La economía china sigue impulsada por el consumo

Agosto 30, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencias

A pesar de tener uno de los salarios más bajos del mundo, el pueblo chino está ávido de consumir productos y servicios.

Los incentivos al consumo interno fueron la clave para que China lograra superar los obstáculos de la crisis financiera internacional, convirtiéndose hoy en la segunda economía más importante del mundo, seguida de la estadounidense, tras ‘correrle la butaca’ a Japón.Los datos son contundentes. Durante el segundo trimestre de este año, el Producto Interno Bruto, PIB, chino fue de US$1,33 billones, en comparación con los US$1,28 billones de Japón, que hasta ahora se había mantenido como la segunda en el mundo. Este crecimiento podría acelerarse debido a que la población china está creciendo mucho más rápido que la japonesa. Además, la economía de China está subiendo a un ritmo de 10% anual, mientras que la tasa de crecimiento de Japón está entre el 2% y el 3%. El gigante asiático saca sus garras en medio de una lenta recuperación en Estados Unidos. La primera potencia mundial pasó de crecer 5,6% a finales del 2009 a un 3,7% en el primer trimestre del 2010. Entre abril y junio alcanzó un crecimiento de 1,6%. Para el analista internacional Germán Nova, China logró tan altos crecimientos debido a un planteamiento muy concreto. “En el año 2009 China reportó una caída de las exportaciones del 10% pero a pesar de esa reducción, su economía creció por encima del 8%. Ese crecimiento se debe a que este país replanteó su estrategia y fortaleció, a través del gasto público, la demanda interna, de manera que generó dinámicas que incentivaron el consumo”.Según el Fondo Monetario Internacional, FMI, este año, China lograría un crecimiento de 10,5% muy superior al 3,3% que crecería Estados Unidos y el 1,0% que según el Fondo alcanzaría toda la Zona Euro. El crecimiento de Brasil, líder en la región suramericana sería de 7,1%. Según analistas, Colombia crecería 4% este año.En China, son más de 1.400 millones de habitantes gastando y dinamizando el mercado interno, comparado con los 250 millones que hay en Estados Unidos y que al contrario, están gastando poco como medida para palear la crisis financiera.“La estrategia además, es poder exportar productos muy baratos y eso se sustenta en la reducción de los costos salariales, que son uno de los más bajos del mundo”, puntualiza Nova.En este punto, podría resultar difícil de entender que sea precisamente el consumo interno el que impulse la economía si los salarios son bajos. Julio César Alonso, director de Centro de Investigaciones Económicas y Financieras, Cienfi, de la Universidad Icesi explica que “el nivel de ingresos en la China ha sido tan bajo, que aún con estas remuneraciones actuales tan bajas, se mantiene estimulada la demanda. Mientras tanto, en otros países como Estados Unidos, o algunos europeos, los ingresos son altos, pero no hay demanda debido a la recesión”.Según Alonso, en el mediano plazo, la ventaja china seguirá siendo el costo de mano de obra tan bajo. “Como la población es tan grande, para que haya escasez de mano de obra que encarezca los salarios falta mucho. China seguirá teniendo fácilmente una década con los sueldos bajos”.Y es que sólo después de varias huelgas y una serie de suicidios, según el diario China Daily, los trabajadores chinos lograron aumentos en sus salarios a principios de este año. Fue así como en la próspera región de Guangdong, la remuneración mensual mínima pasó de 660 a 1.030 yuanes (US$151). En Pekín fue elevado en julio 20%, llegando a US$141. Por su parte, Shanghai tiene el salario mínimo más alto con US$165.Futuro promisorioGermán Nova coincide con muchos analistas en que de continuar esa tendencia, hacia el año 2027 China podría superar a Estados Unidos y convertirse en la primera potencia mundial. “El crecimiento se va a sostener y hay dos puntos importantes. El primero es que han logrado una tasa de cambio fija, que se ha venido revaluando a diferencia del dólar. La segunda, es que van a seguir explotando ese gran mercado interno que tienen y que en la medida en que aumenten más los salarios puede ser más importante para el total de la economía”.Sin embargo, Julio César Alonso, aclara que debe analizarse el crecimiento chino desde dos puntos de vista. “Una cosa es el nivel de producción y otra la calidad de vida. La población de China es muy grande y para que los estándares de bienestar alcancen la calidad de un país europeo o como Estados Unidos, todavía falta mucho”, dice.Admite que en términos del valor de la producción del país, es probable que muy pronto alcance a Estados Unidos y lo supere. “Pero más importante que tener un PIB grande, hay que propender por el nivel de vida que pueda alcanzar la población, lo cual no es muy claro todavía en China”.La misión colombianaPara países en vía de desarrollo como Colombia hay un gran potencial en este país de Asia Pacífico, según los expertos en comercio internacional. ”Cuando crece la demanda interna por productos, hay grandes espacios para intervenir, para vender café, productos básicos, manufacturas y exportaciones no tradicionales. Por ejemplo, con que el 5% de la población china empiece a consumir café en lugar de té, se crearía un gran segmento y la demanda mundial se dispararía”, dice Julio César Alonso.El Gobierno Nacional y los empresarios ya identifican este potencial. Aunque la balanza comercial ha bajado en los últimos años, todavía Colombia le compra más a China de lo que le vende y esta tendencia espera a ser revertida mediante estrategias de comercio bilateral. En este momento por ejemplo, un grupo de empresarios vallecaucanos se encuentra en Exposhanghai haciendo contactos de negocio y estrechando los lazos con los empresarios chinos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad