La cara amable de la revaluación del peso

La cara amable de la revaluación del peso

Septiembre 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Consumidores aprovechan hoy la debilidad del dólar y la fortaleza del peso para comprar tiquetes, carros y bienes durables. Pero existen muchas amenazas, dicen analistas.

Aunque la revaluación del peso se ha convertido en un serio dolor de cabeza para los exportadores colombianos, los consumidores le están sacando cada vez mayor provecho a la actual tasa de cambio.La debilidad del dólar —que ha perdido $240 en nueve meses del 2010— ha llevado a miles de hogares a aumentar su acceso a una canasta de bienes que antes era más pequeña por sus altos costos, recalca Julián Cárdenas, jefe de estudios económicos de Corredores Asociados.“Es una coyuntura de ganadores y perdedores. Y aquí los beneficiados han sido quienes tienen ingresos para comprar bienes durables como carros, computadores, celulares y hasta paquetes de turismo”, sostiene por su parte Julio César Alonso, director del Centro de Investigaciones Económicas y Financieras, Cienfi, de la Universidad Icesi de Cali.En efecto, hoy es posible comprar con un dólar a $1.800 un boleto aéreo por $655.000 (US$361) a Miami, o a Panamá por una suma similar. Esos tiquetes pasaban de $800.000 a finales del 2009.Por cuenta de la revaluación cada vez más familias cuentan con ‘juguetes tecnológicos’ de última generación, pero los más adquiridos son los computadores portátiles, (a menos de US$600) y los celulares Blackberry que se pueden conseguir hasta por $300.000 (US$166). Y últimamente el ipad a $990.000.Ni decir de los vehículos de gama media, cuyos precios oscilan entre $30 millones y $41 millones. Y las motocicletas que se facturan a partir de $1,8 millones, más los televisores LCD de 32 pulgadas a $990.000 (US$550). Alonso, sin embargo, pone de relieve la otra cara nada amable de la revaluación: “Cuando cae el dólar se afectan muchos empleos, es decir, personas que no se benefician de esa ventaja frente otros que sí tienen ingresos”.En eso coincide el analista Mauricio Cabrera al señalar que “los ganadores por la revaluación han sido sin duda los consumidores y los comerciantes que venden productos importados, aunque para que haya consumo es necesario que las personas tengan ingresos”.Pese a ello, las importaciones colombianas (incluyendo bienes de consumo duradero y no duradero) han continuado en aumento hasta llegar a los US$27.735 millones al cierre de julio de este año. En el 2009 sumaron US$32.898 millones a pesar de la crisis económica.La coyuntura revaluacionista ha jugado también un papel en la modernización de las factorías con la importación de bienes de capital. Esas compras de maquinarias llegaron a US$7.540 millones a julio pasado y a US$13.008 millones en 2009.Camilo Herrera, presidente de la firma de investigación y mercadeo Raddar señala que “los colombianos se sienten hoy en una mejor condición económica y por eso están consumiendo más ropa, computadores, celulares, carros, muebles del hogar y motos, pero motivados más por el menor costo de los créditos y la estabilidad en los precios”.Sin embargo, recalca que “el dólar tiene que ver con eso, pero su efecto tiene un retraso de seis semanas al consumidor, y lo que observamos ahora es que los precios de muchos productos corresponden a revaluaciones de dos meses atrás”.Datos de interésEn lo corrido del año el peso colombiano se ha valorizado o apreciado en 11,6%. La divisa verde ha registrado un descenso de $238 desde el 1 de enero del 2010.La actual revaluación del peso obedece a la avalancha de dólares que continúan llegando al país por cuenta de la mayor inversión extranjera en minería y petróleo, y por créditos externos del Gobierno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad