La minería, un nuevo filón para la economía

Julio 04, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Redacción El País
La minería, un nuevo filón para la economía

Producción petrolera y de carbón alcanza cifras récord. Inversiones para buscar crudo superan hoy los US$3.000 millones. ¿El futuro económico está en el subsuelo?

Tras décadas de atraso en la explotación rentable de sus recursos mineros y petroleros frente a otros países, Colombia vive hoy un ‘boom’ que le podría cambiar la cara a su economía. De inversiones, que en el sector petrolero eran de US$400 millones en el 2002 se pasó en el 2009 a más de US$3.500 millones, lo cual evidencia que Colombia se transformó en los últimos años en una nación muy atractiva para buscar hidrocarburos.De hecho, en el país —según el director de Hidrocarburos del Ministerio de Minas, Julio César Vera— en el territorio nacional hay instaladas 170 compañías multinacionales rastreando las entrañas del rico subsuelo colombiano para hallar ‘oro negro’. “Las nuevas políticas en materia de contratación ha permitido ese repunte. Por eso están llegando empresas que creen en Colombia, cuyas inversiones deben ser protegidas para generar bienestar y empleo”, señala Vera.Y esa dinámica no frena. De hecho, en el primer trimestre del 2010, el sector minero aportó al Producto Interno Bruto, PIB, un crecimiento del 13,2%, dándole una mano a la reactivación económica.Sólo en el 2009, las exportaciones minero-petroleras proporcionaron al país divisas por US$13.786 millones. De ellas, US$10.268 millones fueron provenientes de las ventas de hidrocarburos. En lo corrido del 2010 esas ventas de crudo facturaron US$5.150 millones, y siguen creciendo.La explotación de otros minerales, al igual que de oro, ferroníquel, hierro y esmeraldas, no se queda atrás. Estos renglones le están inyectando millonarios recursos al país.Y dentro de este ‘boom’, el carbón es el otro gran protagonista. La producción llegó a 72,8 millones de toneladas en 2009, y se exportaron 66 millones de toneladas por US$5.416 millones. Para este año, se espera que la producción supere las 74 millones de toneladas, provenientes especialmente de los grandes yacimientos de la Guajira y el Cesar.Por su parte, la producción de oro llegó a 12,9 millones de gramos entre enero y marzo de este año, mientras la de plata alcanzó los 3,87 millones de gramos. Los buenos precios en el mercado internacional hacen brillar aún más ese potencial colombiano. En esmeraldas, la producción fue de 2,9 millones de quilates en 2009, y ya va en 2,14 millones en lo corrido del presente año. ¿Vamos hacia una bonanza?A pesar de todas estas cuentas, hay voces que recalcan que falta todavía mucho para llegar a una bonanza minero-energética. Una de ellas es la de Alejandro Gaviria, decano de la economía de la Universidad de los Andes, quien recalca que “hay una gran actividad exploratoria en el caso del petróleo, pero aún las reservas no han aumentado de manera sustancial”. Cree que las perspectivas son mejores para el carbón.A ello, Julián Cárdenas, jefe de estudios económicos de Corredores Asociados, responde que “el atraso minero sí se está superando, y todo apunta a que las probabilidades de una bonanza están ahora más cercanas dada la coyuntura internacional”.Esa coyuntura tiene que ver con la creciente demanda de productos básicos como petróleo y carbón por parte de clientes muy poderosos como China y la India. Y en esos mercados Colombia tiene mucho que ganar.Este avance también lo reconoce Julián Cardona, presidente nacional de la Asociación de Ingenieros Eléctricos y Afines, Aciem, al señalar que “el revolcón en las políticas en materia de contratos mineros nos hizo más atractivos para los inversionistas”. Y aunque el ministro de Minas, Hernán Martínez, no habla abiertamente de un ‘boom’, sí afirma que Colombia será autosuficiente en producción de petróleo hasta el año 2020, espantando así el temor de convertirse en país importador.Esas perspectivas apuntan a que el país pasará de producir 800.000 barriles diarios a un millón antes del 2015. De hecho, la exploración de hidrocarburos es ahora más intensiva que nunca. De 10 pozos por año se saltó a 75 en el 2009 y para el 2010 todo apunta a que serán 100.“El norte de este sector es internacionalizar a Colombia como cluster minero-energético”, dice Martínez.Como están las cosas, todo apunta a que Colombia pasará a convertirse en una despensa minera en el Continente, pero esos esfuerzos tendrán que mantenerse en el tiempo. De lo contrario, el ‘boom’ se esfumará.A ahorrar la ‘bonanza’Gobierno y analistas estiman que Colombia podría recibir antes de cinco años más de US$60.000 millones en ingresos de la actividad minero-petrolera. Una suma jamás lograda.Según Alejandro Gaviria, decano de economía de la Universidad de los Andes, “no podemos decir que el déficit fiscal se vaya a arreglar solamente por eso, o que de alguna manera ahí estará la clave para el crecimiento y las perspectivas futuras de la economía colombiana”.El académico sostiene que hacia el año 2015 esos nuevos ingresos no superarían el 5% del PIB, por lo que sería necesaria otra reforma tributaria. “A veces se exagera o sobreestima la magnitud de lo que podría ser una bonanza”.Otros como Julián Cardona, presidente nacional de Aciem, consideran que “si esos recursos son una realidad deben ser ahorrados o invertidos en infraestructura para atender el atraso vial y portuario del país”.El Ministerio de Hacienda prepara la llamada Regla Fiscal para hacer un mejor uso de esos futuros recursos, a fin de que se puedan blindar y sirvan de protección contra futuros choques económicos internacionales.Aún así, el economista Alejandro Gaviria, insiste en que las reformas —en especial la tributaria— debe hacerse antes de que la probable bonanza minera llegue.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad