Gobierno Nacional le dio un 'jalón de orejas' a los alcaldes por las regalías

Gobierno Nacional le dio un 'jalón de orejas' a los alcaldes por las regalías

Junio 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Gobierno Nacional le dio un 'jalón de orejas'  a los alcaldes por las regalías

A siete alcaldes del Valle le 'congelaron' giros por no presentar informes oportunos sobre ejecución y avance de obras.

Desde la última reforma al Sistema General de Regalías, aprobada en 2011, para combatir la corrupción que caracterizó el uso de esos millonarios recursos en las regiones, más de un ‘regaño’ se han ganado decenas de alcaldes y gobernadores. Y no  es para menos. El Gobierno viene apretando clavijas y vigilando con lupa a las entidades territoriales que utilizan esos dineros, ya que según el director del Departamento de Planeación Nacional, DNP, Simón Gaviria, lo que debe prevalecer es la transparencia. Se trata, dice, de recursos claves que buscan sacar de la pobreza a las regiones colombianas.  El último ‘jalón de orejas’ ocurrió la semana pasada a los alcaldes  de 125 municipios —de ellos siete en el Valle— por no reportar el avance de proyectos y obras financiadas bajo ese sistema. Las regalías son tributos que pagan las empresas al Estado por la explotación de recursos no renovables, como el petróleo y otros minerales. El Gobierno distribuye luego tales dineros a todas las regiones. Antes de la reforma los recibían 655 municipios y ahora se benefician 1087.  En el caso del Valle, Planeación Nacional decidió meter al ‘congelador’ giros en esta ocasión por $15.505 millones, ya que las administraciones de Buenaventura, Pradera, Dagua, Roldanillo, Ginebra, Bolívar y La Cumbre, no presentaron informes oportunos sobre ejecución y avance de obras. La decisión del DNP pone en aprietos la ejecución de proyectos, o hasta que las administraciones locales se pongan al día con los reportes para volver a recibir regalías. ¿Qué está pasando? El director de Planeación del Valle, Roy Alejandro Barreras, explica que todo obedece a que los municipios no reportan a tiempo la información, pues las regalías tienen una vigilancia especial. Lo más preocupante, dice, es el caso de Buenaventura porque se aprobó el mes pasado con regalías la modernización del hospital, que “es algo crítico en ese municipio”.  Se trata de $8500 millones que estarían en riesgo, aunque se trata de regalías propias de Buenaventura. Según un reporte de Planeación Nacional en ese municipio no se ha contratado tampoco la construcción de  la institución educativa ‘San Antonio’ en la Comuna 22. Por ello, se suspendió el giro de $25,7 millones.  Igual ocurre en Dagua donde se ‘congelaron’ regalías por $179 millones para ejecutar una obra de infraestructura en el corregimiento El Carmen. Caso similar enfrenta Ginebra, donde no se ha contratado la construcción de una casa de paso indígena. Allí se han comprometido $59 millones. Más asesoría y acompañamiento Para enfrentar esa situación, será necesario poner en marcha un plan de choque y “la idea es trabajar de la mano con los equipos de Gobierno de los municipios para asesorarlos en los programas y proyectos”, dice Barreras. El funcionario reconoce que “algunos de esos municipios han fallado en entregar la información a Planeación y nuestra misión es acompañarlos en esa tarea”.  Al respecto, la alcaldesa del municipio de La Cumbre (al cual se le congelaron $279 millones en regalías), su alcaldesa, Blanca Liliana Montoya, responde que “la responsabilidad no es de  las nuevas administraciones, que empezaron a trabajar a partir del 1º  de enero, sino de las que pasaron”. A esa localidad, Planeación Nacional le suspendió el giro de regalías por no reportar información sobre la ejecución del proyecto para la actualización del esquema de ordenamiento territorial. Frente a lo que viene ocurriendo, el director de la Federación Colombiana de Municipios,  Gilberto Toro,  señala que “nos parece que el DNP debería darle una oportunidad a los municipios que les fueron suspendidos los giros de regalías, ya que se deben considerar varios factores por los cuales no se realizaron dichos reportes”. Entre esos factores, anota, los actuales mandatarios locales se posesionaron el 1º de enero y si la información debía ser reportada a 31 de diciembre ellos no tenían control sobre los reportes, y en segundo lugar “debemos considerar que en el país existen problemas de comunicación y conectividad lo que complica el cargue de la información”. “Es injusto que los actuales mandatarios paguen, por decirlo así, por las omisiones de sus antecesores”, recalca Toro. En el caso de La Cumbre su alcaldesa Blanca Liliana Montoya, explica que su administración ha venido subiendo la información al sistema de regalías y espera culminar ese proceso en pocos días. Sin embargo, pone de presente que otra razón que llevó a que le congelaran regalías a su municipio es que su antecesor invirtió $1200 millones en la construcción de la Casa de la Cultura, pero el convenio que ejecutó las obras no se cerró, lo cual produjo un limbo, además de que no encontraron los planos del proyecto. En el caso de Pradera, se terminó el tendido de redes eléctricas en los corregimientos Bolo Blanco y Bolo Azul por $969 millones, pero no se reportó información como tampoco por el avance de la pavimentación de vías por $535 millones. Un caso similar ocurrió en Bolívar con la pavimentación de varias vías por $405 millones. Igual situación pasa en Roldanillo con obras de pavimentación por $427 millones, donde tampoco hubo reporte al DNP. El secretario de Planeación de Buenaventura, Herbert Campo, respondió que cuando llegó a la Alcaldía el oficio del DNP donde se comunicaba la suspensión de regalías, la documentación ya había sido enviada a Bogotá, por lo que el municipio no debería haber aparecido en el último listado que divulgó esa entidad estatal. Aún con tales explicaciones, el director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, pone de presente que “el país y la comunidad necesitan saber con claridad en qué van las obras y cómo se están invirtiendo los recursos del Sistema General de Regalías”. Y advirtió que para el cumplimiento de esta obligación “no se admitirán disculpas ni dilaciones”. Lo anterior supone que los ‘regaños’ a los alcaldes continuarán.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad