Las sorpresas del Plan Nacional de Desarrollo

Las sorpresas del Plan Nacional de Desarrollo

Abril 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo, reportera de El País.

El documento da vía libre a algunos impuestos territoriales. Legisla sobre temas laborales y reduce trámites. Hace 15 días cuando las comisiones conjuntas de la Cámara y el Senado le dieron primer debate a la ponencia, se encontraron con unos 50 artículos nuevos.

El Plan Nacional de Desarrollo, PND, no deja de dar sorpresas. Hace 15 días cuando las comisiones conjuntas de la Cámara y el Senado le dieron primer debate a la ponencia, se encontraron con unos 50 artículos nuevos.El documento, que será la guía del gobierno del presidente Juan Manuel Santos hasta el año 2014, empezó en 170 artículos y a la fecha acumula 236.Las sorpresas no paran a pesar de que algunos congresistas las avalan, y dicen que todo ha sido conciliado y socializado en diferentes instancias.Las críticas no son sólo por los llamados ‘micos’, sino por el desgaste de la figura del Plan Nacional de Desarrollo, donde hoy todo cabe.“Se ha convertido en una colcha de retazos”, dijo Roberto Steiner, presidente de Fedesarrollo, quien afirmó que el concepto se ha deteriorado, basándose en que en el término de desarrollo todo entra y el Gobierno aprovecha para resolver cosas que tiene pendientes.Recordó que antes de la Constitución de 1991, se cuestionaba el Plan porque era un documento académico y sin herramientas prácticas. Ahora, que se convirtió en ley, “le pusieron dientes y tiene tantos que se le mete de todo y deja de ser un verdadero plan de desarrollo”, dijo.Para el investigador muchos de los elementos que se plantean son válidos, pero deben ser analizados en otros espacios, de forma independiente. Los peros del documentoLos pilares de inversión del PND son cinco: crecimiento sostenible y competitividad, igualdad de oportunidades, consolidación de la paz, sostenibilidad ambiental y soportes transversales de la prosperidad democrática, y bajo estos conceptos se han estructurado sus 236 artículos. La estrategia, según el senador, Luis Fernando Velasco, ha sido la del árbol de Navidad, es decir, colgarle muchas cosas. “No todo es malo, porque las regiones pelearon por sus proyectos y es un derecho legítimo, pero lo que inquieta con algunos artículos es que se hagan exoneraciones que favorecen intereses particulares”, dijo.Por ejemplo, señaló que le preocupa el Artículo 82 que determina de dónde saldrán los recursos para el Fondo de Estabilización para el Precio de los Combustibles, que a su juicio se plantea como un ‘mico’. “Hay que revisar ese punto porque no podemos los colombianos seguir pagando precios altos por la gasolina y subsidiar ese fondo”, dijo.Algunos congresistas aseguran que el ‘mico’ está en que los impuestos deben pagarse al fisco y no pueden ir a nutrir un fondo, además temen que dicha decisión pueda traer consecuencias en el valor de los combustibles. Otro de los artículos cuestionados, es el 157 que señala que el Ministerio de Defensa podrá enajenar o entregar en administración la infraestructura militar y policial estratégica que sea de su propiedad. El senador, Juan Manuel Virgüez afirmó que esta propuesta pone en riesgo la seguridad y la defensa de los colombianos, porque no se hace ningún tipo de restricción. “Lo que entendemos con este articulado es que, por ejemplo, el aeropuerto militar de Tolemaida, el Astillero Naval, pueden ser vendidos o dados en alquiler a particulares ¿con qué argumento?”, preguntó.Adicionalmente, al Plan se le han colgado varios temas tributarios, el ya conocido incremento a la tarifa del impuesto predial unificado, pero también se toca el catastro al reajustar el margen mínimo para calcular el avalúo.El documento da herramientas para que los entes territoriales instauren más tributos. Por ejemplo, determina que los municipios con más de 300.000 habitantes, podrán establecer tasas por uso de áreas de alta congestión o de alta contaminación (Artículo 70). Otras de las medidas de carácter tributario son las relacionadas con la eliminación del IVA para las importaciones de equipos y elementos que compren los centros de investigación, así como las instituciones educativas. A la vez se determinan deducciones hasta del 125% de renta por inversiones en ciencia y tecnología (Artículos 33 y 34).“Creemos que este tipo de disposiciones deberían incluirse en leyes de contenido fiscal y no en el Plan de Desarrollo, porque en términos de unidad de materia el tema impositivo no tiene clara cabida allí, lo que supone un riesgo en cuanto al control constitucional. Además no se asegura un adecuado análisis del efecto legal y económico de esos artículos”, dijo Jorge Luis Peña, director de Derecho Público de la firma Franco Murgueitio y Asociados.Según Carlos Abraham Jiménez, representante a la Cámara por el Valle del Cauca, el Gobierno ha utilizado el Plan para dar vía libre a asuntos que tenía represados y que por otro mecanismo le resultaría más costoso en términos de tiempo. “Por ejemplo elimina el IVA a los derivados de la cal como una forma de impulsar el desarrollo agrícola en los Llanos, donde se está utilizando el producto”, dijo.Pero el Plan de Desarrollo no se ocupa sólo de lo tributario, también hay elementos relacionados con el tema laboral. El Artículo 139 indica que el Gobierno definirá un umbral de ahorro mínimo para el retiro de cesantías de los trabajadores, y propone que las personas que se vinculen por períodos inferiores a un mes o por días a alguna actividad laboral, y que ganen desde el salario mínimo, tendrían que afiliarse al sistema de seguridad social.Además, junto a las políticas de incentivos de ahorro para adquirir vivienda, protección al medio ambiente, estrategias para buscar nuevos recursos, aparecen otros elementos como la autorización del uso de las vigencias futuras, la exención del pago de derechos de libreta militar para algunos grupos de la población y la nueva competencia de las Corporaciones Autónomas Regionales, entre otras. Este conjunto de proposiciones conforman el Plan, que para senadores como Germán Villegas, tiene el aval de la Constitución Nacional que permite que se le introduzcan tantas cosas como se consideren necesarias para el país.Lo que falta El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, dijo que se incluirán en el PND algunos artículos de la emergencia económica, que fue declarada inexequible por la Corte . “Se está contemplando cómo incluirlos para que sean viables, los que no pueden ir son los de impuestos como la exención para las empresas que se inundaron”, explicó.Pero el ex presidente de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, hizo una advertencia esta semana, pues a su juicio todo lo que no tenga que ver directamente con el objeto del PND puede ser inconstitucional y por ello considera que al introducir artículos apresurados, éstos pueden volverse verdaderos ‘micos’. Como están las cosas, cuando el Congreso vuelva a revisar la ponencia, se encontrará con más sorpresas, y ‘micos’.¿Qué es el PND?El Plan Nacional de Desarrollo, PND, es el documento que sirve de base y provee los lineamientos estratégicos de las políticas públicas formuladas por el Presidente de la República a través de su equipo de Gobierno. Su elaboración, socialización y su seguimiento es una responsabilidad directa del Director de Planeación Nacional.Asimismo, el plan de inversiones públicas contiene los presupuestos plurianuales de los principales programas y proyectos de inversión pública nacional y la especificación de los recursos financieros requeridos para su ejecución y, las fuentes para su financiación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad