La economía colombiana para las festividades decembrinas no pinta bien

La economía colombiana para las festividades decembrinas no pinta bien

Noviembre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La economía colombiana para las festividades decembrinas no pinta bien

El comercio repunta, pero no como espera el sector. La inflación sigue bajando, pero el dólar no frena su alza. Expectativas.

El comercio argumenta que la dinámica de las ventas no ha sido la más propicia en los últimos meses. Este es el panorama que le espera a los colombianos en fin de año.

Aunque las luces de la Navidad ya se perciben en centros comerciales y  las celebraciones decembrinas alegran a muchos colombianos, la economía colombiana no tendrá una gran fiesta al cierre del 2016. El balance, según los analistas, tiende a ser agridulce. El comercio argumenta que la dinámica de las ventas no ha sido la más propicia en los últimos meses, ya que el consumo no está en su mejor momento debido al alza de las tasas de interés, mientras los industriales experimentan una lenta recuperación de la producción y las ventas.  Lea también: ¿Se desinfla la economía colombiana? Las pérdidas por el paro camionero registrado —entre junio y finales de julio— siguen dejando secuelas en muchas factorías.  “Lo que se dejó de vender durante el paro ya no se podrá recuperar”, admite Gabriel Velasco, gerente de la Andi, seccional Valle. La construcción  es un  sector con crecimiento. En Cali, por ejemplo, entre enero y agosto se vendieron 14.314 unidades habitacionales, lo que significó un aumento del 6,7% respecto a igual periodo del 2015.  Si la reforma tributaria elimina las exenciones a las empresas edificadoras, ese buen panorama podría tener nubarrones en 2017, ya que pondría en riesgo el 30% de los programas de vivienda de interés social, VIS, señala Sandra Forero, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol. Lea también: El dólar sigue en alza en Colombia. Por el lado de la inflación las cosas han mejorado en los dos últimos meses, ya que comenzó a ceder luego del impacto del fenómeno de El Niño y la protesta camionera. Sin embargo, el índice de precios al consumidor  finalizará el año será con un nivel similar al del 2015 que había sido del 6,77%. Pero si por el lado de la inflación la situación no está despejada del todo, el comportamiento del dólar seguirá con tendencia alcista hasta los últimos minutos del 2016.  Daniel Velandia, jefe de estudios económicos de Credicorp Capital, dijo a El País que los pronósticos económicos y de tasa de cambio están ahora muy ligados a la  aprobación de la reforma tributaria.  De igual manera, se conservan casi intactos las apuestas de que la economía crecería entre 2% y 2,5%, ya que las arcas del fisco perdieron $26  billones este año por culpa de los bajos precios del petróleo.Todo ello se ha reflejado en un menor consumo de los hogares y empresas y un encarecimiento del crédito. Las esperanzas están puestas en el 2017. El dólar continúa fortalecido La evolución de divisa estadounidense estará marcada para el fin de año sobre lo que pasará con la reforma tributaria y la posible alza de tasas por parte de la Reserva Federal.  Todo ello  apunta a que el dólar seguirá pegado a los $3000. Daniel Velandia de Credicorp Capital vaticina una cotización de entre $2800 y $2900 al cierre del 2016, mientras Munir Jalil, de Citi, pronostica una divisa de $2.950.  Otros analistas estiman que la volatilidad continuará en el inicio del 2017. “Sin una reforma tributaria creíble podría subir $3.100 o $3.200 fácilmente”, señala Velandia. La industria se recuperaLos estimativos apuntan a que la industria crecerá entre 4% y 5% al cerrarse el 2016. Sólo en agosto la producción aumentó 9.4%.  En el Valle del Cauca el pronóstico de  crecimiento de las industrias manufactureras será entre 3,5% y 4%, uno de los más altos del país. Según Gabriel Velasco, gerente seccional de la Andi,  ese comportamiento ha sido impulsado principalmente por los sectores de alimentos y bebidas y productos de aseo en la región.  “Para la industria es un buen fin de año, pero hay  incertidumbre  por la reforma tributaria”, admite.  A escala nacional, la refinación de petróleo ha sido el principal motor, pero no las exportaciones las cuales  cayeron 20,5% entre enero y septiembr. Para Javier Diaz, presidente de Analdex, “ese desempeño es mediocre y tenemos toda la tarea por hacer en política de exportaciones. Hubo una gran debilidad del mercado internacional que afectó al país”. Inflación aún asustaLa inflación escaló  durante los primeros siete meses del 2016, pero cedió hacia  agosto.    El paro camionero y la fuerte sequía generaron escasez de alimentos básicos y altos precios, pero la oferta ha vuelto a mejorar, tanto que la inflación de agosto y septiembre fue negativa.  Sin embargo, todo apunta a que la inflación cerrará en 6%, indicador que será base para negociar el salario mínimo del 2017. Pese al impacto que produciría el alza del IVA del 16% al 19%, Munir Jalil, de Citi, calcula que apenas será de 0,6%  en los precios por una sola vez. Consumo no repuntaEl sector comercial considera que  el 2016 ha sido un año regular, y así lo reflejó la caída de 1,91% en agosto. En igual mes del 2015 el crecimiento había sido de 5,3%. Para Guillermo Botero, presidente de Fenalco,  en el comercio “no estamos muy felices y creemos que no habrá un desempeño extraordinario al final del año”. Las peores caídas han sido en el consumo de vestuario, artículos de ferretería, pero crecen las venta de autopartes y lubricantes.  Según Botero “la gente está postergando sus consumos, sobre todo de bienes durables debido a la incertidumbre económica y a lo que vendrá con la reforma tributaria”.   El Dane informó que en Cali las ventas aumentaron 1% en agosto, pero este indicador es bajo ya que la ciudad venía de  crecimientos del 3%.Para el comercio, dice Botero, el impacto de un alza del IVA del 16% al 19% será alto, ya que el consumo podría seguirse deprimiendo. Empleo y PIBLa reducción del desempleo es un punto positivo, pese  a que el PIB apenas creció 2% en el segundo trimestre.  Entre julio y septiembre, la tasa nacional bajó a 8,5% en septiembre al crearse otros 298.000 puestos de trabajo.  Cali se ha visto beneficiada con la reducción de su tasa de desocupación la cual fue de 10,6% entre julio y septiembre y hubo otros 7000 empleos. “Ese empleo obedece a que hay una mejor percepción económica en la ciudad, lo cual se ha reflejado en los salarios”, recalca José Santacruz, miembro del Observatorio de Empleo del Valle.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad