¿Incentivos tributarios generarán empleo juvenil?

default: ¿Incentivos tributarios generarán empleo juvenil?

Aunque el Gobierno no lo considera una reforma laboral, para analistas y dirigentes sindicales el proyecto de ley de alivios tributarios, que radicó el Gobierno Nacional el viernes pasado en el Congreso, tiene ese tinte.

¿Incentivos tributarios generarán empleo juvenil?

Agosto 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas, reportera de El País.

Aunque el Gobierno no lo considera una reforma laboral, para analistas y dirigentes sindicales el proyecto de ley de alivios tributarios, que radicó el Gobierno Nacional el viernes pasado en el Congreso, tiene ese tinte.

Aunque el Gobierno no lo considera una reforma laboral, para analistas y dirigentes sindicales el proyecto de ley de alivios tributarios, que radicó el Gobierno Nacional el viernes pasado en el Congreso, tiene ese tinte, pues plantea elementos que los hace pensar así. Uno de ellos son las exenciones. Como se recordará, el presidente Santos pretende crear 2,5 millones de puestos de trabajo. La apuesta está centrada en enganchar a un trabajo formal a los jóvenes.Según el Dane, la tasa de desempleo de este grupo poblacional se ubicó en 22,2% en el trimestre abril-junio de 2010. El doble de la cifra nacional de desempleo, que a junio fue del 11,6%. Las más golpeadas son las mujeres.La fórmula es otorgar beneficios tributarios a los empresarios que empleen personas menores de 25 años.Estos consisten en el descuento del 100% de los aportes parafiscales que paga el empleador por la persona contratada. Por ejemplo, si un joven es vinculado con el salario mínimo, la empresa pagará mensualmente $46.350 por esos aportes (9% del valor del salario que le pagan al empleado). Al año, un empleador habrá pagado $556.200 que podrá descontar del impuesto de renta que declara anualmente. Pero para que el empresario haga ese descuento tendrá que demostrar que efectivamente pagó los parafiscales de manera oportuna.El beneficio aplicará para las empresas que hayan incrementado el personal y que también hayan aumentado el valor de la nómina. La exención en el pago de los parafiscales será aplicada a las compañías que hayan generado empleo para jóvenes desde el 1 de julio de este año y hasta el 31 de diciembre del 2014.Formalización empresarialLos beneficios también se extienden a las empresas que están en la informalidad y que decidan formalizarse, lo que de paso asegura empleos de calidad. Según el Ministerio de la Protección Social, alrededor del 61% de la población ocupada no cotizó a la seguridad social, según la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes, Pila y el Registro Único de Aportantes, RUA. Para lograr que las empresas se formalicen, y asimismo los empleos, el Gobierno les dará exenciones del 100% en el pago del impuesto de renta en los dos primeros años de haberse formalizado. Al tercer año pagarán el 50% de este tributo y para el cuarto año pagarán la totalidad del impuesto.El beneficio se extiende también a la generación de empleo. Los nuevos empresarios no tendrán que pagar aportes parafiscales en los dos primeros años de la constitución de la empresa. Para el tercer año pagarán el 50% y para el cuarto año deberán pagar los parafiscales en su totalidad.En cuanto al registro mercantil, no pagarán este trámite en el primer año. Al segundo año pagarán la mitad de este registro y al tercer año el 75% del valor del trámite. Al cuarto año deberán pagar el 100% del costo de ese trámite.Empleo no depende de exencionesEl vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Gustavo Triana, dice que el país viene de experimentar una reforma laboral que abarató los costos a las empresas pero que no dio ningún resultado. “Por el contrario, lo que sucedió fue que la gente empezó a ganar menos y tuvo menos capacidad de demanda de bienes y servicios. Por lo tanto, las empresas tuvieron que reducir sus producciones y en muchos casos, despedir gente”, señala. César Giraldo, del Centro de Investigación para el Desarrollo, CID, de la Universidad Nacional, señala que “el empleo no responde a si los empresarios tienen o no descuentos tributarios. Si no hay mayor demanda de los bienes y servicios, los industriales (sean pequeños o grandes) no van a salir a contratar más gente”.Según Giraldo, si esa fórmula sirviera, se hubiera generado más empleo con la Ley 789 de 2002, que exoneraba del pago de los parafiscales a las empresas que emplearan más gente. Parecido a lo que se plantea hoy. “No hubo mayor empleo y es por eso que sigue alto el índice de desocupación. Lo que hay que hacer es crear condiciones para que haya más consumo de productos nacionales, tanto en el mercado interno como en el exterior”.Por su parte, Rodrigo Varela, director del Centro de Desarrollo del Espíritu Empresarial de la Universidad Icesi, sostiene que el éxito de la ley depende en gran medida del compromiso de los empresarios. “Más allá de la rebaja en impuestos, el empresarios deber ser socialmente responsable. Si puede generar más empleo debe hacerlo y si tiene un negocio que está en la informalidad, debe legalizarlo”, añade.Agrega que el consumidor local debe comprometerse también a comprar productos colombianos, entendiendo que favorece el empleo nacional. “De todas formas las intenciones del Gobierno son buenas porque no cabe duda que reducir los costos de una empresa la hace más competitiva y puede, incluso, bajar los precios de los productos que vende y ponerlos a competir con los bienes importados, que en varios casos son más baratos que los nacionales”, indica. Norberto Ríos, director académico de la Escuela Nacional Sindical, explica que aunque la intención es buena, es mejor no hacerse muchas ilusiones porque cuando a los empresarios se les bajaron los costos en la nómina con la reforma laboral no aumentaron los puestos de trabajo.“Ojalá que a esta aparente reforma laboral los industriales no vuelvan a hacerle ‘conejo’,” dice.ImpuestosLos parafiscales son impuestos al trabajo que se destinan a financiar al Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena; al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf; y a las cajas de compensación. Tres de cada cuatro nuevas empresas quiebran durante sus primeros tres años de operación debido a los altos costos tributarios.El impuesto de renta en Colombia es del 33% sobre las utilidades de las empresas. En Chile es del 17%, en Brasil, del 25% y en México del 28%.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad