‘Inundación’ de alzas llegó con el 2011

Enero 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra - Reportero de El País
‘Inundación’ de alzas llegó con el 2011

Preocupación. Muchos hogares ya están haciendo cuentas para saber cómo realizar sus gastos del 2011, un año que se afirma será complicado en materia de precios.

Los bolsillos de los colombianos tendrán que asumir sobrecostos en más de una treintena de bienes y servicios. Preocupan los alimentos.

Durante el 2011 los bolsillos de los colombianos estarán más acosados que nunca. La ‘inundación’ de alzas en los precios de bienes y servicios que llegó a pocos días de iniciarse el nuevo año, ya tiene a muchos hogares sacando cuentas sobre cómo enfrentar ese acertijo monetario.Y no es para menos, la ola invernal, que viene azotando al país, llevó a las nubes los precios de la mayor parte de los alimentos al presentarse un choque de oferta, que según los analistas, se mantendrá hasta marzo.A tal punto que la inflación del 2010 terminó en 3,17%, o sea 1,17 puntos porcentuales más que la del 2009, debido a la fuerte presión de los alimentos básicos de la canasta familiar.Precisamente ese indicador del 3,17% —que no se esperaba— pasó a ser el referente oficial para el reajuste de una amplia gama de productos, trámites, servicios y hasta de sueldos privados.Otros, como las multas y los trámites de tránsito desde el 1 de enero se liquidarán con base en el ajuste del salario mínimo (que fue del 3,4%). Y podrían subir más si el Gobierno revisa el incremento salarial y lo lleva al 4%, tal como lo propuso el presidente Santos. El primer campanazo fue el aumento en $100 de los precios en el galón de gasolina. Siguió luego el ajuste de los avalúos catastrales urbanos en 3%, sobre los cuales los propietarios de inmuebles pagarán el impuesto predial este año.Adicionalmente, los trámites notariales (documentos, escrituras, registros y declaraciones) serán más caros. Sus tarifas subieron en 3%. Una autenticación, por ejemplo, vale ahora $2.000. Contraer matrimonio por lo civil pasó a $31.600.Pese a lo anterior, la Superintendencia de Notariado y Registro ha dicho que en virtud de las medidas de Emergencia Económica, podría haber tarifas especiales y trámites exentos en las regiones afectadas por el invierno.Por otra, parte, los inquilinos deberán alistarse para un alza del 3,17%, una vez se cumplan 12 meses en sus respectivos contratos de arrendamiento de vivienda. Es decir, que si el contrato fue en octubre del 2010, dicho ajuste se aplicará a partir de octubre del 2011.Y a quienes viajen por carretera, les espera un incremento del 5% en los peajes a partir del 16 de enero. El Invías no ha explicado por qué el aumento será mayor a la inflación causada en el 2010.“Se trata de alzas que se aplican cada año, pero en el actual caso ya absorbieron el incremento del salario mínimo a pesar de que la economía cerró el 2010 a media marcha”, afirmó el investigador del CID, de la Universidad Nacional, Álvaro Zerda, tras advertir que ello obligará a reducir el consumo de los hogares.A sacar más plataPero el inventario de alzas es mayor. Las tarifas de los servicios públicos subirán lo mismo que el IPC. Los estratos más altos (5 y 6) deberán asumir una sobretasa del 20% en sus recibos de energía.Entre tanto, en colegios las matrículas y pensiones podrán reajustarse el 3%. Y hasta un 5%, dependiendo del escalafón, ayudas didácticas y servicios.Seguros como el Soat y las cuotas moderadoras de las EPS se anclarán a la inflación o un poco más. En esta última la cuota será en promedio de $21.500.Hasta las licencias de conducción ya estrenan ajuste del 5%. El trámite pasó de $78.000 a $82.000.Ni decir de los incrementos de precios en los insumos, materias primas, textiles, vestuario, telefonía fija y celular, planes de televisión por cable, internet, pólizas de seguros y transporte intermunicipal, que se avecinan. En Cali, por ejemplo, están sin definir alzas en las tarifas del MÍO, en taxis y el servicio de buses urbanos. En Bogotá el incremento fue de $100.Analistas como Camilo Herrera, presidente de la firma Raddar, justifican en gran medida esos reajustes.“Los costos de las empresas crecieron más del 4% el año pasado y la inflación fue del 3%, lo que deja una diferencia importante que causa una reducción en los márgenes de las empresas. Eso se debe ver reflejado en los precios que se transfieren a los consumidores”, señala.En su concepto, esa cascada alcista “es un fenómeno normal en los tres primeros meses de cada año”.Sin embargo, ante los sobrecostos que se vienen para los hogares, Julio Roberto Gómez, presidente de la Central General de Trabajadores, CGT, aseguró que tras la revelación de la inflación en 2010, el Gobierno quedó en deuda con los trabajadores del país. “Si hay revisión se debería subir el salario mínimo al menos en tres puntos” aunque él lo cree improbable. Otra carga que se prevé deberán asumir los colombianos serán los ajustes en los intereses financieros, que venían registrando un descenso en los últimos dos años para impulsar el consumo.Lo anterior por culpa del aumento en la tasa de usura que saltó al 23,42%, es decir, 2,1 puntos porcentuales más que el tope que rigió hasta diciembre. En otras palabras, se volverán a encarecer los créditos de consumo y ordinarios.El Banco de la República hará la próxima semana el primer análisis del año en materia de inflación y expectativas en materia de precios e intereses. Cabe recordar, que el Emisor mantiene congelada su tasa básica de interés en 3% desde hace más de un año, pero las condiciones podrían cambiar si la meta de inflación (entre 2% y 4%) se ve amenazada.“El invierno puede reducir el ánimo de los empresarios a la hora de pedir préstamos. Pero eso se sabrá cuando se conozcan los resultados del primer trimestre de 2011”, recalcó Marisol Torres, analista del Helm Bank.Por ahora habrá que esperar a ver qué sucede con la revisión del salario mínimo que prometió el viernes el presidente Santos. La idea es compensar en algo lo que muchos colombianos tendrán que pagar este año por cuenta de la ‘inundación’ de alzas.Alimentos, la gran incógnitaDe la recuperación de dos millones de hectáreas agrícolas y ganaderas, que resultaron anegadas por la ola invernal, dependerá en gran medida este año el comportamiento de los precios de los alimentos.La papa, las frutas, lo mismo que las verduras y hortalizas han registrado alzas de entre 10% y 80% por baja oferta. Un caso particular es el de la cebolla que cerró el año con un incremento del 78%. El azúcar ha subido 37%, el arroz 10% y la carne de res otro 10%, e igual porcentaje en el huevo.Por ello el ramo de alimentos (que representa el 30% de la canasta familiar) le pegó duro al IPC del 2010, al registrar un aumento del 4,01%. Analistas y Gobierno coinciden en que entre enero y marzo habrá inconvenientes en el abastecimiento de productos del campo, ya que muchas cosechas resultaron afectadas. “Hemos estimado una inflación de alimentos del 3,8% en el primer semestre, mientras en el segundo se puede moderar”, admite Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad