Fiebre de bionegocios en el Valle del Cauca, ¿de qué se trata?

Marzo 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Fiebre de bionegocios en el Valle del Cauca, ¿de qué se trata?

Alrededor de 400 empresarios participaron ayer en el foro sobre el futuro de los bionegocios en el Valle del Cauca, organizado por la agencia Invest Pacific, el cual contó con varios expertos internacionales.

Los expertos ven una nueva oportunidad económica para la región. Muchos de los residuos que genera la región podrían convertirse en energía. Esta es la explicación.

El Valle  está llamado a convertirse en el epicentro de los  bionegocios en Colombia en los próximos años por contar con una agroindustria azucarera, una expansión de sus sectores farmacéutico, cosmético, avícola y porcícola y un aumento de su programa de cogeneración eléctrica a base de biomasa.

La conclusión se dio ayer en el foro 'Bionegocios, el futuro de la inversión en el Valle', organizado por la agencia Invest Pacific con motivo de sus cuatro años de actividades.

Una muestra de ello es que durante el 2014 la producción de etanol (a base de biomasa de caña) fue de 369 millones de litros, mientras la producción de carne de cerdo aumentó 13,7%, la de pollo 8,7% y la de huevo 6%, lo cual ha dado impulso al clúster de proteína blanca.

Según el presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Esteban Piedrahita, el Valle ya tiene un  importante  camino recorrido  en  el bionegocio de  la  cogeneración  de energía  eléctrica  y biocombustibles. No  obstante,  las empresas del Departamento pueden expandirse hacia otros mercados con  nuevos  bioproductos  de  valor.

Asimismo, la  industria  avícola  y  porcícola  del  Departamento además de  aumentar  su  producción,  tiene  la oportunidad  de  aprovechar los residuos  animales para la generación de biocombustibles como el biogás.

Frente a tales retos, la directora ejecutiva de Invest Pacific, María Eugenia Lloreda, indicó que “el Valle necesita impulsar su bioeconomía, pues nos hemos dado cuenta que la tendencia regional en materia de inversiones está muy enfocada a la oportunidad que tenemos de volver útiles los residuos agroindustriales para convertirlos en bioproductos con mayor valor agregado y en energía”. 

Hay allí, añadió, un nicho que debemos explotar, pues es transversal a todos los clústeres regionales como los de cosméticos, productos naturales, energía, alimentos, entre otros.

Pero quizás el campo más promisorio es el de la energía, ya que se han identificado 2738 empresas distribuidas en la producción de biomasa, destilerías de etanol, cogeneración eléctrica, reciclaje de papel, fertilizantes, agroforestales, investigación, maquinaria y equipos al igual que logística.

Se estima que los ingenios azucareros están aportando hoy unos 250 megavatios al sistema interconectado.

Esta cadena productiva de la bioenergía a base de plantas de cogeneración con bagazo de caña tiene una capacidad instalada de 187 megavatios, y podrá aportar 360 megavatios en el 2017, lo que representará un aumento del 92,5% en los próximos cuatro años.

Por el lado de los residuos forestales se encuentra la compañía Cartón de Colombia que en 2013 tenía 41.746 hectáreas de plantaciones, y espera cosechar otras 17.445 hectáreas en los próximos cinco años. Esos residuos se utilizan en la generación de vapor y energía.

El presidente de la empresa, Álvaro Henao, dijo durante el foro que esa alternativa pretende reducir costos a corto y mediano plazos.

Entretanto, Carlos Mateus, director de Planeación de la Federación Nacional de Biocombustibles, señaló que “la bioeconomía es el futuro, porque allí convergen ciencia, tecnología, economía y política”.

Sin embargo, subrayó que el país necesita políticas a largo plazo en ese campo para impulsar los programas de bioenergía a escala regional.

Por mayor desarrolloA  partir  del  mayor  conocimiento  de  las nuevas propiedades físicas  y  químicas  de  la  biomasa  producida en  el Departamento,  se  podrán  impulsar otras cadenas de  valor  como  la farmacéutica  y cosmética  con  nuevos insumos.Para este año,  precisamente se espera que entre en operaciones la destilería en  el ingenio Riopaila-Castilla.El complejo  fabricará  400.000 litros de etanol por día de ese biocombustible.

Y precisamente dentro de ese atractivo que presenta el Valle del Cauca se ventiló la posibilidad de que llegue a la región inversión de la compañía Greenline Industries Inc. de EE.UU.

El director de esa multinacional, Ramiro Marini, recordó que la firma posee 30 plantas que fabrican biodiesel, y fue la primera en impulsar el uso de grasas de pollo con fines bioenergéticos.

“Estamos interesados en venir acá (al Valle) a través de una alianza”, señaló el empresario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad