Ingresos por sobretasa de la gasolina se evaporan en Cali

Ingresos por sobretasa de la gasolina se evaporan en Cali

Febrero 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo A.| Reportera de El País

El consumo de gasolina no aumenta, aunque sí lo hace el número de vehículos. Empresas de transporte tanquean en Yumbo. Hay contrabando.

Rafael Rodríguez es un empleado de una multinacional de Cali que cada semana se traslada hasta el sector de Sameco para tanquear su carro. Según él, las estaciones de servicio en Yumbo venden el combustible hasta $250 más barato que en Cali, lo que lo motiva a hacer el viaje.Esta idea la tienen muchos otros caleños, pero lo que más llama la atención es que algunas empresas de transporte público que circulan en la capital del Valle hacen lo mismo.Esta semana varios concejales advirtieron que esa es una de las causas de la reducción en el consumo de combustible en Cali, y por ende, una de las razones por la que los ingresos que el Municipio recibe por sobretasa a la gasolina (impuesto al consumo) vengan en descenso. En los últimos cuatro años el recaudo de este gravamen ha disminuido en 2,2% promedio anual, según Hacienda (ver gráfico), cuando el crecimiento del parque automotor promedio, en ese periodo, ha sido de 6,7%. Lo increíble es que, según el concejal Michel Maya, el Masivo Integrado de Occidente, MIO, también tanquea en Yumbo, y hasta la Secretaría de Tránsito de Cali, tiene acuerdos de compra con estaciones de ese territorio. Se estima que en las ‘bombas’ vecinas a Cali se venden 2.800.000 galones al año de combustible, cuya sobretasa se va para Yumbo o Candelaria, pero quienes tanquean allá circulan por las calles de la capital del Valle.Más carros y menos recaudoEn el año 2004 había registrados en la ciudad de Cali 281.771 vehículos (automóviles, motos, buses, camiones) y al finalizar enero del 2012 este número cerró en 452.857 vehículos, según el Centro de Diagnóstico Automotor. Mientras tanto, el consumo de combustible ha permanecido estático durante estos años. Cifras de Hacienda indican que en el 2008 se vendieron 71,9 millones de galones de gasolina y el 2011 se cerró con 71,5 millones de galones, cuando el parque automotor aumentó en más de 80.000 vehículos, en ese periodo.El Municipio y el Concejo de la ciudad tienen claro que algo está pasando. Además de que caleños y empresarios compren combustible en ciudades vecinas, hay un tema que preocupa aún más y es el contrabando técnico de la gasolina, una situación que no es nueva, pero sobre la que no se han tomado medidas estrictas.Dicho contrabando se presenta porque desde Yumbo se atiende el mercado del Suroccidente del país, es decir, se despacha el combustible en carrotanques para Cauca y Nariño. Este último departamento está cobijado por la Ley de Fronteras, que tiene varios beneficios, entre ellos, una gasolina que se vende $1.000 más barata que en Cali, según Fendipetróleo.El problema es que algunos de los carrotanques que se despachan para Nariño, no llegan a su destino, sino que se quedan en Cali. Ese producto se distribuye localmente y de forma irregular, y no paga el impuesto a la ciudad.Roy Alejandro Barreras, concejal de Cali, explica que un 30% de la gasolina que sale para Nariño se queda en Cali, lo que en plata significaría unos $20.000 millones de sobretasa a la gasolina al año que se le escapan o ‘evaporan’ a la administración.Juan Carlos Botero, ex director de Hacienda de Cali afirma que los esfuerzos del anterior Gobierno se concentraron en hacer operativos en las estaciones de servicio para controlar que no hubiera evasión con los medidores. Pero asegura que el contrabando técnico es un problema estructural que no es fácil de atender.“Nariño también padece un contrabando porque la población compra en Ecuador a precios más económicos y por lo tanto no les hace falta el combustible que sale de la planta de Yumbo y que se queda en Cali”, afirma.Se teme que tras este negocio de la gasolina haya grandes inversiones, inclusive, empresarios que tienen estaciones en el Valle y en Nariño, lo que les facilitaría facturar como si se vendiera en el sur del país, pero en realidad se comercializa en la ciudad. Jorge Navia, presidente de Fendipetróleo en el Valle, asegura que las estaciones de gasolina de Cali no evaden la sobretasa, pues es muy fácil comprobar cuánto venden con las facturas de compra de los mayoristas, que son los que trasladan el impuesto al municipio.Pero no descarta que sí exista el contrabando técnico del combustible, problema que se fomentó desde que existe la Ley de Fronteras.Las solucionesLa directora de Hacienda Municipal, Cristina Arango, dice que el contrabando y tanqueo por fuera de Cali, no son las únicas razones por las que el recaudo de la sobretasa a la gasolina no crece al mismo ritmo del número de automotores. A estas causan se suman: la conversión de vehículos a gas natural (se estima que 45.000 carros usan ese combustible); la eficiencia de los motores actuales que hacen que los carros gasten menos gasolina, la salida de las calles de cientos de vehículos de transporte público y el mayor uso del MIO.“Vamos a continuar con la revisión tributaria (fiscalización) a estaciones de servicio y distribuidores mayoristas y con el control al transporte de combustible con destino hacia la zona de frontera”, plantea Arango.Según Fendipetróleo, es posible pedirle a Ecopetrol que marque el producto que tiene como destino Nariño, lo que facilitaría el control al contrabando. Desde el Concejo se propuso restringir el horario de movilización de carrotanques que van hacia el Suroccidente y ponerles vigilancia, pero lo cierto es que ni en el pasado, ni ahora hay una estrategia clara para evitar que el recaudo de la sobretasa siga bajando. Lo único que queda, por el momento, fue el llamado de Hacienda a que los caleños compren gasolina en Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad