“Las tasas de interés podrían subir hasta el 7%”: director de Fedesarrollo

“Las tasas de interés podrían subir hasta el 7%”: director de Fedesarrollo

Noviembre 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, dice que este incremento sería necesario para atajar la inflación.

[[nid:482368;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/11/leonardo-villar.jpg;full;{ Leonardo Villar, director ejecutivo de Fedesarrollo, entidad dedicada a la investigación económica. Foto: Elpais.com.co | Archivo}]]

Dos decisiones tendrán que tomarse en Colombia  en el 2016 para garantizar la sostenibilidad económica: una mayor alza en las tasas de interés y un ajuste más profundo en las finanzas públicas. Lea también: ¿Se va a endeudar?, Ojo a las tasas de interés en 2016

Según  Leonardo Villar, director ejecutivo de Fedesarrollo, entidad dedicada a la investigación económica, las tasas de interés del Emisor deberían llegar paulatinamente al 

7 % (hoy están en 5,25 %) para controlar la inflación. Asimismo opina que el  alza del salario mínimo debería estar entre 5,5 % y 6,0 % para el 2016.

¿Cuáles son las expectativas de crecimiento de Colombia  para el 2016?

En Fedesarrollo esperamos que este 2015 termine con un crecimiento del orden del 3 %, lo cual implica que el proceso de desaceleración que observamos hasta el segundo trimestre del año se estabilizó y tendríamos mejoría en los siguientes trimestres.

 Sin embargo, para el 2016 estamos viendo que habría una desaceleración adicional y el crecimiento de la economía sería de 2,7 %. La razón para ello, es que la economía requiere varios ajustes que serán costosos en términos de crecimiento, pero que son indispensables.

¿Y cuáles son  esos ajustes?

Por un lado, la necesidad de que el Banco de la República continúe su proceso de aumento en la tasa de interés para garantizar que la inflación se mantenga bajo control, después del repunte que ha tenido. Eso tiene un efecto sobre  el crecimiento en el corto plazo, pero es indispensable para que después podamos retomar una senda de crecimiento sostenible.

Por otra parte, están las  finanzas públicas  que tendrán que ajustarse.  En el 2015 tendremos un déficit del

 3 % del PIB y para el 2016 ese déficit podría aumentarse de manera importante por la caída de la  renta petrolera que se refleja de manera plena el próximo año. Por eso el déficit podría subirse a niveles cercanos al 4 % del PIB y el Gobierno tendrá que tener una política de gastos austera, con contracciones incluso mayores a las que ya anunció en varias áreas, en particular en la inversión.

¿Hasta dónde cree que debe llevarse el alza en las tasas de interés?

Es difícil pronosticarlo y depende de qué tan fuerte y duradero es el alza en los precios de los alimentos. Sabemos  que la devaluación tiene un impacto en los bienes transables y  la sequía  en los precios de los alimentos, pero no sabemos qué tan fuerte será el Fenómeno de El Niño  en los  primeros meses del año entrante. 

Las expectativas que tenemos en  Fedesarrollo es que es  probable que la tasa de interés del Banco de la República tenga que subir gradualmente en los próximos meses hasta llegar a un nivel del 7 %, por lo menos.

 La inflación tiene preocupados también a los empresarios por el tema salarial ¿Cuál considera debería ser el aumento para 2016?

Este es  un elemento adicional sobre el cual hay mucha expectativa en este momento y es complicado de manejar. Hay un punto de partida y es el mandato constitucional que indica que el incremento debe permitir que se recupere lo perdido con la inflación y eso habrá que valorarlo con los últimos datos. Pero lo que se prevé hasta el momento implica que el aumento del salario mínimo será por lo menos del orden del 5,5 % al 

6 %. Aumentos adicionales  podrían generar presiones mayores sobre el desempleo, que empieza a repuntar, y sobre la inflación.

 ¿En este momento qué  le recomienda a los colombianos para enfrentar el 2016?

Estamos en unos años complejos  con una caída fuerte en los  ingresos petroleros y una posibilidad de aumento de tasas en Estados Unidos. 

En ese contexto hay que ser conscientes de que la situación es difícil, de que se necesita actuar con cautela. Pero, por otro lado, hay que destacar que Colombia enfrenta este problema con un crecimiento relativamente alto y mayor a los que reportan los países de la región.

¿Es decir,  no se espera una baja en el consumo nacional? 

En la medida en que se logre mantener el dinamismo del empleo y la tasa no crezca de manera significativa, y que logremos sobrepasar este periodo de ajuste sin traumatismo mayor, el consumo no tiene que salir afectado.

 Lo  bueno  ¿Qué aspectos van a soportar el crecimiento del país?   Hay elementos positivos que surgen de la entrada en construcción de varias de las concesiones viales de Cuarta Generación (4G) y, por otro lado, está  la  recuperación de la industria  como consecuencia de la puesta en marcha  de la planta de Reficar y por el impacto rezagado de la devaluación en el sector empresarial, algo que en algunos indicadores se empieza a sentir de manera tímida.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad