“Kraft afianzará el área comercial en Colombia”

Febrero 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado I Elpais.com.co
“Kraft afianzará el área comercial en Colombia”

La empresa crecerá en la venta de salsas, galletas y quesos, dijo María Eugenia Fuenmayor, directora de asuntos corporativos.

Las pérdidas que le generó a la empresa el bloqueo comercial en Venezuela y las posteriores adecuaciones que debió adoptar para seguir atendiendo ese mercado la obligaron a cancelar operaciones en el Valle del Cauca. Determinación que se aceleró por la inundación de la zona franca a finales de noviembre

Si bien la decisión del cierre de la planta de Kraft Foods en la Zona Franca del Pacífico está en manos del Ministerio de la Protección Social, todo parece indicar que no habrá marcha atrás. Las pérdidas que le generó a la empresa el bloqueo comercial en Venezuela y las posteriores adecuaciones que debió adoptar para seguir atendiendo ese mercado la obligaron a cancelar operaciones en el Valle del Cauca. Determinación que se aceleró por la inundación de la zona franca a finales de noviembre del 2010 y que se prolongó durante seis semanas.Sin embargo, el cierre de la factoría no significa la salida de la empresa del país. La apuesta ahora es el fortalecimiento de las ventas de todos sus productos, como galletas, salsas, quesos y por supuesto, refrescos en polvo, que eran los que se producían en la planta del Valle.María Eugenia Fuenmayor, directora de asuntos corporativos y gubernamentales de Kraft Foods para el área andina, contó que la producción de refrescos y postres en polvo se trasladará a Costa Rica, en donde la compañía tiene una planta que suple el mercado centroamericano.¿Qué volumen de exportaciones manejaba la planta de la Zona Franca del Pacífico? A los países del área andina, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia se exportaban unas 16.000 toneladas anuales, pero el año pasado, hasta el cierre de la planta, que fue el 29 de noviembre, alcanzamos 12.500 toneladas.¿A qué se debía esa disminución? Al bloqueo comercial que le impuso a la compañía el Gobierno venezolano, tal como le pasó a muchas otras empresas. Ese mercado nos representaba el 50% de las ventas del área andina y no podíamos dejarlo desatendido y para seguir con él la compañía debió montar una planta, pues prácticamente esa fue la exigencia del presidente Chávez.Eso generó nuevas inversiones en equipos y maquinaria, cuando ya en el Valle teníamos una planta que suplía ese mercado. Eso se registró en el 2008.En otras palabras, la planta del Valle dejó de atender el mercado de Venezuela...Dejamos de atender Venezuela desde Cali, pero eso lo notificamos a los trabajadores y a los ministerios de trabajo correspondientes en cada país.¿Pero por qué la empresa no sustituyó ese mercado con otros para que no se afectara la planta en el Valle? Por supuesto que miramos otros mercados alternativos, pero una multinacional como la nuestra, que tiene presencia en 180 países y cadenas de manufacturas en toda parte no puede tomar decisiones apresuradas.Además, en Costa Rica tenemos una planta de refrescos en polvo que podía atender a Colombia y esa es la opción que estudia la empresa.Con lo que usted dice se puede concluir que la inundación de la Zona Franca del Pacífico le cayó a Kraft como ‘anillo al dedo’ para cerrar la planta...No lo puedo llamar así. Lo llamo estocada final, porque se trató de un proceso doloroso y muy difícil a pesar de que lo conversamos con anticipación con los empleados y el Gobierno.Durante los últimos tres años no hubo alternativas que no exploráramos para seguir aquí, pero todas iban en contravía de lo que habíamos diseñado. Sin embargo, le quiero decir que si una empresa no tiene mercados que atender no tiene posibilidades de hacer negocios y en ese caso no tiene sentido quedarse.Le quiero contar que Kraft está entre las primeras empresas de alimentos del mundo y la responsabildiad que tiene en calidad hace que las exigencias para producir tengan que ser enormes.La maquinaria que se inundó no se puede vender, tampoco es recuperable. La tenemos que destruir por estándares de calidad de la empresa¿Cuánto dinero perdió la empresa el año pasado?Todavía estamos evaluando la pérdida. Seguimos en manos de las aseguradoras. Pero en el 2009 superaron los $7.200 millones.El sindicato de trabajadores informó que el número de empleados era de 247. ¿Esa cifra es correcta? No, el número de empleados directos era de 166.Kraft no tiene más plantas en el país. ¿Qué hará ahora? No podemos dejar desatendidos los mercados. Lo que paso en noviembre no lo teníamos previsto, como tampoco irnos del Valle, pero lo más conveniente es Costa Rica. Allá hay una planta de bebidas y postres.¿Ya está decidido?Se debe tomar esa determinación en muy poco tiempo, pero la brújula está puesta en ese país. Mire, las multinacionales tenemos que ser más flexibles y adoptarnos a las circunstancias actuales. En colombia kraft Foods no sólo comercializa refrescos en polvo, también participa con salsas (como la mayonesa), galletas ( como Oreo y Club Social, entre otras) y una excelente línea de quesos finos. ¿La apuesta será entonces fortalecer el portafolio de productos en el país?Así es. Vamos a desarrollar un trabajo intensivo en la comercialización, pues la idea es fortalecer esa actividad en colombia. En el pasado no hemos tenido toda la fortuna para llegar a cada mercado y ahora queremos afianzar la distribución y crecer en todas las categorías.¿Harán nuevas inversiones?Más adelante pensaremos en mayores inversiones a medida que el mercado lo permita a través de cada una de las categorías que manejamos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad