Fruticol, los bocadillos caleños que deleitan a Estados Unidos

default: Fruticol, los bocadillos caleños que deleitan a Estados Unidos

Desde pulpa de frutas hasta harinas y bocadillos de guayaba, son los productos de esta empresa caleña que comienza a abrirse paso en Estados Unidos.

Fruticol, los bocadillos caleños que deleitan a Estados Unidos

Mayo 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Desde pulpa de frutas hasta harinas y bocadillos de guayaba, son los productos de esta empresa caleña que comienza a abrirse paso en Estados Unidos.

El amor por el Valle y la oportunidad de crecer un negocio que nació en Boyacá hace 60 años, hizo que una empresa familiar se lanzara desde esta región con sus bocadillos y dulces de guayaba a conquistar el exigente paladar de los estadounidenses.Ese sueño empezó a gestarse cuando Javier Sáenz Leguizamón se instaló en esta ciudad con su esposa caleña, tras haber incursionado en el sector de alimentos por allá en los años 80.Sin embargo, tras el interés que tenía de llegar a los mercados internacionales y para poder cumplir con las exigencias de estos, él y sus socios se trasladaron de Boyacá a tierras vallecaucanas, y allí se puso en marcha Fruticol S.A. Hoy, la empresa, ubicada a un kilómetro del Puente de Juanchito en la vía al municipio de Candelaria, se ha convertido en una de las Pymes de la región que más está aprovechando el Tratado de Libre Comercio, TLC, con los Estados Unidos.“Mi padre, que también se llamaba Javier, fue pionero en Moniquirá, Boyacá, de la industria de los bocadillos de guayaba, los cuales elaboraba en pailas de cobre y a punta de leña. Una tradición que trasladamos al Valle para buscar la forma de llegar a los mercados internacionales”, dice.Y tal fue la apuesta, que Fruticol, que se constituyó oficialmente en el 2011, meses después ya estaba exportando sus primeras delicias a los Estados Unidos.La compañía, que empezó con diez operarios, emplea hoy unas 100 personas, el 65 % de ellas madres cabeza de familia de Candelaria, exporta no solo dulce de guayaba, sino otras 40 referencias en su mayoría maquilas.Desde esa planta sale al mercado americano un contenedor cada 48 horas, llevando desde pulpas de frutas de maracuyá, lulo, chontaduro, guanábana, hasta harinas para elaborar natilla, buñuelos y pandebono, pasando por crema de guayaba, conservas, panela en varias presentaciones, achiras, azúcar morena, yuca rallada y congelada bajo las marcas La Fe, Cubanita, Goya, entre otras referencias. Y obviamente, el producto estrella: el dulce de guayaba.Este año la idea es fortalecer la línea de yuca y plátano congelado, productos exóticos de alta demanda entre los latinos que residen en Norteamérica.Fruticol facturó en sus inicios exportaciones por US$486.000, y en menos de tres años ya alcanzó los US$5.897.071 a través de sus diez distribuidores ubicados en Nueva York y Miami. Futuro promisorioPara Javier Sáenz, lo mejor que le ha pasado a su familia y a Fruticol S.A., es no solo haberse instalado en el Valle del Cauca por sus ventajas comparativas, sino en las oportunidades que les brinda el TLC, algo que llegó en buena hora.“Nuestra meta es seguir conquistando las comunidades latinas en los mercados que tenemos y explorar otros como Texas y California. Y luego incursionar en el Canadá”, señala el empresario.Otra de las opciones hacia el futuro es la de llevar directamente sus productos a las cadenas de autoservicios, es decir, sin intermediarios.Actualmente, la empresa fabrica diez marcas propias para los supermercados más prestigiosos de Estados Unidos, entre los cuales se destaca Sedano’s Supermarkets. Esto le permitió crear su propia oficina comercial en Miami.“Nuestro responsable en La Florida se encarga de prestar una atención mucho más personalizada a nuestros clientes, los cuales son distribuidores del producto”, señala Sáenz.La mayor parte de las exportaciones de Fruticol S.A. sale por el puerto de Buenaventura, mientras la empresa cuenta con proveedores de frutas y materias primas del norte del Valle, Huila y Santander, como en el caso de la panela. También se utiliza el puerto de Cartagena para exportar algunas referencias.Sáenz recalca que a pesar de las duras exigencias sanitarias de la FDA, Fruticol ha logrado altos estándares y requisitos en materia de calidad. “Contamos con maquinaria moderna y un laboratorio que permite a la empresa cubrir todas las estaciones de producción, lavado, despulpado, refinación, pasteurización, empaque y cuartos fríos”, anota.A EuropaPero los sueños de esa Pyme van más allá. Hoy Fruticol exporta varios de sus productos bandera, incluyendo bocadillos de guayaba, al Reino Unido y España, y la idea es ampliar su portafolio una vez entre en vigencia el TLC con la Unión Europea.Frente a ese desafío Sáenz señala que no será fácil conquistar el Viejo Continente, pero su empresa ya está recorriendo ese camino.Empero, destaca el apoyo de Proexport. La entidad se ha convertido en un pilar importante para los nuevos exportadores, en especial mediante las macrorruedas de negocios y la capacitación a los empresarios.Por ello, los tradicionales dulces de guayaba con toda seguridad continuarán llegando a las mesas de los hogares estadounidenses, algo que años atrás era impensable.Las que dan ejemploEntre los nuevos exportadores del Valle del Cauca a Estados Unidos se destacan:C.I. Comercocoa y C.I. Natural Foods venden en Nueva York; Drapper Jean y Fusión Latex llevan sus productos a Florida; C.I. Choficol, Mepic, Belleza Express, JGB e Iluminata Natura distribuyen a diferentes ciudades.También están firmas como Unión Plástica que está vendiendo a Charlotte; Mass Moda a Hollywood, FL; Polytact a Miami; Componentes Técnicos a West Chester; Novatec a Miami; Colaminas en Lauderdale; Producomex a New Jersey y Afa Medical World a Washington, entre otras.En total, informa el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, son 87 nuevas compañías de la región, las que han exportado por primera vez o consolidado negocios con empresarios de Estados Unidos, luego de la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad