La ‘enfermedad holandesa’: amenaza de la economía de Colombia

Julio 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo A.| Reportera de El País
La ‘enfermedad holandesa’: amenaza de la economía de Colombia

La meta al finalizar el actual Gobierno, es producir 1.150.000 barriles de petróleo para mediados de 2014.

Revaluación, una industria con poco crecimiento, más un desborde importador, son varios de los síntomas de este fenómeno.

Se imaginan si en Colombia industrias como la textil, la de cueros y marroquinería y la del papel desaparecieran; que las empresas tuvieran que cerrar para dedicarse sólo a la importación, o que el desempleo superara el 20%. Se tendría que vivir de trabajos de más baja calidad y pagar servicios comunes como la peluquería, lavandería, odontología a precios muy altos.Pues este escenario extremo que seguramente nadie desea, podría llegar a darse en Colombia como consecuencia, increíblemente, del ‘boom’ minero energético que ha vivido el país en los últimos años. La llegada de muchos dólares a la economía nacional, que todos podrían pensar favorece a los colombianos, no lo es tanto y su impacto (revaluación, reemplazo de la producción nacional, baja competitividad, menos empleo calificado), es lo que en el mundo se ha denominado la ‘enfermedad holandesa’, la cual para algunos analistas contagió al país hace varios años.¿Economía enferma?Los analistas explican que la ‘enfermedad holandesa’ se produce cuando el país tiene una gran entrada de divisas, que no puede movilizar internamente y esa abundancia ocasiona una revaluación de la moneda.Eso crea una estructura económica en donde la producción se concentra en la actividad que genera los ingresos de dólares, (petróleo, carbón y algunos servicios asociados). Mientras tanto, la mayor parte del consumo del país se realiza vía importaciones, reemplazando la producción industrial y agrícola nacional.Alfredo Carvajal, empresario vallecaucano, considera que Colombia sí está contagiada de esta enfermedad, lo cual, según él, se refleja en el incremento en el monto de las importaciones que cada día crecen, en especial de los productos transables.Según el Dane, hasta abril las compras de Colombia en el exterior sumaron US$18.307 millones, para un crecimiento del 11% frente al mismo periodo del 2011. El año pasado las importaciones aumentaron 34% y sumaron US$54.674 millones, frente a los US$40.682 millones del 2010.“En Colombia es muy costoso producir, mientras que en otros países resulta más barato, por lo tanto las compras de productos transables van en aumento y se deja entonces de producir en el territorio nacional”, afirma Carvajal.El director de Icecomex, de la Universidad Icesi, José Roberto Concha, coincide en que el país tiene síntomas de la ‘enfermedad holandesa’ y que las cifras así lo evidencian. Por ejemplo, a finales de los años 90 las ventas de petróleo y sus derivados representaban el 26,5% del total de exportaciones colombianas. Hoy, significan el 49,1%. De la misma manera en los ochenta las ventas de café eran el 59,9% del comercio exterior colombiano. En el 2011, no llegaron al 5%, según las cifras analizadas por el académico.“Esto ha sucedido en los últimos 30 años, se pasó de ser exportador de productos agrícolas, donde se requiere mucha mano de obra y menos capital, a lo que hoy tenemos que son exportaciones basadas en recursos naturales no renovables que requieren mucho capital y poca mano de obra”, explica.No hay que alarmarsePero Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo, afirma que no hay que alarmarse en este momento y que no se puede hablar de un proceso de desindustrialización del país.Reconoce el analista que Colombia tiene síntomas de esta enfermedad, pero tiene cómo evitar que la padezca plenamente. “Esos síntomas son una moneda revaluada acompañada de un crecimiento desequilibrado entre sectores, donde crece más la minería y servicios como los financieros, que la industria y la agricultura”, explica.El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, expresa su preocupación por el tema, mientras que otros miembros del gabinete del Gobierno niegan que esté presentándose un debilitamiento de la industria.“El sector agrícola está muy preocupado por la revaluación que afecta todas las exportaciones, tanto banano, café, algodón, etc. Estamos golpeados por la revaluación del peso y este es un síntoma de la enfermedad holandesa”, asegura Restrepo.En lo corrido del 2012 la moneda nacional se ha valorizado más de 9,7% y en los últimos dos años 7,1%. Pero Eduardo Sarmiento, analista económico, expresa que la ‘enfermedad holandesa’, no es un tema de hoy y que Colombia la sufre hace varios años, porque los Gobiernos configuraron una economía donde la producción se concentra en el sector minero y el de servicios y el consumo nacional se concentra en las importaciones. “Esto no genera crecimiento, da poco empleo y el que se produce es de mala calidad y se abandona a los sectores que tienen mayor capacidad de expansión como son la industria y la agricultura”.Según Sarmiento, las cifras del comportamiento económico del país del primer trimestre del 2012, que presentó el Dane, muestran ese panorama; la minería creciendo 12,4%, los servicios al 6% y la industria 0,6%, mientras el agro decrece. “No hay representación más gráfica de esa enfermedad que esta. Tenemos una sociedad con una fuerza laboral informal, empleos de mala calidad, pobreza y unos pocos grupos favorecidos con altos consumos”, afirma. Ese panorama desalentador de una desindustrialización del país, es decir, que las empresas dejen de producir, más que una amenaza parece ser una realidad cada vez más palpable para Colombia. Expertos como el académico José Antonio Ocampo han expresado que el país debe prestar especial atención a la industria y tomar acciones urgentes y contundentes frente a la revaluación. ¿Qué es?El término de ‘enfermedad holandesa’ se generó en el año 1960 cuando los ingresos de los Países Bajos aumentaron por los grandes yacimientos de gas natural.Muchas empresas dejaron de producir y el consumo se sustituyó con las importaciones. Compañías como Philips cerraron sus puertas porque era demasiado costoso operar.Las caracterísitcas de la ‘enfermedad holandesa’ son: aumento de divisas, generalmente por mayores ingresos de la explotación de recursos naturales (Ej: petróleo), revaluación, baja competitividad, sustitución de la producción, bajo crecimiento de la industria y del agro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad