La llegada del grupo Ardila Lülle al negocio cervecero provoca un reacomodo

Noviembre 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
La llegada del grupo Ardila Lülle al negocio cervecero provoca un reacomodo

Numerosas marcas de cervezas nacionales e importadas se venden hoy en Colombia. Sin embargo, el consumo por persona no supera actualmente los 44 litros al año.

Con la llegada de la competencia interna también se busca elevar el consumo del país frente a sus pares de la región.

La industria cervecera vivirá un reacomodo en los próximos años. Arrancó esta semana con el anuncio del regreso de Postobón a este segmento del mercado, pero será a partir de 2015 cuando el gigante colombiano de las bebidas no alcohólicas empiece la importación de la cerveza Heineken y en 2017, la producción de marcas propias, que entrarán a competirles a las cervezas ya tradicionales en Colombia. La unión de Postobón con la chilena Compañía Cervecerías Unidas S.A. (CCU), dará origen a la Central Cervecera de Colombia S.A.S., que será la competencia de los actuales agentes del mercado, principalmente de Bavaria, casi el único jugador en este segmento, con un 99% de participación. El consumo per cápita de cerveza en el país oscila entre 42 y 46 litros al año; la llegada de este nuevo jugador busca dinamizar el mercado y hacerlo crecer hasta en un 15%, es decir, le apunta a elevar el consumo, que sigue siendo inferior a los promedios de la región. “El mercado de cerveza no es dinámico, el per cápita en Colombia no crece desde hace 20 años. En economías similares estos índices crecen gracias al dinamismo de las marcas mundiales, 44 litros para un país como el nuestro, con una clase media creciente, un consumidor informado y con aspiraciones, nos llevan a la conclusión de que nuestro modelo de cerveza será exitoso”, dijo el presidente de Postobón, Miguel Fernando Escobar. No será tarea fácil, pues el paladar cervecero está ampliamente conquistado por el gigante Bavaria, que lidera las ventas de cerveza, con 20 millones de hectolitros vendidos en el 2013, siendo Poker, Águila, Pilsen y Club Colombia sus marcas más consumidas por los colombianos. Los nuevos jugadores buscan arrebatar una parte del mercado y para ello empezarán con la construcción de una planta en Sesquilé (Cundinamarca) en 2015, con una inversión de US$400 millones, apuntando a producir tres millones de hectolitros anuales. El exsuperintendente de Industria y Comercio y especialista en derecho de la competencia Jairo Rubio aseguró que con la llegada de este nuevo grupo “va a haber competencia y no vamos a estar sujetos a una posición dominante como la que existe en materia de cerveza. Nuestro sistema económico está fundado en la libre competencia de los mercados, cuando estamos en mercados competitivos eso trae consigo eficiencia económica y bienestar al consumidor”. Bavaria no le teme a la competencia, asegura que es sana y que han estado acostumbrados a competir desde hace muchos años, por lo que la compañía va a mantener las mismas estrategias y planes de inversión. Desde diciembre del 2013, Bavaria inició el proyecto de ampliación de la Cervecería del Valle, para incrementar su capacidad de producción a 5,2 millones de hectolitros, con una inversión de US$75 millones. Además, arrancó la ampliación de la Cervecería de Barranquilla, con una inversión de $20.000 millones, también apostando a aumentar su capacidad. Con la llegada de la nueva competencia, la compañía le pondrá el acelerador a diferentes innovaciones en los productos, principalmente en lo que a cerveza y a malta se refiere. “De pronto vamos a adelantar algunas inversiones, a agilizar las líneas de envase, algunos planes desde el punto de vista estratégico de nuestro mercadeo”, señaló el vicepresidente de Asuntos Corporativos de Bavaria, Fernando Jaramillo. “Nuestra estrategia es muy clara, tenemos un portafolio de marcas muy sólido, arraigado, que lleva muchos años en Colombia y esa es parte de nuestra fortaleza. Nuestra estrategia es seguir ofreciéndoles a los consumidores unos productos de calidad”, aseguró.Así, el próximo año empieza una nueva historia para la industria cervecera del país, que en 2013 le dejó al Gobierno $395.231 millones en pago de impuestos, y que seguirá creciendo con la nueva apuesta de Postobón por conquistar este negocio que por años ha estado en manos de Bavaria. Artesanales, en la peleaEl revolcón en la industria cervecera no se da solo en las grandes ligas. Las cervecerías artesanales quieren empezar a jugar por encima del techo que han tenido del 1% de participación en el mercado y continúan los planes de expansión.La cervecería Bogotá Beer Company (BBC) lidera las cadenas artesanales con un 0,3% del mercado. Sus puntos de distribución ya suman más de 30 bares propios en Bogotá, Medellín, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta.Además, están llegando a otras ciudades a través de alianzas estratégicas con el Grupo Éxito para la distribución de su cerveza. En el primer trimestre de 2015, BBC dará apertura a un nuevo bar en Villavicencio (Meta) y, aunque no está confirmado, se prevé que en el segundo semestre se inauguren puntos en Cali y Bucaramanga.La mayor apuesta fue la inauguración de su cervecería en agosto pasado, con lo que buscan aumentar la producción y lograr por sí solos el 1% del mercado. En la fábrica se elaborarán trece estilos diferentes de cerveza y se podrán producir hasta 60 mil hectolitros de cerveza al año.Si bien este es un segmento del mercado diferente, la gerente de operaciones de BBC, Natalia Haya, se refirió a la incursión de Postobón en el negocio y aseguró que “al haber un competidor más en el mercado la categoría crece, se activa y eso nos beneficia a todos”.“Con toda la competencia y las cervecerías nuevas que están llegando, nosotros siempre vamos a tener la cerveza más fresca del mercado, la variedad más amplia, sabores diferentes que no pueden hacer grandes cervecerías y cada día estamos creciendo más en calidad”, puntualizó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad