Industria textilera se recupera y lucha contra el contrabando

default: Industria textilera se recupera y lucha contra el contrabando

Los empresarios hablan de crecimiento, más producción y empleo, pero no desaparece la amenaza del contrabando.

Industria textilera se recupera y lucha contra el contrabando

Febrero 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Los empresarios hablan de crecimiento, más producción y empleo, pero no desaparece la amenaza del contrabando.

¿Cómo cree que les irá este año a las empresas de textiles y confecciones? Esta fue una de las preguntas constantes que se les hicieron a los industriales de este sector reunidos en la feria Colombiatex, que culminó esta semana en el país. La respuesta, en la mayoría de los casos, fue contundente, “bien y estamos creciendo”. Mientras Antonio Lozano, gerente de la firma vallecaucana Denim Factory contestaba a este interrogante en su stand en la feria, entró un joven empresario paisa y le solicitó cotizar la producción de un paquete de bermudas o pantalones cortos.Hablaban en un lenguaje desconocido para los que no están en el sector; unidades, tipos de tela, tejidos, tintes, colores, formas, etc. Intercambiaron datos y posiblemente hagan negocio. “Hay un claro incremento en la demanda local motivada por varias razones, un dólar más caro, y el arancel que impuso el Gobierno a las importaciones, lo que ha fomentado las compras nacionales y desmotivado las internacionales”, analiza Lozano, mientras seguía atendiendo a los compradores que se acercaban al stand de la compañía.La Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCyA), estima que la producción de la industria de confecciones del Valle del Cauca creció 20% en el 2014, una cifra que supera las expectativas del sector y que permitió la creación de unos 9000 empleos el año pasado. Para este 2015 las expectativas son similares. Cálculos de Inexmoda indican que el crecimiento del sector de prendas de vestir podría ser de 7% en el país y superar ventas de $17 billones, gracias al aumento del consumo nacional y el reemplazo de las importaciones.En la práctica, los empresarios lo están viviendo. Juan Carlos Gómez, es el representante de ventas en Suramérica de la firma caleña Spataro Napoli que exporta el 65% de producción y cuenta con unos 650 empleados. “El año pinta bien, estamos fabricando 5000 unidades diarias de camisas y vamos a llegar este año a 5400 unidades”, dice el directivo quien estuvo atendiendo eventuales compradores en la feria de Colombiatex. Asimismo, Tatiana Rodríguez, quien trabaja con la empresa local Fusión látex, no se atreve a calcular cuánto ha crecido la empresa en ventas, pero sin dudar asegura que hoy los clientes están doblando los pedidos frente a lo que solicitaban el año pasado. “Este negocio va en crecida”, dice.., “nos ayuda mucho la tendencia fitness del momento porque nosotros producimos látex que es una materia prima para la producción de fajas y se utiliza ahora en ropa deportiva y vestidos de baño”. Aunque reina el optimismo entre estas compañías, tampoco se cierran a la realidad, pues esta industria apenas viene en recuperación. Hace 7 años exportaban unos US$2000 millones y en el 2014 la cifra llegará a US$950 millones.Además de la falta mano de obra calificada, por ejemplo, Denim Factory requiere unas 40 personas nuevas, hay problemas coyunturales como las restricciones impuestas por Ecuador y estructurales como el contrabando que minan el crecimiento. Invasión de telas ilegales En el stand del Grupo TEX, una empresa caleña que lleva 3 años en el mercado y que participó de la reciente feria de Colombiatex-, no hay descanso y los representantes de la compañía atienden a los potenciales compradores que se acercan al lugar al mismo tiempo. Diego Felipe Rueda, gerente de esta firma, asegura que el panorama del negocio es muy bueno y que este año piensan ampliarse a mercados alternos, sin embargo, coinciden en que todo sería mejor si existiera un mayor control al contrabando. “Al país entra demasiada tela ilegal, es un flagelo que nos afecta mucho, lo mismo que a la confección y al calzado. Colombia tiene que importar telas porque no produce lo suficiente, pero el problema es la competencia desleal”, comenta.Cifras de la Cámara de Algodón, Fibras, Textiles y Confecciones de la Asociación Colombiana de Empresarios (Andi), indican que entre enero y octubre del año pasado ingresaron al país 1.640 millones de metros cuadrados de tela, de las cuales 900 millones de metros cuadrados se consideran contrabando técnico o subfacturación porque ingresaron al país por debajo de US$3 el kilo, cuando el precio mínimo al que podrían ingresar estos productos sería a US$4 el kilo. Asimismo, en hilados ingresaron 5 millones de kilos por debajo de un dólar, cuando el precio debería estar por encima de US$2,5 el kilo. “Está claro que no se pueden tomar medidas para un solo eslabón de la cadena, porque el arancel que se impuso para las importaciones de confecciones funcionó de cierta forma, pero ahora vemos como los importadores entran productos bajo otras partidas arancelarias o están ingresando el contrabando triangulado de países con los que tenemos TLC”, cuenta Juliana Calad, directora de la Cámara de Algodón de la Andi. Agrega que se ha observado como llegan las confecciones provenientes de Honduras, Estados Unidos, Ecuador, pero que en realidad vienen de China y según las indagaciones gremiales, entran sin cumplir los requisitos de origen, o “declaran un contenedor, por ejemplo, con alambre, pero traen además confecciones”. En el 2014, la Policía Fiscal Aduanera incautó 2,1 millones de metros de tela de contrabando por valor de $8800 millones y aprehendieron en confecciones 9,8 millones de prendas (equivalen a 300 contenedores) por $74.000 millones. Pero se estima que al país entran por medios ilegales unas 280 millones de prendas.“Este año la industria textil y de confecciones proyecta un crecimiento de 7%, pero si se redujera el contrabando la cifras serían más positivas”, dice César Maldonado, presidente de la compañía Protela, quien en medio de reuniones en Colombiatex planteó que se requieren medidas más fuertes y una ley que introduzca penas ejemplarizantes. La buena noticia, afirma el directivo, es que según la Policía Fiscal y Aduanera avanzan grandes investigaciones contra el contrabando y “de estas hay unas 3 próximas a generar resultados”.Los empresarios claman por más acciones gubernamentales y en muchas ocasiones sienten que no hay el suficiente apoyo para mantener los negocios, pero aún así no pierden el optimismo. La feria de textileros y confeccionistas terminó con los ánimos arriba, se estima que pueden generarse US$306 millones en ventas los próximos meses de los contactos realizados esta semana, los cuales no le caen nada mal a la industria que espera resurgir y ganarle la batalla a los ilegales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad