Intenso verano ya deja pérdidas hasta del 40% en la ganadería del Valle

Septiembre 10, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá

Gremio hace llamado de alerta al Gobierno Nacional por este panorama. No hay pastos en más de 10 mil predios del departamento.

Pérdidas en la productividad de leche y carne hasta en un 40% y afectación en el proceso de reproducción de los animales, son algunas de las consecuencias para los ganaderos por el intenso verano que se registra en el departamento.

Así lo indicó Andrés Sandoval Garcés, gerente de la Cooperativa de Ganaderos del Centro y Norte del Valle del Cauca, Cogancevalle.

Según el funcionario, la falta de forraje en los predios ubicados sobre el valle geográfico del río Cauca, especialmente en los municipios del norte del departamento, ha obligado a algunos propietarios de hatos ganaderos a trasladar sus animales hasta zonas de ladera o de alta montaña para que los bovinos no se vayan a morir de hambre.

Entre los municipios afectados por el Fenómeno del Niño están Cartago, Bolívar, Jamundí, Bugalagrande y Tuluá.

Precisamente, los ganaderos tulueños están trasladando sus animales a fincas ubicadas en los corregimientos de Barragán y Santa Lucía, en la cordillera Central.

Lea también: En Cali se han sentido calores mucho peores: experto de la CVC

El Gerente de Cogancevalle indicó que el Gobierno Nacional le debe lanzar un salvavidas a este sector de la economía nacional, así sea entregándoles a los ganaderos afectados subsidios para alimentar a los animales o para la adquisición de la maquinaria necesaria para la producción de forraje y heno que serviría para las épocas de sequía o de invierno intensos.

En el mismo sentido se pronunció Andrés Sinisterra González, profesional de Gestión de Proyectos de Cogancevalle, quien dijo que los efectos del verano se evidencian en muchos de los 10.000 predios o hatos ganaderos que hay en el Valle del Cauca en donde los pastos desaparecieron por completo.

"Una de las alternativas es que se intensifique la ganadería ecológica que consiste en aprovechar los árboles forrajeros como el matarratón, la leucadena y el botón de oro, que se pueden usar como cercos vivos para que los animales se alimenten de esas especies”, manifestó Andrés Sinisterra.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad