La época electoral triplica la producción de algunas Pymes

Febrero 06, 2017 - 08:51 a.m. Por:
Luisa Fernanda Angel y Meryt Montiel
La época electoral triplica la producción de algunas Pymes

El aumento en los ingresos de las Pymes en temporada electoral no se da en todo el sector; sólo en unas”.Julio c. alonso,director del Cienfi, Universidad Icesi.

El director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas, Cienfi, de la Universidad Icesi, dice que el total de las inversiones de cada campaña el mayor peso lo tienen los gastos de propaganda electoral.

El deseo de Armando Reyes, director de la Papayera Calentura, es que las elecciones políticas se hicieran cada año. Así, su grupo tendría presentaciones casi a diario y no una o dos veces al mes como habitualmente sucede. A los ojos de cualquier ciudadano, ese deseo es verdaderamente absurdo, pero para Armando significa mucho, significa plata y empleo, pues su pequeño negocio se debe a la gente y la actividad proselitista mueve mucha.Por esa razón, muchos microempresarios sueñan lo mismo para mejorar sus ingresos y aumentar el empleo. Sin embargo, es muy difícil conocer el número de puestos de trabajo y los recursos que deja una campaña electoral, dado que no existe un registro actual y exacto.Lo que sí se sabe es que en el total de las inversiones de cada campaña el mayor peso lo tienen los gastos de propaganda electoral, y que quienes reciben la principal parte de esos ingresos son las grandes empresas de publicidad y los medios de comunicación locales, dijo el director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas, Cienfi, de la Universidad Icesi, Julio César Alonso. No obstante, las grandes compañías y los medios no son los únicos beneficiados. En un porcentaje menor, pero igual de significativo, entre agosto y octubre algunos de los pequeños y medianos empresarios de Cali vieron duplicar y hasta triplicar las ganancias de sus negocios.De acuerdo con Alonso, durante la época de campañas políticas se incrementa la cantidad de empleos temporales. “La micro y la mediana empresas -explicó- se benefician con la compra de insumos, impresiones de volantes y calcomanías, confección y estampado de camisetas y elaboración de comidas, entre otros”.“Esto no quiere decir que en el año electoral haya un crecimiento mayor en el nivel de la actividad económica regional, pero sí se genera una oportunidad de negocio que probablemente no se repetirá hasta dentro de cuatro años o tal vez dos, cuando regresen las campañas”, agregó.Si bien estos efectos no se ven reflejados en las estadísticas oficiales de los gremios, son innegables los beneficios que representan para varias famiempresas al registrar ventas extraordinarias.El País habló con algunos propietarios de negocios, como los de transporte, comunicación gráfica, alimentación, textiles, música y publicidad que ya ganaron con la actual campaña electoral. Incluso, varios doblaron sus ventas en los últimos tres meses.Volantes y calcomanías encabezan la inversión en litografíaEn Cali, las empresas de litografía cotizan desde $60.000 hasta $120.000 la impresión de 1.000 volantes full color tamaño media carta, y desde $50.000 hasta $180.000 la impresión de 1.000 calcomanías. Según José Lores, de la empresa familiar Todo Gráficas, un candidato puede solicitar hasta más de 500.000 de estos productos para su campaña. En su caso, el negocio de su esposa se incrementó un 60% en dos meses de trabajo.Instalación de vallas publicitariasPara Juan Carlos Ríos, gerente de Vallavisión, las campañas políticas benefician su pequeña empresa, pues asegura que el trabajo aumenta un 20%. En los dos últimos meses de la temporada electoral se incrementan los pedidos, ya que los candidatos “esperan el remate de sus campañas para sacar una publicidad fuerte”.Las vallas de su empresa oscilan entre $1.200.000 y $4.000.000, dependiendo del material en que estén elaboradas y la zona donde sean ubicadas. Vallas de la competencia pueden llegar a los 6 y 7 millones de pesos. En Cali, las más costosas son las instaladas en lugares como la Avenida Sexta y la Calle Quinta (frente a Unicentro).El negocio de los pasacallesPese a las prohibiciones que rigen normalmente a estos elementos de publicidad en temporadas frías en las que no hay ningún tipo de campaña, en la época electoral el volumen de pasacalles alcanza las 15.000 unidades. Para Juan Carlos Tabera, dueño de una fábrica de pasacalles, el incremento en las ventas de su empresa en estas elecciones se ha triplicado, y de 2 a 4 empleados que laboran anualmente en su negocio, en estos tres últimos meses la cifra pasó a 14 trabajadores. Los pasacalles de Tabera miden 6 metros de largo por 75 centímetros de ancho y tienen un valor de $30.000 cada uno.Estampado de camisetasCon ocho años en el mercado, Camisetas Extampartex pasó de 100 empleados en temporada fría a 130 en campaña electoral. Este año la empresa hizo la producción de 10.000 camisetas estampadas para uno de los candidatos a la Alcaldía de Cali, volumen que la obligó a adicionar una jornada laboral. A las tradicionales jornadas laborales de 6:00 a.m. a 2:00 p.m. y de 2:00 p.m. a 10:00 p.m., se le añadió otro turno nocturno.La administradora del negocio, Claudia Gómez, explicó que a pesar de que las camisetas no son los artículos más fuertes para esta época, los ingresos de la marca aumentaron, gracias a los $5.400 de cada pieza estampada.Papayera, un negocio con buen ritmoDe dos presentaciones al mes, en épocas donde no hay campañas, el trabajo para una papayera puede ser casi diario en jornadas electorales. Armando Reyes, director de la Papayera Calentura, comentó que en los últimos tres meses han resultado contratos de dos horas (que significan para el grupo $250.000) y de tres horas (por las cuales cobran entre $320.000 y $350.000), y si la presentación dura cinco horas o más, el costo es de $100.000 por hora.La agrupación de Reyes cuenta con cinco músicos y, tal como lo asegura él, “por mí y por los que trabajan conmigo, que hubiera campañas políticas todos los años” (risas).Lechona, el plato más pedidoTal vez no sea el negocio más rentable debido al alto costo del cerdo y demás ingredientes, pero en época de elecciones no hay plato que supere a la lechona. Harold Sarria, propietario de Lechona Harold, señaló que por estos días los pedidos varían de 3 a 10 lechonas enteras y de 50 a 200 cajas por fin de semana, lo que ha incrementado su producción un 30%, y de 2 a 8 su número de empleados. Por cada caja, una campaña paga entre $3.000 y $3.500. Asimismo, los precios de una lechona entera van desde $370.000 (lechona de 50 kilos para 80 personas); $400.000 (60 kilos, 100 personas); $500.000 (80 kilos, 180 personas) y $600.000 (100 kilos, 200 personas).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad