Inflación: analistas dudan de que el costo de vida baje este año

Inflación: analistas dudan de que el costo de vida baje este año

Julio 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa.
Inflación: analistas dudan de que el costo de vida baje este año

Controlar el precio de los alimentos es clave para atajar la inflación en el país, pues estos participan con el 28,5 % de la variación. En el primer semestre del año el IPC de este grupo de productos en la ciudad de Cali fue de 9,40 %, superior al promedio del país.

Los precios de los alimentos no tienen un rumbo claro y mientras algunos analistas piensan que bajarán, otros temen que seguirán al alza.

Mientras el Gobierno Nacional sigue apostando a que los precios de los alimentos y productos de la canasta familiar bajarán en el segundo semestre del año, analistas ponen en duda esta posibilidad y todos han tenido que revisar nuevamente sus pronósticos de inflación para el 2016.

Todo porque en junio, cuando se pensaba que los precios en Colombia empezarían a bajar, se dio lo  contrario y los alimentos volvieron a subir. La inflación  llegó entonces a 5,1 % en el primer semestre del 2016, superando la meta del año del Banco de la República  (4 %) y la variación de precios de los alimentos  se situó más arriba en  8,36%  en el país y 9,40 % en Cali. 

Esta cifra refleja, según analistas, dos situaciones: el alza de la tasa de cambio que afecta los productos importados (entre enero y abril se compraron en el exterior  4,9 millones de  toneladas de alimentos) y el fenómeno de El Niño, que aunque ya pasó aún deja rezagos en la economía. 

Alejandro Reyes, gerente de investigaciones de la firma Ultraserfinco, explicó que como el impacto de los dos fenómenos mencionados anteriormente estaba por desaparecer, se esperaba que la inflación cambiara de rumbo, pero los recientes paros agrario y camionero no permitieron ese viraje y extendieron la temporada de alzas, aunque cree que en el algún momento del segundo semestre esto se revertirá. 

Es decir, la inflación empezará a bajar, tal como lo proyecta el Banco de la República. “Se espera que en el segundo semestre los choques de los precios de los alimentos y de la depreciación se empiecen a diluir, lo que junto con las acciones de política monetaria debería conducir la inflación al rango meta en el 2017”, dijeron las directivas del Emisor en las minutas de junio. 

Sin embargo, no todos son tan optimistas,  Julio César Alonso, director del Centro Internacional de Economía y Finanzas, Cienfi, de la Universidad Icesi, afirmó que el panorama de inflación no es bueno  y es claro que las metas del Banco Central no se cumplirán este año.

Inclusive es posible que el alza en los precios de los bienes y servicios de la canasta familiar estén por encima del 8 % en 2016.  Pero para el economista, esto no sería lo peor, lo más  grave es que se pone en duda la meta del Indice de Precios al Consumidor (IPC) para el 2017.

“La situación que tenemos es bastante riesgosa, en  2017  viene la  reforma tributaria con más IVA,  no se sabe qué impacto tendrá el fenómeno de La Niña que arrancaría en octubre, lo que también puede impactar los precios en el futuro”, dijo el académico.

¿Y los alimentos?

La directora de la Cámara de Alimentos de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), María Carolina Lorduy, dijo que no hay una razón objetiva que indique que los alimentos se mantengan en los niveles de precios que alcanzaron durante el año pasado. “Incluso, no hay justificación para haber alcanzado esos niveles de precios”.

Lorduy ha traslado esa inquietud a los voceros de gremios agrícolas, quienes  dicen que sí hay razones para los incrementos, la principal de ellas, la condición climática que vivió el país con el Fenómeno de El Niño.

Al menos eso dice Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), quien reiteró que el clima afectó gravemente el sector agrícola y si bien ya pasó la sequía, “uno tiene que ser agricultor para saber   que cuando se empieza a preparar la tierra y a sembrar, no está el producto al otro día. Este es un proceso que se demora meses”.

Al respecto, el economista Gonzalo Palau,  dijo que el fenómeno de El Niño ya pasó y es preocupante que los precios se mantengan altos, “eso es lo que más afecta a los colombianos y se debe buscar cómo solucionarlo”.

Pero considera que los costos de los alimentos sí podrían subir más por el paro camionero que completó más de un mes y por la temporada de lluvias que se aproxima. “En caso dado de escasez, el país estaría de nuevo en la problemática de incremento de precios por los cambios climáticos, como la que padeció a finales del año pasado”.

¿Qué hacer?

Para Alejandro Reyes, gerente de investigaciones de  Ultraserfinco, contra los fenómenos climáticos es poco lo que se puede hacer  para atajar el alza de los precios y tampoco hay mucha movilidad sobre la tasa de cambio.

“Por el lado del Gobierno lo que se esperaba era apretar el gasto y eso se ha hecho, no tanto por la  inflación sino por el déficit. El tema es de paciencia y  debemos  esperar a que esos  impactos se reduzcan”, aseguró.

Por su parte, analistas del Bancolombia consideran que  mientras que la inflación siga sorprendiendo al alza como lo hizo en junio, la respuesta de la autoridad monetaria será continuar aumentando la tasa de intervención que hoy se situá en 7,50 %.

“En particular, las sorpresas inflacionarias no solo tienden a incrementar el grado de persistencia de la variación de precios, sino que también pueden llevar a que la lectura de inflación al cierre del año se incremente. Si esto ocurre, los aumentos del salario mínimo y de muchos bienes y servicios que se basan en la inflación observada empezarían el próximo año en niveles altos”. 

Agregaron que esto llevaría a que la corrección de la inflación se haga cada vez más compleja.

“Por lo anterior, además de prever un incremento de 25 puntos en la tasa de interés para este mes, esperamos que las decisiones siguientes de política estén condicionadas por la forma en la que se comporten las lecturas de inflación este y los próximos meses”.

Mientras el país y el Banco de la República debaten las políticas económicas, los  colombianos son los que sufren la alta inflación, en especial la de alimentos que, en los últimos 12 meses se situó en  14,28 %.

En los hogares se han sentido alzas que oscilan entre en 40 % y 400% de productos básicos de la canasta familiar como  cebolla,  papa,  carne, frutas y cereales. Ahora todos esperan por el milagro que ataje  la inflación.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad