"Ingenios jamás han formado un cartel del azúcar", dice el Presidente de Asocaña

"Ingenios jamás han formado un cartel del azúcar", dice el Presidente de Asocaña

Abril 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Luis Fernando Londoño, presidente de Asocaña.

Luis Fernando Londoño, presidente de Asocaña, sostiene con vehemencia que los denunciantes quieren que se desmonte el Fondo de Precios.

Luis Fernando Londoño Capurro, vocero del gremio que agrupa a los ingenios azucareros del suroccidente del país (Asocaña), sostuvo que la apertura del pliego de cargos contra los representantes de los ingenios hace parte de todo el proceso de investigación que se adelanta contra ellos desde el año pasado.Ayer mismo, los abogados comenzaron a analizar la nueva resolución que expidió la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, la cual involucra ahora a 18 personas, representantes legales de los ingenios. Pero para Londoño Capurro es claro que lo que buscan los denunciantes con las acusaciones es que se elimine el llamado Fepa, Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar. Afirmó con vehemencia que el sector no ha formado un cartel para fijar precios, ni ha creado una estrategia para bloquear las importaciones del granulado. En diálogo con El País aclaró varios puntos.La SIC los investiga por presuntas prácticas restrictivas de competencia. ¿Qué tiene para decir?Asocaña, los ingenios, más de 2.700 cultivadores de caña y más de 1.800 trabajadores del sector de la agroindustria y las empresas vinculadas al sector constituyen parte esencial para la economía nacional y el progreso del país.Esas empresas han realizado una actividad durante más de un siglo, como es el caso de Manuelita, con apego a sus principios y por eso rechazamos las insinuaciones y afirmaciones inexactas promovidas por terceros interesados, las cuales afectan su buen nombre y su derecho a la defensa.Incluso, la expresión que se escuchó en los medios es que se habría conformado un cartel del azúcar. ¿Cuál es su apreciación?En este sector jamás se ha formado un cartel del azúcar que adelante prácticas ilícitas o delictivas de ninguna índole.Este es el renglón de la economía que más empleo genera en el suroccidente colombiano, tiene la más alta participación en el PIB agrícola de esta región, representa el 16 % del PIB.Como ‘cluster’ es una cadena que incluye las empresas que dependen de los ingenios, los cultivadores, los trabajadores y proveedores de insumos, pero también a todas las industrias que dependen de este renglón, como la antigua Propal, que utiliza el bagazo de la caña. Aquí no estoy incluyendo a los industriales consumidores de azúcar, que algunos de ellos fueron los que denunciaron a nuestra agroindustria. Se buscaron unos productores de bocadillos para camuflar a las multinacionales que hicieron las denuncias.La verdad es que los denunciantes son grupos económicos fuertes, pero que no tienen tantos accionistas como la agroindustria azucarera.¿A su juicio qué interés pueden tener en hacerles daño?Quieren someter, a través de todas las formas de lucha, los instrumentos de política pública agrícola que protegen los ingresos de los cultivadores de caña, de los procesadores, mejor dicho de los primeros eslabones de la cadena productiva de la caña de azucar. Los quieren hacer desmontar. Cuando digo instrumentos me refiero al Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar, el llamado Fepa. En otras palabras, lo que se busca a través de esa resolución de la Superintendencia de Industria es desmontar el Fepa.¿Pero por qué razones? Porque en la medida en que no haya protección en los ingresos de los cultivadores de caña de azúcar, ni de los ingenios y en la medida en que se quiebren, como iba a pasar a comienzos del Gobierno de Pastrana, los industriales podían seguir importando azúcar en grandes cantidades, pues es libre la importación, aquí cualquiera puede importar la cantidad de azúcar que quiera sin ningún obstáculo.Pero para evitar la quiebra el Gobierno Pastrana creó el Fepa.El incremento de las importaciones desde el 2004 a la fecha año es muy grande, pero además ha tenido un arancel del cero por ciento en los últimos años.Si los precios están en el suelo el arancel sube un poco para salvaguardar los ingresos de los cultivadores de caña y de los ingenios. En eso ayuda el Fondo de Estabilización, que, como le digo, fue creado por el Gobierno y lo preside el Ministro de Agricultura.¿Lo que quiere decir es que tergiversaron las bondades del Fepa?Totalmente, pero contrario a eso, la resolución de apertura de investigación en el numeral noveno establece que no hubo acuerdo de precios.La Superintendencia Delegada para este tema no encontró, en principio, que los ingenios hubiesen realizado un acuerdo anticompetitivo para fijar de forma directa o indirecta los precios en el mercado del azúcar industrial para el 2009 y 2010, tal como lo manifestaron los denunciantes.¿Es decir, según usted, la Súper descartó que haya habido acuerdo entre los ingenios? Claro, la Súper descarta acuerdo de precios, pero agrega que hay que investigar si hay acuerdo sobre producción o sobre mercados. Vale la pena recordar que el pasado 25 de junio del 2012 se le notificó al Ministerio de Agricultura, de acuerdo con la Ley de Competencias, que el Artículo 31 establece que los fondos de estabilización de precios están bajo la vigilancia y control del Ministerio de Agricultura.Esa misma cartera resaltó que el Fondo de Estabilización de Precios no establece cuotas de mercado, ni fija precios o niveles de producción, no determina políticas, ni lineamientos de distribución o de exportación y no regula ni interviene las relaciones entre los ingenios y sus proveedores, así como tampoco entre los ingenios y sus compradores.¿Así las cosas, usted piensa que se están ensañando contra el sector azucarero del Valle?Contra los cultivadores de caña, contra los ingenios y contra los primeros eslabones de la cadena productiva de la caña de azúcar.¿Qué hay detrás de todo esto?El fondo de este asunto es desmontar el Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar. Pero le quiero decir que no me equivoco si le digo que los amigos de Procaña también defienden el Fondo porque es un gran instrumento de política pública para el agro.Señor Londoño, también se habla de que los ingenios se unieron para bloquear la importación de azucar, ¿usted qué responde?Esas afirmaciones sobre unas supuestas actuaciones de ingenios y de Asocaña para afectar importaciones de Costa Rica y de otros países quedaron claramente desvirtuadas.Está en un expediente certificado y expedido por el gremio de los productores de azúcar de Costa Rica, debidamente auntenticado por la Cancillería de ese país. Además fue remitido a la superintendencia de Industria y Comercio de Colombia.El texto de ese documento se lo resumo así: “nunca los productores han exigido ni han solicitado vistos buenos a Asocaña para realizar exportaciones”.Mire, ningún país centroamericano ni del mundo ha presentado alguna queja en ese sentido.Ninguna nación conoce que hayan existido certificaciones o autorizaciones para ciertas ventas de azúcar con destino a nuestro país o a alguna empresa, como por ejemplo la Compañía Nacional de Chocolates de Colombia.A mí me gustaría un careo en un juzgado penal para conocer qué se ha dicho sobre Asocaña, pues en su momento se dijo que Asocaña impidió la entrada de azúcar de Costa Rica a Colombia, destinada a esa empresa o a cualquier otra organización.¿Cuánto han aumentado las importaciones del granulado?Las importaciones aumentaron más de 85 % en el 2012 respecto del 2011. Vienen de Brasil y también de Bolivia.¿Pero de ningún otro país diferente a Costa Rica ha expresado bloqueos para exportar?Mire, Asocaña no ha recibido queja alguna en ese sentido, ni la han investigado por eso. Nuestro gremio no ha obstaculizado nada. El que quiera importar caña lo puede hacer.¿Cómo han evolucionado los precios del granulado?Han caído en los últimos meses por encima del 20 %, pero mire, mientras los precios del azúcar caen, los de productos con ese valor agregado suben. Y desde el 2001 al 2013, en estos doce años, el precio del azúcar, según el Dane, ha aumentado mucho menos que el precio de los chocolates o de los confites o productos de panadería.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad