muchos colombianos rechazaron la nueva reforma tributaria, en especial por el impacto que tendrá para sus bolsillos el alza del IVA del 16% al 19%, él considera que era necesaria para el país, así fuera para aumentar el recaudo de impuestos y conseguir una senda fiscal sostenible.

Está igualmente convencido que la inflación se ubicará en el rango de entre 2% y 4%, aunque tiene algunas preocupaciones frente al tema, el cual afirma que “no lo deja dormir”.

Estas y otras tesis como la de que la informalidad y la falta de competitividad son algunos de los peores problemas que enfrenta la economía colombiana son de Juan José Echavarría, el nuevo gerente del Banco de la República, quien estuvo en Cali visitando el Banco y dialogando con empresarios locales.A muchos colombianos les quedó un sinsabor de que la meta de inflación (de entre 2% y 4%) que fijó el Banco de la República no se cumplió. ¿Qué hacer frente a este campo en el 2017?

Los retos son muy grandes. La inflación ha bajado considerablemente en los últimos meses pero continúa siendo alta y el comportamiento del precio de los alimentos fue menos bueno de lo que yo esperaba. Además, la economía se ha desacelerado. El banco está en una disyuntiva muy complicada.Usted llegó a la gerencia del Emisor hace apenas dos semanas. ¿Qué es lo que más le preocupa, o le quita el sueño?

La inflación. Lo que me deja dormir es la inflación porque el banco es el responsable de ese indicador en Colombia. Existía una historia en los viejos tiempos según la cual un poco mas de inflación llevaba a un poco mas de crecimiento. Pero esa historia conocida como la ‘Curva de Philips’ resultó errrada; hoy sabemos que a lo único que lleva ese tipo de análisis es a mayor inflación sin que la economía crezca más en el mediano plazo. Si fuera fácil crecer con inflación los países emitirían dinero y ya. Por eso el reto del banco es mantener la inflación en el rango meta de 2% a 4% con lo cual contribuye al crecimiento de mediano plazo del país, protege el poder de consumo de los colombianos, facilita la planeación de las firmas y contribuye al desarrollo del mercado de capitales; cuando la tengamos controlada podremos bajar las tasas de interés para suavizar el ciclo e impulsar la economía.¿Qué tan fácil o no, es meter la inflación al rango meta o tratar de bajarla un poco?

No es fácil. Normalmente no hay que subir tasas cuando hay choques de oferta como el Niño o la devaluación. Se incumple la meta este año pero la inflación vuelve y baja pues no hay nuevos niños ni nueva devaluación. Pero el mundo real es mucho más complicado. Las expectativas de los agentes se desanclan y la inercia inflacionaria puede producir inflación no transitoria.Por ejemplo, los salarios de este año podrían estar amarrados a la inflación del año pasado, y algo similar puede suceder con los cánones de arrendamiento, quizá también amarrados a la inflación de este año. Cuando hay una inflación del 9%, como la hubo hace unos meses, es difícil bajarla. Los colombianos piensan que la inflación futura va a subir, lo cual es extraño. Como caricatura, los colombianos piensan que si hoy sube el precio de la papa, la inflación en 2 o 3 años seguirá siendo alta. Aún le falta ganar al Banco Central ganar credibilidad pues el Banco se encarga de mantener la inflación en el rango meta y lo tiene que lograr..A propósito, se dice que el banco ha perdido credibilidad al fijar la meta de inflación, la cual se ha incumplido en los dos últimos años...

Como lo dije antes, falta ganar aún más credibilidad. La inflación estará entre 2% y 4% no importa lo que suceda con el precio de la papa, con el salario mínimo, con el IVA o con el precio internacional del petroleo. El Banco de la República toma en cuenta esos choques y adopta una política de tasas para mantener la inflación en el rango meta. Algunos analistas han propuesto subir la meta para cumplirla, pero ello es inadecuado...siempre cumpliríamos la meta...pues la cambiamos. Y hay que cumplirla...no lo logramos en los pasados dos años...tenemos que volver a la inflación meta del Banco.En esos choques de oferta, ¿están incluidos los paros camioneros?

Sí. Pero creo que otros choques fueron más fuertes en el pasado. La devaluación fue 90% en algún período, y la inflación de alimentos superior a 14% en algunos meses. Son choques de precios muy fuertes. Hay que abonarle a la Junta que no paró ese ajuste, no se asustó, y dejó flotar la tasa libremente en parte para que el sector productivo tuviera un respiro importante. Los paros camioneros hicieron aún más difíciles las decisiones de política del Banco y fueron más fuertes de lo que se esperaba en un comienzo.La gente está molesta con la reforma tributaria, en especial por el alza del IVA. ¿Hay un tipo de preparación para enfrentar esos efectos en la inflación este año?

No importa de dónde vengan los choques —si es por es por cuenta del petróleo, los sindicatos, los paros camioneros— el banco siempre actúa. Frente a esos choques, cualquiera que sean, el Banco sube o baja tasas teniendo en cuenta la inflación y el crecimiento.Los Codirectores y la Junta casi nunca hablan del tema tributario, un tema del resorte del Gobierno. Pero en las tres últimas tres reuniones lo ha hecho al considerar que la reforma tributaria era necesaria para garantizar el crecimiento de mediano plazo del país. Una empresa que no tiene ingresos suficientes no es viable y ello lo saben nuestros empresarios, los inversionistas internacionales y las calificadoras e riesgo. ¿Es amigo de bajar más las tasas para evitar que el consumo se deprima?

El gerente nunca dice lo que él quiere pero si puede tratar de explicar las disyuntivas de política. La Junta comenzó a bajar tasas en su ultima reunión, pero la votación estuvo muy dividida, con cuatro votos en favor de bajarla y tres en contra. Esta discusión continuará en las próximas Juntas y sospecho que la decisión será nuevamente dividida. Como dije antes, la inflación bajó en diciembre pero menos de lo que yo hubiese querido, mientras la economía se ha desacelerado.Se dice que la reforma tributaria no fue estructural porque no bajó impuestos y fue más para elevar el recaudo. ¿Cree en esa teoría?

Un economista amigo me decía en alguna oportunidad, un poco en serio, un poco en broma, que para la mayoría de los colombianos la reforma estructural es la que me baja los impuestos a mi, y los sube a los demás. Cada colombiano, cada gremio quiere con razón pagar menos impuestos, pero Colombia necesitaba más recaudos. Además, el gobierno no solo subió impuestos, también está reduciendo el gasto 1.5 puntos como proporción del PIB. El gobierno está cumpliendo con la llamada regla fiscal, que dice que en épocas de vacas gordas es necesario guardar dinero, el cual se puede gastar en épocas de vacas flacas. Es necesario ahorrar recursos cuando los precios del petróleo son altos y la economía crece.¿Qué explica que pese a las reformas, la evasión sigue rampante donde sólo unos pocos pagan impuestos en Colombia?

En diálogo con empresarios del Valle discutimos ese asunto. Solo unos pocos empresarios, solo unos pocos colombianos pagan impuestos. El llamado sector informal produce más de la mitad del PIB del país. Por supuesto, la informalidad no se reduce de un año al otro. Países como España o Turquía lograron reducirla en un período de 15 años, con  políticas que mezclan la zanahoria y el garrote. En síntesis, los colombianos pagamos pocos impuestos como porcentaje del PIB, pero las firmas pagan 3 o 4 veces más impuestos, como porcentaje de sus utilidades, que en Chile, México o Perú.¿Pero cómo atacar un fenómeno como el de la informalidad que parece no ceder nunca?

No existen soluciones fáciles, y menos soluciones fáciles que se puedan implementar en el corto plazo. Es necesario castigar a los evasores, pero también hacer más atractivo formalizarse: que la gente que se formalice tenga crédito, y tenga acceso a un sistema de bienestar moderno y eficiente. Mucho tenemos que avanzar para lograrlo. Trump y el comercio

¿Teme que ahora con Donald Trump y sus políticas proteccionistas frenen el comercio mundial, y con Colombia?

Colombia es un país que comercia poco y por ello no nos afectarán tanto las políticas del Presidente Trump en contra del comercio internacional. Pero a todos nos afectarán negativamente y ello es indeseable para el mundo. Además, afortunadamente firmamos el TLC con los Estados Unidos. Las políticas propuestas por el Presidente Trump harán mucho daño en el mundo y en Colombia, pero sería peor si no hubiésemos firmado el TLC con los Estados Unidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad