¿Las EPS van hacia su desaparición?

Diciembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Las EPS van hacia su desaparición?

El caso de Saludcoop no es aislado. El 60% de esas entidades están con números en rojo. ¿Qué puede pasar con el sistema de salud? Hablan los expertos.

Para el año 2014 operaban en Colombia 50 Entidades Promotoras del Salud (EPS), tanto en el régimen contributivo como en el régimen subsidiado, que afiliaban a 42 millones de colombianos.

Casi el 60 % de estas compañías reportó pérdidas el año pasado, las cuales sumaron $775.491 millones, de acuerdo con cálculos del Centro de Estudios en Protección Social y Economía de la Salud (Proesa) y la mitad de las EPS no cumplían con los márgenes de solvencia, que es el patrimonio mínimo de respaldo que deben tener estas entidades.

Este año, el panorama no parece cambiar y según Acemi -organización que agremia a las EPS- las pérdidas trimestrales han estado por el orden de los $200.000 millones.  Las razones, según Jaime Arias, presidente de este gremio, es que los costos, en especial de los medicamentos del No POS (Plan Obligatorio de Salud), siguen disparados.  “Se esperaba que estuvieran por el orden de $1 billón este año, pero estarán cercanos a los $3 billones”, afirmó.

Tal es la crisis que dos de las más grandes EPS: Saludcoop y Caprecom,  que tenían unos 7 millones de afiliados  están siendo liquidadas y según cifras de la Asociación de Clínicas y Hospitales de Colombia, a junio de este año, las EPS les adeudan  $4 billones, cifra que duplica el presupuesto anual del Valle.

El investigador de Proesa, Sergio Prada, opina que  el problema de liquidez de las EPS es cada vez más serio, pese a que los ingresos de estas empresas aumentaron este año por cuenta del incremento en el valor de la UPC (lo que le  paga el Gobierno a las EPS  por cada afiliado).

“Se pensó que eso daría un respiro, sin embargo, no ha sido así porque la demanda de servicios también se incrementó”, dijo el investigador.

 La situación podría ser peor en el 2016 por tres motivos: aumenta el plan de beneficios, según la Ley Estatutaria de Salud y solo quedarían por fuera las exclusiones, eso implica mayores costos; la inflación será superior al 6 %, a lo que se une la devaluación, que según Acemi, impacta muy duro a las EPS porque la tecnología e insumos son importados.

Ante esto, las EPS esperan que el  próximo aumento de la UPC sea suficiente para cubrir el gasto del 2016, de lo contrario, el panorama podría complicarse aún más.    

Se estima  que el hueco financiero que tienen las EPS en Colombia alcanza los $5 billones y esas cifra se refleja en la pérdida patrimonial de las compañías.

De acuerdo con datos publicados por    la Superintendencia de Salud, a diciembre de 2014, un grupo de 7 EPS  del régimen contributivo cumplían con indicadores de  permanencia en el sistema, los cuales muestran si las empresas tienen la capacidad para prestar el servicio. Estas eran: Salud Total, Sura, Famisanar, Sanitas, Compensar EPS y Aliansalud.

Otras 5 no cumplían con esos indicadores: Saludcoop, SOS, Cafesalud, Cruz Blanca y  Golde Group (ver  gráficos), y cinco más estaban en una situación intermedia: Coomeva, Nueva EPS, Comfenalco Valle, Saludvida y EPS Ferrocarriles.

En el régimen subsidiado la situación era más compleja, pues veinte EPS no cumplían con los indicadores de permanencia, entre ellas, Caprecom, y solo seis tenían mejores indicadores,  al cierre  del 2014.

Este año el Gobierno emitió el decreto de habilitación financiera que obliga a que las EPS fortalezcan su capacidad económica. Para ello, explicó Norman Julio Muñoz, superintendente de Salud,  cada una de las empresas tenía que determinar su  defecto patrimonial. Eso es el patrimonio que necesita cada una para garantizar la operación, contando  deudas, provisiones y las reservas que ahora se exigen.

Se estima que ese valor asciende a $5 billones, es decir, esta cifra es el faltante que tienen las EPS del país y que deberán cubrir en los próximos  7 años para seguir funcionando.

“La realidad es que todas estas compañías tienen defecto patrimonial porque llevan un lastre de más de 10 años.  Ahora todas deben presentar un plan de recuperación y capitalización empezando con el 10 % de ese faltante en el primer año y decirnos de dónde saldrán esos recursos”, afirmó Muñoz.

A esta fecha, 10 EPS  tienen medida de vigilancia especial con seguimiento mensual, -al cierre del año pasado habían 4-.  En liquidación está Saludcoop y a partir de enero del 2016 entrará Caprecom. Además, cada una de las  entidades promotoras de salud que operan en el país tienen que presentar planes de recuperación, que deben ser avalados por el ente de control. 

“El gran desafío hacia el futuro es que también se hagan algunos ajustes en el gasto y que hayan medidas en el tema de los servicios del No POS”, dijo el Superintendente.

Diego Fernando Jiménez Riaño, director de salud de Comfenalco Valle, considera que  en principio las nuevas exigencias a las EPS son buenas para tener un sistema  sólido, pero al mismo tiempo reclama la urgencia de que el Fosyga pague las cuentas pendientes.

“El otro tema es la necesidad de dar utilidad para poder compensar las altas exigencias financieras para cumplir la habilitación”, afirmó.

Por ahora, la situación de la salud no tiene muchos cambios, pues si  las EPS no mejoran, tampoco se puede esperar la recuperación de las clínicas y los hospitales.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad