Le explicamos la polémica que se cocina en los altos precios del arroz en Colombia

Julio 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Le explicamos la polémica que se cocina en los altos precios del arroz en Colombia

En el sector agrícola pueden entrar en el primer año 70.000 toneladas de arroz.

Induarroz pide que se abran las fronteras a las importaciones, tras denunciar que desde el 2012 han ingresado más de un millón de toneladas de arroz de contrabando al país. Los cultivadores no aceptan apertura de fronteras.

Mientras los productores de arroz en Colombia y las empresas procesadoras del cereal se enfrascan en una ‘pelea’ por la apertura o no de las fronteras para la importación del producto, los consumidores ven como cada día el arroz, alimento básico de la canasta familiar, se encarece.Ayer, Induarroz, que agremia los industriales de la cadena, denunció que en el primer semestre del 2011 el contrabando del cereal llegó a abastecer casi el 30% del consumo nacional y según afirmó Jeffrey Fajardo, director ejecutivo del gremio, desde 2010 han ingresado al país 1.200.000 toneladas de arroz (paddy seco) de contrabando, “lo que equivale a una pérdida de $1 billón”, dijo.Explicó el directivo, que esta situación se ha generado por las restricciones existentes para importar arroz de Ecuador y Perú desde hace más de dos años, por lo que le insistieron al Gobierno que abra de nuevo las fronteras como lo mandan las normas andinas.“Con ese contrabando se financian las bandas criminales del país y mientras tanto la industria tiene que comprar el arroz más caro de la región. Los diferenciales de precios son muy grandes, mientras en Ecuador la tonelada de arroz al productor vale unos US$370, en Colombia está a US$625”, explicó.Esta situación dijo Fajardo llevó a que Induarroz se retirara ayer del Consejo Nacional del Arroz y en carta enviada al Ministerio de Agricultura aseguraron “que hace falta una política arrocera integral porque hoy los molinos no tienen materia prima”.Pero la misma versión no la manejan los cultivadores del cereal que mantienen su posición de que lo mejor para el país es que se cierren las fronteras a la importación del producto.Rafael Hernández, presidente de Fedearroz, explicó que la salida de los industriales del Consejo Nacional de Arroz no contribuye a fomentar una política de desarrollo. “No sé de dónde sacan las estadísticas del contrabando porque lo que hemos manejado son unas 250.000 toneladas año y no 1.200.000 como lo aseguran. Me parece que es un poco traído de los cabellos que vengan con esas cifras”, dijo.De acuerdo con el líder gremial no es posible que el país abra sus fronteras a Ecuador o Perú cuando está próximo a ingresar el contingente de 79.000 toneladas aprobadas en el TLC con Estados Unidos para el primer año.El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, dijo que no comparte la opinión de Induarroz de liberar en su totalidad en este momento las importaciones arroceras.Consumidores pagan caroMientras los empresarios y cultivadores no se ponen de acuerdo con una política para el sector, el consumidor es el que tiene que pagar un precio alto. Por ejemplo, en Cavasa se vendía en enero del 2012 un kilo de arroz empacado a $1.700 y hoy está a $2.240. Las amas de casa en Cali recuerdan que hace tan solo unos meses compraban la libra en los supermercados a $900 y hoy cuesta entre $1.200 y $1.500.Rafael Hernández, afirma que son los empresarios lo que han incrementado el precio. “Si estuviéramos llenos de contrabando debería estar barato”, dijo.Pero los empresarios afirman que el precio está alto precisamente porque no se puede importar. “La industria colombiana se pelea una materia prima que es el 70% de lo que necesita el país, por ello, el precio sube y el contrabando se acomoda a ese precio. Tenemos en el país el arroz más caro de toda América”, dijo José Manuel Suso, gerente de la Arrocera La Esmeralda. Explicó el directivo, que las cifras de 1.200.000 toneladas de contrabando de arroz salen de los datos de consumo que maneja el Dane comparados con la producción nacional. “Esto genera un faltante que es el contrabando que circula en el país. Todos saben que en las tiendas hay arroz de Ecuador y Perú y es ilógico que prohiban a los industriales importar el cereal y fomenten el lavado de dinero”, afirmó.Induarroz denunció además que el TLC con EE.UU. les permite importar sin contingentes, pagando un arancel del 80%, pero afirman que aún no han usado ese mecanismo porque el Gobierno no lo ha facilitado. Este año sólo se han autorizado las compras en el exterior de 35.000 toneladas de arroz, cuando según cifras de los empresarios, el país tiene un déficit de 300.000 toneladas que deben importarse. Mientras que se producen en Colombia un poco más de 2.000.000 de toneladas al año.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad