¿Hay salidas para frenar el desplome del dólar?

Abril 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo A., reportera de El País.

Control de capitales, una mayor intervención del Emisor y hasta la dolarización, entre las propuestas.

El año 2011 arrancó con una Tasa Representativa del Mercado, TRM, en $1.913,98. Una cotización aceptable para los exportadores y que hacía pensar que este año la divisa mostraría una menor volatilidad. Hoy, la situación en lugar de haber mejorado, parece empeorar, y la Semana Santa agudizó la moneda estadounidense que cerró con una cotización de $1.782,59 es decir, $131 menos que al inicio del 2011.Las alarmas volvieron a prenderse y aunque muchos empresarios se han adaptado a esa tasa de cambio, esperan que la Junta Directiva del Banco de la República que se reune esta semana, adopte nuevas medidas que frenen la volatilidad del dólar.¿Qué se puede hacer?Algunos analistas temen que sea muy poco lo que se tiene a mano para frenar la apreciación del peso colombiano, teniendo en cuenta que es un fenómeno global que afecta a las monedas latinoamericanas.Sin embargo, la revaluación en Colombia ha sido más profunda. “Hasta el 19 de abril el peso nacional se apreció 6,67%, el mexicano 5,63% y el Real en Brasil 5,28%”, confirmó Francisco Chávez, analista de la compañía Corredores Asociados.Las razones tienen que ver con el flujo de inversiones que llega al país, pues hay un mayor ‘apetito’ por los activos de países emergentes, y en especial de Colombia. “La Inversión Extrajera Directa sigue muy activa en el campo de los hidrocarburos. Por otro lado, estamos en un proceso de normalización monetaria con una tasa de interés que empieza a presentar incrementos (3,5%) y el diferencial frente a la tasa de Estados Unidos, puede atraer más capitales al país”, afirmó Daniel Lozano, analista de Serfinco.No hay fórmulas salvadoras. Pero economistas como Mauricio Cabrera plantean dos alternativas para tratar de frenar la caída de la TRM. Por un lado, eliminar la exención del impuesto a las transacciones financieras, en el mercado cambiario e instaurar un gravamen del 1 x 1000. “Eso serviría para reducir mucha especulación y es otra forma de restricción”, dijo.Por otra parte, propuso, como se ha hecho desde diferentes sectores de la economía, instaurar controles al ingreso de capitales de corto plazo al país. “No se trata de prohibirlo, sino encarecerlo con encajes”. Para Cabrera es preocupante el endeudamiento externo del sector privado, lo que significa que muchas empresas salen a buscar recursos por fuera del país en dólares, que luego ingresan al territorio nacional. La deuda privada sumó en diciembre del 2010 US$ 25.516 millones y el año pasado estaba en US$16.590 millones, según cifras del Banco de la República.Brasil por ejemplo, instauró un impuesto a los capitales de corto plazo que entren a ese territorio y las directivas del Fondo Monetario Internacional, FMI, que antes no aprobaban estas medidas, dijeron recientemente que es posible que tener algún tipo de regulación en los flujos de capitales internacionales sea vital para preservar la estabilidad del sistema monetario mundial.Otros especialistas proponen que el Emisor intervenga el mercado con mayores cantidades de compra de dólares. El Banco de la República adquiere US$20 millones diarios, pero aún así la divisa no sube. Se busca que la cifra se incremente por lo menos a US$50 millones sin preavisar al mercado para evitar que los especuladores actúen.“El Gobierno podría tomar esos recursos que compra y hacer emisiones de títulos de corto plazo, parecidos a los TES (Títulos de Deuda Pública), pero que no tengan que ver con mayor emisión de deuda, sino para el control de la tasa de cambio”, explicó Francisco Chávez.Asimismo, se ventila la posibilidad de que el sector privado, así como la ha venido haciendo Ecopetrol, no ejecute la monetización de ingresos en dólares y que éstos se mantengan por fuera del país por un buen lapso de tiempo.Otras opcionesAlgunos gremios como Asocolflores han propuesto que el país entre en un proceso de dolarización para dejar de depender de la volatilidad de una tasa de cambio.Sin embargo, analistas como Eduardo Sarmiento, decano de la Facultad de Economía de la Escuela Colombiana de Ingeniería consideran que esa no es la salida. Sería, sostiene, renunciar a las políticas fiscales y monetarias, como ha sucedido con los pequeños países que se anexaron a la Unión Europea. Sarmiento propone modificar la política de una tasa de cambio flexible, que a su juicio fracasó totalmente, y pasar a una de cambio fijo.“El Banco de la República puede salir a comprar divisas anunciando un tipo de cambio y negociando todo lo que le ofrezca el mercado. Eso garantizaría el mantenimiento del dólar por definición”, afirmó. Para el experto, las posibles consecuencias que eso genere en la economía podrían controlarse implementando encajes o depósitos a los ingresos de divisas, es decir, asegurándose de que una parte de los recursos se mantengan congelados.Mientras esto pasa y se adoptan nuevas estrategias, son muchos los sectores que reducen sus ingresos. Según los cálculos de Asocaña, las pérdidas del sector azucarero por cuenta de la revaluación en 2010 sumaron los $320.000 millones. “El valor de las exportaciones se redujo en $108.000 millones en 2010 frente al 2009. Además, por el impacto en el precio interno del azúcar se perdieron otros $212.000 millones”, dijeron.Pero otros como el Superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez, dicen que el valor del dólar es un éxito del país, pues lo importante no es tanto que “le vaya bien a las empresas, sino que le vaya bien a la gente”.Luego de la ‘semana de pasión’, que acaba de vivir la tasa de cambio, los empresarios esperan que la Pascua llegue con la calma en la divisa, lo que será difícil, pues el grado de inversión que obtuvo el país, lo ratifica como destino predilecto de nuevos capitales, lo cual de seguro continuará debilitando el precio del dólar.Medida insuficienteEl Banco de la República intervino el mercado cambiario con la compra de divisas por el mecanismo de subasta. Sólo en marzo adquirió US$440 millones y en lo corrido del año más de US$1.240 millones.Sin embargo, la medida no ha sido suficiente para frenar la caída. Analistas aseguran que los especuladores compran y una vez la tasa de cambio mejora, salen a vender de forma masiva, haciendo que de nuevo la divisa pierda valor frente al peso.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad