La inflación asusta otra vez a los consumidores en Colombia

La inflación asusta otra vez a los consumidores en Colombia

Diciembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La inflación asusta otra vez a los consumidores en Colombia

Analistas prevén que el índice de precios seguirá alto en el 2016 por culpa del dólar y de ‘El Niño’.

Colombia ha venido empeñada en la última década en contener con éxito las amenazas en materia de inflación, pero este año ese fantasma volvió a asustar no solo a la economía sino a los consumidores. Y de acuerdo con los analistas, al menos durante el primer trimestre del 2016, el aumento del índice de precios seguirá al alza. Lea también: Conozca cuál será el impacto de la inflación en el salario mínimo de 2016

Sin embargo, otros analistas, al igual que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, piensan que será un fenómeno transitorio.

En otras palabras, que el impacto del dólar en los alimentos importados y materias primas y el choque de menor oferta por fenómenos climáticos como ‘El Niño’, desaparecería gradualmente después de abril o mayo del año entrante.

Por lo menos así piensa el investigador de Fedesarrollo, Mauricio Reina, al señalar que “en el primer trimestre del año próximo la inflación se mantendrá alta, pero en el segundo semestre, con una economía creciendo menos (al 3%), y un impacto del dólar, que ya habrá pasado al igual que los ajustes en las tasas de interés, todo volverá a niveles más bajos”.

 Esos niveles, sostiene el investigador, permiten pensar que el índice de precios podría cerrar el 2016 en 5,5%. 

Sin embargo, los temores  de la gente son evidentes todos los días, ya que el índice de precios al consumidor llegó velozmente al 6,11% entre enero y noviembre, y en los últimos doce meses tocó el 6,39%, superando de lejos la meta del Banco de la República que se fijó entre 2% y 4% para todo el 2015.

La prolongada sequía que ha afectado al país  es uno de los factores que viene provocando un aumento paulatino en los precios de la canasta familar básica. 

Por ejemplo, entre enero y noviembre —según el Dane— los precios de los alimentos subieron 9,66%, en especial por la menor oferta de legumbres y hortalizas, cuyos precios se dispararon en 42%, mientras las frutas han subido 24% y los cereales 13,41%, categoría que incluye el arroz.

 La carne, el plátano y la papa, son otros de los alimentos claves de la dieta colombiana, cuyos precios han subido entre el 15% y el 30%.

Se espera que el fenómeno de ‘El Niño’, que castigó las cosechas, finalice hacia el mes de junio del 2016. 

 Pero quizás, uno de los peores  impactos en el bolsillo de la gente  ha sido el de los servicios públicos, ya que las facturas a los colombianos les han resultado un 8,46% más costosas durante este año. 

Frente a ello,  Juana Téllez, jefe de estudios económicos de Bbva Colombia, pone de presente que las mayores tarifas del gas y la energía son sin duda las que más han afectado a los hogares. 

Por ese motivo, recalca la economista, “el dato de inflación acumulada del 6,11% a noviembre fue malo para la economía y los hogares”.

Pese a lo anterior, la investigadora confía en que las presiones inflacionarias cederán después del primer semestre del 2016.

Como si fuera poco, el dólar se ha convertido en otro aliado para que la inflación se haya desbordado.

La divisa encareció todo lo importado, desde carros, celulares, pasando por vestuario, materias primas, tiquetes aéreos y hasta las tarifas domésticas del gas. Esa tasa de cambio ha subido $900 a lo largo del 2015, colocando la devaluación en un 37%.

Respecto a lo que vendrá, Daniel Velandia, director económico de Credicorp Capital, considera que “si el dólar frena su frenética alza y ‘El Niño’ se modera, la inflación tenderá a bajar en el 2016. Pero en el corto plazo las presiones van a seguir”. 

Sin embargo, recalca que la inflación se ha sentido más entre los consumidores “porque tanto el aumento del dólar como la sequía se han demorado más de lo previsto frente a lo que se presentó en épocas pasadas. Sin embargo, yo esperaría un descanso en la tendencia alcista de los precios hacia abril o mayo del 2016”.

Sin embargo, hay incertidumbre dado que los precios de los alimentos básicos podrían seguir subiendo en una proporción del 1% por mes, impactando el dato de inflación, si el fenómeno de ‘El Niño’ persiste más allá de julio del 2015.

Y sobre ese dilema también gravita  el dólar, el cual subiría más si el precio del petróleo continúa  descolgándose  y la Reserva Federal decide subir sus tasas de interés.

 Como están las cosas, todo apunta a que  los primeros seis meses del 2016 seguirán siendo caros para los colombianos porque la inflación anualizada podría llegar al 7%, y así lo vaticina Andrés Pardo, director económico de Corficolombiana. Paradójicamente, si la economía crece menos, el consumo bajará y la inflación lo harán de igual manera, aunque es algo que todavía está por verse.

¿Y el salario? La inflación  alta ha hecho más difícil la negociación del salario mínimo. Ayer, los empresarios dijeron que se mantienen en la propuesta del 6,8 % y que  no se modificará, a menos que los trabajadores estén dispuestos a flexibilizar la propuesta del 10%. “La  concertación es el mejor camino para la definición del salario mínimo, por esto, necesitamos saber qué es lo que está pensando el Presidente de la República y los ministros de Hacienda y de Trabajo para tratar de buscar una posición conjunta que permita aclarar la situación”, afirmó el presidente de Fenalco, Guillermo Botero. Los  trabajadores aseguraron que su propuesta es negociable y el monto depende del Gobierno y el sector empresarial. El presidente  de la SAC, Rafael Mejía,  aseguró, por otro lado,  que no está de acuerdo con la propuesta de  congelar los precios de canasta familiar.  “Es una situación ilusoria, porque los que salen pagando los platos rotos son los agricultores. A ellos se les reducen los precios”.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad