“Hay que repensar la manera de hacer agricultura”: Presidente de Fedepalma

Junio 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo Azcárate | Reportera de El País
“Hay que repensar  la manera de  hacer agricultura”: Presidente de Fedepalma

Jens Mesa Dishington, presidente de Fedepalma.

Jens Mesa Dishington, presidente de Fedepalma, dice que el problema del agro es la falta de rentabilidad. Exige medidas.

En el sector agropecuario colombiano está casi todo por hacer: se requiere una política que permita mejorar la rentabilidad y que incluya el desarrollo de infraestructura, además de mayor control a variables macroeconómicas como la tasa de cambio.Para Jens Mesa Dishington, presidente de Fedepalma, estas son algunas de la tareas que el Gobierno debe emprender y no seguir dando ‘dádivas’ al agro que no solucionan los problemas de fondo. El gremio palmero se reúne desde este martes en Cali para el XLII Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite donde se debatirá la política agraria del país.En Colombia hay 500.000 hectáreas sembradas con palma de aceite en 125 municipios, es decir, el 10 % del área cultivada del país. El agro colombiano ha vivido un año difícil por lo que muchos productores han salido a protestar ¿los cultivadores de palma viven la misma situación?En el caso de la palma hemos procurado que a través de todas las bases de productores se conozca la realidad del negocio. La gente tiene muchos motivos para protestar, pero entienden que ahí no está la solución, por eso nuestros agricultores no han participado de las protestas.Pero los paros tienen varios aspectos por analizar, por una parte nos preocupa el manejo que el Gobierno Nacional les ha dado porque no se está contribuyendo a fortalecer la institucionalidad gremial, se ha desconocido de alguna forma a las entidades gremiales tradicionales y eso a mediano y largo plazo es funesto.¿Qué necesitamos entonces para que el agro colombiano presente otro panorama?La problemática que tiene el sector agropecuario tiene causas profundas y es que no hay rentabilidad en el agro y más que una solución de tipo estructural, lo que se ha buscado es apaciguar los paros con regalos o dádivas, que producen algún resultado en el corto plazo, pero no están construyendo más competitividad, ni están ayudando realmente a transitar hacia un horizonte más promisorio para los distintos sectores agrícolas.¿Por qué el agro dejó de ser rentable? Pienso que una de las causas es el manejo que el país le viene dando a la tasa de cambio. Pero uno habla de esto con el Gobierno Nacional y se le salen por la tangente, le menosprecian o le tratan de quitar fuerza a ese hecho porque dicen que no se puede cambiar. Yo pienso que si Colombia no toma una definición de fondo sobre esta materia, seguiremos transitando hacia una realidad de menos agricultura, lo cual traerá muchos problemas sociales porque en la regiones lo que necesitamos es generar empleo y con la actual tasa de cambio, son pocas las posibilidades de crear empleo productivo. En segundo lugar, la situación de orden público en algunas regiones, por ejemplo Tumaco, hace muy difícil mantener una operación agrícola; otro tema es la infraestructura, necesitamos ferrocarriles, modos de transportes eficientes para llegar a los puertos, carreteras secundarias y terciarias, y en eso el país tiene un enorme rezago y se debe resolver esto, de otra manera no superaremos la problemática actual.La tasa de cambio llegó este año a los $2000, pero volvió a perder $100 ¿lo que se ve es que las medidas del Emisor no han funcionado?El Gobierno y el Banco de la República están haciendo muy poco. En el tema de la llegada de capitales golondrina al país debería haber decisiones más drásticas. Creo que las autoridades y los responsables de esto son a los que hay que exigirles que tomen las medidas. Si ellos son incapaces de resolver el problema, pues que renuncien o que busquen que otros vengan y tomen las medidas que tengan que tomar. El Gobierno y El Emisor deben producir resultados en la dirección que el país necesita.Tumaco era una región palmera, ¿ya se recuperó la producción en esa región?En Tumaco se perdieron 33.000 hectáreas de cultivo por una enfermedad. Se erradicaron el 80 % y falta un esfuerzo final. Se han renovado unas 17.000 hectáreas, que fue lo que se hizo con el financiamiento ofrecido por el Gobierno anterior. Con tristeza hay que señalar, que a medida que se cambiaron las condiciones, poco se ha podido avanzar con consecuencias muy graves para la región en el tema de desempleo. Además hay inseguridad, proliferan los cultivos ilícitos y también grupos armados al margen de la ley.Realmente el entorno para trabajar allá es muy difícil y eso requiere una gran intervención del sector público para recuperar esa zona del país, y que los ojos de Colombia se pongan de nuevo en el Pacífico y eso no se arregla con paños de agua tibia.¿La recuperación de la actividad palmera qué le puede aportar a Tumaco?Sino recuperamos la palma, ¿qué otra alternativa tienen los pobladores de esa región?. El tema es cómo el país le puede dar alternativas de empleo lícito a esos pobladores, no es la palma necesariamente en sí misma. Si no fuera este cultivo quisiéramos ver alternativas en cacao, forestales o cualquier otro producto, pero tampoco hay intervenciones para cualquier de estas soluciones. Lo que uno constata es una situación de abandono crítico en el Pacífico colombiano que de continuar así, ese territorio se verá en una peor situación.¿Qué viene en materia de inversiones para el sector?En Tumaco algunas personas quieren recuperar lo que se perdió por lo menos. Pero allí no veo señales nuevas de más inversiones.En la industria de biodiésel estamos en un punto donde el crecimiento es vegetativo porque tampoco hay señales importantes de aumento de las mezclas. Las palmas para producir biodiésel al 20 % están sembradas y hoy la mezcla solo está al 10 % y no se plantea un cambio. Este es otro campo donde el Gobierno tiene que pronunciarse. Esta es una industria en la que podemos avanzar si hay un buen entorno y buenas señales para la producción, de otra manera la gente continuará haciendo lo mismo que hasta ahora y las inversiones no ser verán.¿O sea que ahora no hay más expansión del sector?El problema es que a lo anterior se suma la inseguridad jurídica. Hoy buena parte de la parálisis en el sector agropecuario es que inversiones empresariales no saben qué camino tomar, porque no hay un panorama claro que garantice realmente la inversión en el sector productivo. ¿Cuál es el actual panorama de la palma en Colombia?La industria de la palma del país ocupa el primer lugar de América y es la cuarta en el mundo. En el último año se logró superar el millón de toneladas de aceite de palma, que para un sector que lleva más de 50 años trabajando, es un logro muy significativo. Contamos con unas 500.000 hectáreas de palma de aceite, que es más o menos, 10 % del área en cultivos agrícolas que tiene Colombia y nuestra situación de mercado ha estado razonable.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad