“Formalización laboral es un aporte al desarrollo del Valle del Cauca”: gerente de JGB

“Formalización laboral es un aporte al desarrollo del Valle del Cauca”: gerente de JGB

Marzo 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Formalización laboral es un aporte al desarrollo  del Valle del Cauca”: gerente de JGB

Mauricio Alford, gerente de JGB.

Mauricio Alford, gerente de JGB, habla sobre la incorporación directa de 485 empleados a la firma y los retos de la empresa en el 2015.

La reconocida empresa vallecaucana JGB, próxima a cumplir 90 años, entró al mundo de las compañías comprometidas con la formalización laboral como una apuesta para el desarrollo social y económico de Cali y el Valle del Cauca.Se trata, dice su gerente general, Mauricio Alford, de un paso que permite no solo la estabilidad de sus trabajadores, sino elevar su calidad de vida y la de sus familias.¿En qué consistió el proceso de formalización laboral que acometió la empresa?Cuando se habla de un proceso de formalización laboral quisimos hacerlo a la luz de la normatividad y con el acompañamiento del Ministerio del Trabajo. Más allá de eso, lo esencial a destacar es la decisión relevante que toma una compañía como JGB, que próximamente cumplirá 90 años de operaciones, de vincular a la totalidad de sus empleados, es decir, garantizarle a cerca de 900 personas, un contrato directo. Y como no teníamos la posibilidad de hacerlo de manera directa con el 100% de los empleados a través de JGB, se decidió contratar a un grupo para incorporar a 485 y suscribir otros contratos con compañías aliadas para que ellas vinculen a un grupo de 424 personas con lo cual se completan los 900 colaboradores. Esas empresas son Agencia de Servicios Logísticos, ASL, e Ingeniería en Manualidades, encargada del área de empaques. Y un gran grupo de campo, que atiende los puntos de venta a través de asesoras de marca, quedó vinculado con la compañía Eficacia bajo contratos directos y estables. ¿Qué motivó a la firma a realizar esos cambios en la nómina, proceso al que también le vienen apostado otras empresas?La empresa tiene un proyecto de visión social —que en JGB es un pilar— y más siendo una sociedad familiar, (la familia Garcés es la propietaria), que ha estado tradicionalmente vinculada al desarrollo de la región, y de pensar en la gente. Cabe recordar que ellos participaron en proyectos fundamentales como la Universidad del Valle, entre otros. En ese orden de ideas la empresa no quiere olvidar ese foco social y por ello decidió seguir dando ejemplo de que sí se pueden formalizar los contratos de trabajo de sus colaboradores, lo cual permite contar con empleados más motivados y comprometidos, en la medida en que tengan una real estabilidad laboral. No es acaso un mensaje para que las nuevas compañías que lleguen al Valle sigan este modelo...Nosotros no pretendemos con esto dar lecciones a ninguna otra compañía, porque respetamos mucho la cultura corporativa. Pero lo que si nos parece es que no solamente las empresas que vengan a la región, y las que ya están aquí, entiendan que existen fórmulas para tener empleados con contratos directos. Se habla de que Cali es una ciudad de las más golpeadas por su zona de influencia con vecindades muy complicadas, y esta es una forma de contribuir a una mayor seguridad social y calidad de vida para la gente, especialmente en el campo de la educación. En la medida en que haya contratos directos, habrá un mejor aporte competitivo a las compañías. Se habla de la paz en conceptos que a veces se politizan, pero hay que entender que la empresa privada debe jugar un papel clave en este proceso, y que debe hacerlo a solicitud de nadie, es decir, por iniciativa propia.¿Eso significa que una mayor formalización laboral puede contribuir al desarrollo socioeconómico del Valle del Cauca?Sí. Me parece que debemos dar una lección de que la mejor organización de los empleados está alrededor de su trabajo competitivo, ya que cuando éste no se siente en niveles de estabilidad acude a instancias que terminan cayendo en aspectos que no construyen sociedad. Aquí hay que tener una visión más futurista en este campo, especialmente entre los empresarios de la región, y los que vengan se sensibilicen de eso. Por muchas razones sé que hay temores del empresariado de entrar en este tipo de figuras, pero si se hace un trabajo motivacional con los empleados se pueden sacar adelante estos procesos.Los contratos son claves, pero no le parece que esos procesos se deben acompañar de mejores ambientes de trabajo...A propósito, este proyecto lo hemos acompañado de un proceso interesante, que estamos dispuestos a compartir con otras empresas, y que lo hemos llamado ‘Pilotos del Cambio’. Consiste en escoger a algunos líderes de la base más baja de la compañía (principalmente operarios), y extraer a representantes de algunas áreas de los negocios. Sostengo una reunión con ellos cada quince días para trazar pautas para atender necesidades que yo no conocía. Fueron ellos los que llamaron la atención a mejorar cosas básicas en sus lugares de trabajo. Por eso entre septiembre del año pasado y febrero del 2015 realizamos 119 ejecuciones en las líneas de producción. ¿Quiénes son los principales beneficiarios de la formalización?Son los perfiles más bajos dentro de la organización. Allí arrancó todo ese proceso, ya que los más altos ya tenían un contrato directo con la empresa. Estamos hablando de operarios, auxiliares y analistas de líneas de producción, en lo que respecta al área industrial. En el área comercial las beneficiarias son mercaderistas y transferencistas, que son personas que tienen un contacto directo con las droguerías en la calle, el supermercado o la tienda de barrio. Es un grupo que depende mucho de su estabilidad al contar con un contrato directo de trabajo con la compañía.¿Cómo le fue a JGB en el 2014, un año de altibajos para muchas empresas del país?Nos fue bien, crecimos el 10% en ventas, además, de que generamos las utilidades que teníamos comprometidas con los accionistas. Hay que reconocer que esas ganancias fueron inferiores a las del 2013, porque estratégicamente así se decidió. Todo porque el grupo de accionistas se ha comprometido con proyectos como el de la formalización laboral, que tiene unos costos importantes, de allí que hayan acordado sacrificar parte de esas utilidades. JGB es una compañía rentable que no tiene deudas con ningún banco y una sólida posición financiera. ¿Cuál es la visión para el 2015?Tenemos un plan de crecimiento del 13% en ventas. Trabajamos en la construcción de una estrategia de largo plazo que está documentada y cerrada, y que tiene como propósito estructurar la empresa de una manera más formal en unidades de negocios, donde cada una de ellas tenga una responsabilidad integral, casi como si fuera una compañía independiente. Ese plan estratégico se está construyendo a ocho años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad