La cuarta podría ser la vencida para proyecto que busca quitar ceros al peso colombiano

La cuarta podría ser la vencida para proyecto que busca quitar ceros al peso colombiano

Enero 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
La cuarta podría ser la vencida para proyecto que busca quitar ceros al peso colombiano

"No ha tenido éxito por falta de conocimiento, por cultura e idiosincrasia. La gente le coge afecto a su moneda, a la forma como hace negocios y eso confunde al Senado", dice el senador Mauricio Lizcano.

Este año será presentado un proyecto de ley para reformar el peso colombiano, iniciativa que no ha pasado en tres ocasiones en el Congreso.

El proyecto de ley que busca quitarle tres ceros al peso completa 14 años en remojo. Desde 2000, cuando el presidente Juan Manuel Santos se desempeñaba como Ministro de Hacienda, la iniciativa ha tenido trámite en tres oportunidades en el Congreso de la República sin tener éxito. Sin embargo, este año el Gobierno se prepara para presentarla entre marzo y junio en busca de más facilidades para las transacciones en el país. Los proyectos de ley y la monedaEl primero en hablar del tema en Colombia fue el fallecido senador José Jaime Nicholls, quien en 2000 planteó y radicó la primera reforma a la denominación de las monedas. De acuerdo con el proyecto presentado en ese entonces, el objetivo principal de quitarle tres ceros al peso era “simplificar el manejo de cantidades en moneda nacional”. A este proyecto le faltó poco para convertirse en ley, pues fue aprobado en los tres primeros debates y solo le faltó el visto bueno de la Plenaria de la Cámara de Representantes en su discusión en 2002. Pese a que tuvo el respaldo del Gobierno y el Banco de la República, la iniciativa se cayó con 56 votos en contra y 26 a favor. El entonces ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, anunció su respaldo al proyecto, al igual que el gerente del Emisor, Miguel Urrutia, quienes señalaron que con el cambio sería más compresible la política macroeconómica. Incluso, el Banco Central propuso que el periodo de transición hacia el nuevo peso fuera de 18 meses y el valor del cambio de $20.000 millones anuales, es decir $100.000 millones en cinco años. Precisamente los costos fueron el problema para la aprobación del proyecto. Los representantes Edgar Ruiz, Gustavo Petro y José Pinillos fueron unos de los más fuertes opositores y este último argumenta que se necesitaba más tiempo para socializar el proyecto, ya que el proyecto podía desencadenar desestabilidad en la moneda. Así, este proyecto quedó archivado en 2002. Sin embargo, el 7 de julio de ese mismo año se volvió a presentar una iniciativa para cambiar la denominación de la moneda. Esta vez el autor fue el senador Luis Enrique Salas Moisés, quien señaló en el documento que este cambio era importante para el manejo de la inflación. “La denominación debía ajustarse al principio del mantenimiento de la capacidad adquisitiva de la moneda, propósito que no se logra con una unidad monetaria que sea reflejo de una economía inflacionista”. Precisamente, el gerente Urrutia había señalado que el proyecto no tenía ningún impacto en la política cambiaria y sí ayudaría a lograr la meta de estabilidad de precios de la canasta familiar que se habían planteado para 2003. A pesar de esto, el proyecto no pasó en segundo debate en 2004. En ese mismo año, el senador Sala Moisés hizo un nuevo intento con un texto de autoría conjunta con Oscar Darío Pérez y Omar Armando Baquero, sin embargo, esta no tuvo trámite ni siquiera en primer debate. El senador Gabriel Zapata explica que el principal obstáculo del proyecto ha sido el análisis de los costos que le genera tanto al país como al sector bancario cambiar todo el sistema. “Se necesita concertar con el Gobierno, con los bancos y con el sector productivo para que haya conciencia de la necesidad de dar ese paso”, dijo. La última oportunidad en que hizo trámite la iniciativa fue en 2010, con ponencia de Antonio Guerra de la Espriella, Juan Mario Laserna y José Darío Salazar Cruz. Todos argumentaron que la iniciativa facilitaría además el manejo del Presupuesto General de la Nación (PGN), simplificaría la contabilidad del sector público y los particulares, se evitaría el desbordamiento de los formatos actuales y reduciría los costos de impresión.El senador Guerra de la Espriella señala que en el proyecto no ha llegado a feliz término debido a que falta una buena labor de pedagogía no solo sobre los beneficios, sino sobre los costos que no son tan altos para la Nación. En esa ocasión el proyecto quedó archivado en segundo debate. El senador Jorge Enrique Robledo manifestó en su momento que este cambio era innecesario, por lo que no se justificaba el valor, avaluado en $300.000 millones. Ahora, con el presidente Juan Manuel Santos al frente del Gobierno se está buscando que el proyecto sea aprobado en el Congreso de la República, esta vez en una iniciativa gubernamental. En 2012, el mandatario calificó este proyecto como prioritario ya que mantendría la fortaleza de la moneda. Señaló que el proyecto no ha tenido éxito ya que “hace falta explicarlo bien porque es un proyecto que realmente trae múltiples beneficios con un costo mínimo”. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señaló que entre marzo y junio de este año se presentará el proyecto, “que nos facilitará la vida” ya que el año anterior no hubo espacio por la agitada agenda legislativa. Gobierno presentará propuesta al SenadoPese a que la iniciativa no ha tenido mucho éxito en los últimos años, el hecho de que en esta legislatura sea una iniciativa del Gobierno y no parlamentaria le augura un mejor futuro. El senador Gabriel Zapata asegura que “si desde el Ejecutivo se ponen la camiseta y muestran la conveniencia del proyecto” puede llegar a feliz término. Así mismo, el senador Antonio Guerra indica que de presentarse “podemos hacer una buena labor de pedagogía para que tenga trámite”. Aunque la oposición al tema sigue vigente, expertos como la investigadora de Congreso Visible, Beatriz Gil, señalan que los proyectos del Ejecutivo en definitiva han tenido históricamente mejores resultados. Entre tanto, el senador Mauricio Lizcano manifiesta que en esta legislatura es complicado el trámite porque es muy corta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad