La economía rajó a los países de Europa

Diciembre 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
La economía rajó a los países de Europa

Las condiciones de vida para los europeos han desmejorado debido a la crisis del euro como moneda común. Los ajustes económicos han obligado a las familias a privarse de muchas cosas.

La Unión Europea perdió el año con la crisis del euro. Piden refundar el pacto con criterios de identidad.

“Está claro que la Unión Europea necesita una reparación urgente. Sus estructuras son incapaces de soportar los enormes problemas políticos y económicos a los que nos enfrentamos actualmente”, dijo a El País, Michiel Van Hulten, ex miembro del Parlamento Europeo.Su sentencia refleja la crisis que afronta la UE, las más dura desde que arrancó el proceso de unión de los 27 países que hoy la conforman, el 1 de enero de 1993.Este año que termina, Europa se rajó. La caída de varias de sus economías que no parecen soportar un sistema unitario, como Irlanda, Portugal, Grecia y ahora Italia, además de las dificultades para mantener el euro como moneda co mún, han resquebrajado el pacto por dentro.A ello se añade la decisión del primer ministro del Reino Unido, David Cameron, de no entrar en un nuevo tratado que permita darle nuevo aire a la UE, sobre la base de adoptar el euro como moneda común. Inglaterra seguirá manejando la libra esterlina.Para Van Hulten, hay dos fallas importantes que dividen a la actual UE. La primera es el euro. “Como muchos han caído en la cuenta ahora, el euro no puede funcionar debidamente sin un grado mucho mayor de unión política y económica”. Pero semejante nivel de integración no puede conseguirse dentro de la actual UE, dado el fuerte sentimiento antieuropeo en varios Estados miembros, especialmente en Reino Unido. La segunda falla es la identidad, ya que la mayoría de los ciudadanos europeos, que ni siquiera se consideran como tales, ya no tienen fe en el proyecto de la UE. Creen que el euro y la ampliación fueron errores caros. La respuesta es sustituir la actual UE con una nueva estructura de dos estratos. El estrato exterior sería un marco general menos invasivo y más inclusivo para la cooperación europea: una zona europea de Libertad, Seguridad y Prosperidad Europea (LSPE). Esta comprendería todos los Estados miembros de la UE y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), así como todos los actuales candidatos al ingreso en UE, incluida Turquía. La LSPE sería una zona de libre comercio con una política exterior y de seguridad común. Cooperaría en cuestiones físicas transfronterizas como el transporte y el medio ambiente, pero no tendría ninguna función en ámbitos políticos en los que la resistencia ciudadana a la cooperación europea y el miedo a una ampliación adicional es mayor, como la educación, la política social y fiscal, y la justicia y los asuntos internos.Entre tanto, el núcleo interno sería una Unión Política y Económica Europea (UPEE), que comprendería un grupo más pequeño de Estados miembros sin fronteras internas, todos ellos miembros de la LSPE. Un mercado único con una moneda única y un sistema integrado de gobierno económico, con una unión política y fiscal plena y con la obligación democrática de rendir cuentas a nivel de la UPEE respecto a las decisiones tomadas a ese nivel. “Para llegar hasta ahí tenemos que decir adiós a la UE tal como la conocemos. Para construir la Europa del futuro tenemos que empezar desde cero", sostiene Van Hulten.Por su parte, la economista española Ilona Reus, asegura que “Europa se está quedando sin opciones para sostener una moneda común por falta de un apoyo político unitario”.“Ya casi todos hablan del fin de la moneda común y se nota desesperación y el temor avanza. De hecho, en Mugardos (Galicia) los comerciantes han vuelto a recibir la peseta como moneda de cambio”, anota Reus.El Producto Interno Bruto de la Eurozona este año se prevía en 0,8% y para el próximo año la agencia calificadora de riesgos Fitch lo estima en el 0,4 %.Entre tanto, el economista de la universidad Icesi, Julio César Alonso señala que “dudo que el euro se caiga porque si eso ocurre haría que la credibilidad de la Unión Europea se viniera abajo y ese es un golpe que no se pueden permitir los gobiernos”.“Creo que el ambiente político está lo bastante amigable como para pensar en alternativas distintas a volver a monedas nacionales”, dijo. Sin embargo, el panorama de la Unión Europea, aún no es claro.Crisis continuaráLa agencia de calificación de riesgos Fitch aseguró que la reciente cumbre europea no ha ofrecido una solución “integral” a la crisis en la zona euro y advirtió que ese fracaso hace aumentar la presión a corto plazo sobre las deudas soberanas de los Estados miembros y sus calificaciones.”Parece que no se ofrece una solución integrada a la actual crisis”, indicó Fitch.Según los analistas “la crisis continuará a distintos niveles de intensidad durante 2012 y probablemente más allá, hasta que la región sea capaz de mantener una amplia recuperación económica”.A corto plazo, la agencia predice una “recesión económica significativa” en Europa, dada la “intensa presión de los mercados, que está provocando una pérdida de la confianza de las empresas y los consumidores y una débil actividad industrial y venta minorista”.Si el proceso de recuperación de la UE avanza con el nuevo tratado, la eurozona podría alcanzar un PIB del 1,2 en el 2013.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad