Las EPS aún no encuentran salidas para superar la crisis

Las EPS aún no encuentran salidas para superar la crisis

Junio 30, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las EPS aún no encuentran salidas para superar  la crisis

Estas empresas siguen con cifras en rojo y reclaman mayor liquidez. Para algunas, la estrategia ha sido retirarse de los sitios con pocos afiliados.

Las  Empresas Promotoras de Salud (EPS)  reconocen que el Gobierno Nacional ha hecho esfuerzos para cambiar el panorama de la salud en Colombia. Sin embargo, este no parece muy diferente, en especial en la parte financiera. Lea también: “Vacíos en la ley generaron crisis en las EPS”, dice Presidente Grupo Coomeva

 Un análisis del Centro de Estudios en Protección Social y Economía de la Salud, Proesa, muestra que las EPS siguen con cifras en rojo.

 En el 2014 el conjunto de estas compañías reportó pérdidas por $775.491 millones, aunque es una cifra menor a las pérdidas registradas en el 2013, $1,03 billones.  El informe también evidencia que las  cuentas por pagar de las EPS a los hospitales y clínicas  por servicios cobrados se incrementó 45 % en los últimos cuatro años, pasando de $1,8 billones a $2,65 billones a diciembre de 2014.

Jaime Arias, presidente de Acemi, entidad que agremia a las EPS del país, considera que aunque los nubarrones siguen en los resultados financieros, en  la parte estructura del sistema y en los servicios al usuario hay logros  y menciona el reciente informe de la Superintendencia de Salud que evidencia   el mejoramiento en la atención.

Según ese documento, las autorizaciones de servicios excluidos del Plan Obligatorio de Salud, POS, pasaron de un promedio de 12,5 días en el 2013 a 3,92 días el año pasado.  

“Diría que en este momento hay tranquilidad y expectativa por parte de  las EPS por las medidas que el Gobierno Nacional ha venido adoptando. Lo que necesitamos son reglas claras y estabilidad para que las empresas puedan planear su futuro”, comentó. 

Una de las alternativas que han planteado algunas EPS del Valle es dejar de prestar el servicio en los municipios donde tienen pocos afiliados. Así lo hizo Comfenalco Valle, que se concentrará en Cali, Yumbo, Jamundí, Palmira y Buenaventura, municipios en los que tiene el 90 % de los afiliados y dejará de operar en unas 70 poblaciones de Cauca y Valle, es decir, trasladarán a alrededor de 30.000 afiliados a otras EPS. 

Coomeva EPS, por su parte, pidió autorización para desafiliar 69.000 usuarios de los 3 millones que tiene la organización,  también porque estaban ubicados en regiones  dispersas.

  Ramiro Guerrero, director de Proesa,  considera que la salida de las EPS de las poblaciones con pocos habitantes tiene sentido. “En los municipios pequeños  típicamente hay un solo prestador del servicio. En ese contexto no tiene sentido que haya múltiples EPS compitiendo en el pueblo cuando al final toda la gente va donde el mismo médico”.

Aseguró el analista que por esta razón Colombia se mueve hacia un modelo dual, con competencia regulada entre aseguradores en las grandes ciudades, y con un único asegurador en poblaciones pequeñas y zonas apartadas.

Alfredo Arana, presidente del grupo Coomeva, considera que con las decisiones que viene adoptando el Gobierno en general y particularmente la EPS de este grupo empresarial, es posible  lograr la  viabilidad, aunque todo pasa por tener mayor liquidez.  

Según este directivo, hay  avances en el sistema como son: la  estabilidad jurídica con un norte en los aspectos operativos y financieros; el ajuste  en los márgenes de solvencia y patrimonio con el decreto de habilitación financiera, y los cambios incluidos en el Plan Nacional de Desarrollo, que  considera serán fundamentales para la superación de la actual coyuntura.

Pero insistió en que sin una generación de liquidez inmediata no se superará la crisis del sector

Sobre la situación, Mauricio Serra Tamayo, director Servicios de Salud de  Comfenalco Valle, dijo que esta entidad está haciendo un esfuerzo muy importante de reorganización para prestar  los servicios a los vallecaucanos y “esperamos que con estos esfuerzos podamos mantenernos como lo hemos hecho hasta el momento”, dijo. 

La situación de la EPS SOS, también del Valle, no es diferente y en este momento se encuentra en un programa de recuperación orientado a subsanar los indicadores financieros adversos, el  cual fue prorrogado por un año por la Superintendencia de Salud, según reportó la compañía en su informe anual.  

Para Ramiro Guerrero, director de Proesa, la salida a la crisis financiera  de la salud  pasa por reformar los mecanismos de pago de los servicios, pues hay que recordar que el Fosyga les debe a las EPS más de $2 billones. “Hoy en día se pagan los servicios por fuera del POS con la figura del recobro, que es perversa. Habría que diseñar otra forma de asegurar y cancelar esos servicios, y reformar los mecanismos de pago entre aseguradores y prestadores”, dijo.

Coomeva coincide en que la salida a la crisis de la salud pasa por: aclarar la deudas con todos los actores, en especial las del Fosyga; inyectar de manera urgente recursos frescos (vía créditos compensados), resolver el modelo del No POS y garantizar una estabilidad jurídica  en el largo plazo.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad