“La calamidad es que en Colombia paga hacer trampa”

Mayo 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Por: Alfredo García Sierra
“La calamidad  es que en Colombia paga hacer trampa”

Juan Ricardo Ortega, director de la DIAN.

Juan Ricardo Ortega, director de la Dian, reconoce fallas en el actual sistema tributario. Hay que acabar con las trampas y la evasión, dice el funcionario.

El sistema tributario colombiano debe ser más ágil para que los contribuyentes puedan cumplir con el pago de sus impuestos, y además como una forma de frenar los altos niveles de evasión.Ese es uno de los propósitos que persigue el actual Gobierno, con base en una serie de cambios que se vienen estudiando, y que todavía no están definidos.Dicha misión está a cargo de Juan Ricardo Ortega, director general de la Dian, quien recalca que la idea es que se le deje de hacer trampa al Estado en materia de impuestos. ¿Habrá una nueva reforma tributaria, o no?Ese es un tema que no se va a hacer público hasta que no se tenga la reforma. En eso el Presidente de la República y el Ministro de Hacienda han sido muy claros. Estamos discutiendo con mucha gente y acabando de entender qué es razonable y qué es justo. En eso no vamos a apresurarnos ni a decir nada hasta que hablemos con todos los intereses que tenemos en el país. En eso el Ministro ha sido muy radical de que hasta que no esté listo el asunto discutido no vamos a entregar información a los medios.¿Pero sobre qué pilares o bases se podría estar estudiando el tema?Es contar con un mejor sistema tributario. Un mejor sistema tiene muchas preocupaciones. El flujo de caja de los pequeños y medianos empresarios, que por la causación del IVA genera dificultades, o por las excesivas retenciones. Se está mirando cuál debe ser la tasa de renta correcta para que la gente tenga incentivos para crecer. La discusión sería sobre el régimen simplificado y atacar cosas que llevan a una masiva evasión en todo lo que son transacciones en el país. Estoy hablando de síntomas, no de las soluciones. Las soluciones son un proceso que se está discutiendo a nivel nacional con abogados, contadores y con empresarios. Me he reunido con mucha gente para escuchar las problemáticas para ver como sacamos una cosa que funcione.Usted habla de altos niveles de evasión de impuestos en Colombia. ¿Qué tan alta es esa evasión en IVA, renta y otros tributos?Hay evasiones que pueden llegar por encima del 20%. Y eso es parte de lo que se quiere tratar de ver cómo lo limitamos. Y como se limitan las cosas es haciendo un énfasis en la calidad y cantidad de la información, y de la capacidad de la Dian de poder generar sanciones ejemplarizantes. Ahí la discusión es más profunda, y en qué casos la norma podría ser modificada.¿Para endurecer esos controles, cabría modificar el actual Estatuto Tributario de Colombia, considerado como uno de los más engorrosos de América Latina?Hay que hacer un Estatuto Tributario más comprensivo para la gente y que haga más fácil pagar impuestos por parte de la mayoría de la población. Que tome en cuenta la realidad de Colombia y la realidad de las actividades económicas, en función de lo que son las cosas. Es un reto muy complejo. Es un reflejo de los niveles de informalidad que tiene Colombia y del por qué hay tanta gente que está interesada y dispuesta en utilizar, tres, cuatro o cinco RUT (Registro Unico Tributario) para que los distribuyan los empresarios y aparecer todos ellos con régimen simplificado. Por qué la gente registra y registra actividades económicas en empresas distintas para pasar los activos de una a otra y dejar unos cascarones con deuda.Por qué se insolventan tan fácil las sociedades. Lo que tenemos son preguntas, y todavía no puedo dar las respuestas, porque son procesos para entender esa realidad.¿Teniendo en cuenta esas maniobras, valdría la pena revivir el polémico tema de la cárcel para los evasores de impuestos?En Colombia el hacer trampa paga. Por que todo el mundo sabe que no le pasa nada de verdad grave, y por eso mucha gente trata de hacer trampa. Es una calamidad muy grande en el país que la gente no entienda que hacer las cosas como son es el mejor comportamiento. Obviamente, hay que hacer unas reglas fáciles y transparentes para ofrecerles servicios a las personas. El Ministro de Hacienda tiene un mandato de que a todos los asalariados la Dian les pueda enviar su declaración de renta ya hecha a sus casas, y que la gente pueda mirarla y firmarla. Ese es el tipo de cosas que forman parte de esa tarea. Sin duda la gente aquí cree que hacer trampa vale. ¿Esas declaraciones electrónicas podrían ser en parte la solución a la evasión de tributos?Indiscutiblemente. Es fundamental poder prestarle a la gente servicios muy creativos, dándole mucha información y facilitándole la vida. En vez de decirle a la gente que es evasora porque es mala, que no es el caso, toca brindarle todos los medios y las facilidades para que pueda cumplir la ley. Ese es el compromiso y parte fundamental de lo que se quiere hacer.¿Es factible seguir desmontando más exenciones que sólo favorecen a unos y que hacen inequitativo el actual sistema tributario colombiano?Ese no es el foco principal. Si se identifican algunas que no están cumpliendo su papel, obviamente se mostrará que no lo cumplieron. Se ha discutido mucho la historia de las exenciones de impuestos, y ya se eliminó una de las grandes, que era la del beneficio de descuento del 40% sobre activos fijos, que en los últimos años se prestó para una pérdida de recaudo del orden de los $3,5 billones por año. Eran fallas protuberantes como esa. Por fortuna eso ya está resuelto gracias a la reforma de diciembre pasado. Se ha hablado de un ajuste al régimen tributario en las Zonas Francas. ¿Qué tan viable es revisar esa tasa de renta del 15%, que según Fedesarrollo, es injusta con el resto de las empresas del país?El compromiso con los inversionistas es que generen empleo en el país. Eso es lo prioritario. Estamos pensando más bien es en cuáles son los buenos mecanismos para que la gente haga inversiones y empleo de verdad, y no solamente despidan a todos los empleados en un día en un lugar, para luego contratarlos en otro, y salir a decir que crearon 6.000 puestos de trabajo, cuando en realidad es la misma gente, pero con un nuevo contrato. Ese es el tipo de cosas que son aberrantes, y que vamos a tener que subsanar hacia adelante. ¿Se estudiaría reducir el número de tarifas de IVA en una futura reforma tributaria?Casi todos los países tienen varias tarifas de IVA. El tema en Colombia es complejísimo y no me atrevo en este momento a hacer ningún comentario al respecto. La reforma no está definida y no hay un acuerdo. Lo que estoy diciendo son las problemáticas del sistema tributario, y cómo se construye una reforma. Hoy en día no existe ningún texto en ese sentido. Nada de lo que he dicho va a hacer la reforma. ¿Por qué se dice entonces que el IVA es un tributo injusto porque grava productos básicos que deberían estar exentos?En el IVA hay mil enredos, está mal armado y no funciona bien. ¿Cómo puede funcionar bien?, es un debate fenomenal, porque aquí se le cobra IVA a ciertos productos de capital que no se puede restar. Y hay, asimismo, una cantidad de productos que tienen IVA que están en la mitad de la cadena, y la otra mitad con tasas distintas lo cual se presta para todo tipo de trampas. El sistema no está operando bien. Pero lograr hacerlo bien es el reto. En Colombia hay una enorme incoherencia y es la creencia de que el IVA es malo porque supuestamente no es progresivo, lo cual no es cierto. En nuestro país las estructuras de consumo y estratificación son tan brutales que cuando usted calcula el peso del IVA en estratos altos es del 8%, cuando en los estratos bajos no llega a ser el 3%. Claramente el IVA le pega muy distinto a los hogares porque la gente compra en plazas de mercado, que tiene un comportamiento totalmente distinto en el sistema tributario respecto a quienes adquieren bienes en grandes superficies.Existe además una interpretación equivocada que la han manejado algunos juristas que piensan que el IVA no se le puede poner a muchas cosas porque supuestamente genera un daño o un impacto grandísimo en las personas de ingresos más bajos.Evolucionar en esos debates requiere de mucho diálogo para que la gente tenga la misma información y podamos llegar a unos consensos de que es un sistema tributario razonable. ¿Con todas las fallas, la alta evasión de impuestos y las exenciones que aún existen, a qué meta de recaudo le apuesta la Dian para el 2011?Nuestra meta de recaudo es de $79 billones. Probablemente, un 15% más respecto al 2010.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad