Las mujeres son más rentables en las empresas

Marzo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las mujeres son más rentables en las empresas

Las investigaciones de Daniel Goleman sobre inteligencia emocional confirman la tesis del liderazgo femenino. De acuerdo con Goleman, son los estilos del gerente visionario, democrático y afiliativo (que ellas suelen practicar) los que tienen el mayor impacto positivo sobre las organizaciones.

Estudio revela que ellas merman el riesgo de quiebra y logran ser más productivas. Están cada vez más en el sector bancario.

La presencia de la mujer en los cuerpos directivos de las empresas tienen la capacidad de reducir en un 20% los riesgos de quiebra de las mismas, y si ellas logran ser la tercera parte de esos equipos de dirección consiguen 41% más rendimiento sobre el capital de la compañía.Con esa revelación sorprendió esta semana la ex ministra y economista mexicana Georgina Kessel, durante el segundo congreso internacional ‘La experiencia intelectual de las mujeres en el Siglo XXI’, realizado en México, a propósito del Día Internacional de la Mujer.Más aún, con una participación del 30% de la mujer en las empresas, es posible obtener 56% más de utilidad operacional y ellas le dan 35% más rentabilidad a sus accionistas que aquellas compañías que no tienen mujeres en sus equipos directivos, advirtió la analista.Las cifras están contenidas en el estudio Women Market, realizado en 2010, donde se pondera el papel que están jugando las mujeres en las empresas de hoy.Sin embargo, aunque la mujer ha aumentado su participación en el mercado laboral, su presencia en cargos de alta dirección en Colombia y, en general, en el mundo, no supera el 10%, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde.Kessel lamentó que en su país “apenas el 3,6 % de las grandes empresas” tengan a mujeres en puestos directivos. Eso, pese a que “el 70% de las decisiones que afectan al crecimiento económico de un país están influidas por mujeres”, que también se encargan o influyen en el “80% de las decisiones de consumo”.La excepción a esta baja participación femenina en la dirección de empresas es Noruega, donde el 38% de los miembros de los consejos directivos son mujeres. En contraste, en Alemania y Japón, ellas sólo representan el 5% de esos equipos. La Ocde recalcó que si bien no hay prueba contundente de que una mayor presencia femenina en los órganos de decisión empresarial mejora sus resultados, cada vez está más reconocido que permitiría explotar los talentos potenciales.En Colombia no hay un estudio reciente y sólido sobre la presencia femenina en las empresas y su relación con su rentabilidad y sostenibilidad. Pero se sabe que esa presencia ha aumentado.Un estudio del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad del los Andes, señaló que en la última década la participación de la mujer en cargos directivos aumentó y había un 18,8% de ministras y un 50% de viceministras, lo cual tiende a crecer con la ley de cuotas que exige el 30% de participación.Y, en el sector privado, la proporción ya empezaba a ser significativa. Entre las 5.000 empresas más grandes, solo 334 eran dirigidas por mujeres, un 7%. Mientras que un 13% de las 495 entidades financieras del país tenían la dirección de mujeres.Marcelo Duque Ospina, director del portal ‘comomepensiono.com’ y ex gerente del fondo de pensiones Protección, sostiene que en el sindicato antioqueño ellas “juegan un papel fundamental, aunque los puestos grandes son de hombres. En Protección, como compañía, 70% son mujeres y en las vicepresidencias el 60%”.Julio Escobar, jefe de estudios económicos del Banco de la República, asegura que en el sector servicios ellas son más y su presencia en el sector financiero es cada vez mayor. En Colombia, agrega, su participación laboral en cargos de dirección es de las más altas, por encima de Argentina, Brasil y Chile, pero aún lejos de la que tienen países europeos.Duque, a su vez, sostiene que el éxito de la mujer obedece a que “es aguda en muchas cosas, es pausada y creo que es un gran jugador que le da equilibrio a muchas actividades empresariales”.Francisco Lamus, economista consultor y ex secretario de Hacienda de Cali, señala que la ventaja es que ellas “tienen una capacidad para enfrentar simultáneamente muchas cosas, miran al tiempo y analizan una cantidad de cosas que un hombre a veces no analiza y se convierten en el catalizador, especialmente en las juntas directivas, porque al mismo tiempo están viviendo en distintos espacios”.En efecto, Bertha Lucía Rojas, gerente de la Zona Franca del Pacífico, dice que las mujeres “somos demasiado responsables y tomamos las cosas muy distinto a los hombres. Somos más dedicadas y a veces cambiamos nuestras prioridades familiares, sin olvidarlas, por la empresa”.Rojas precisa que las mujeres “somos muy intuitivas, muy creativas y eso redunda en buen resultado de rentabilidad” y resalta que “la honestidad es un principio que no tiene ningún cambio en nuestros valores”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS