Fenalco insiste en que más licencia de maternidad afectará laboralmente a la mujer

Enero 16, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Fenalco insiste en que más licencia de maternidad afectará laboralmente a la mujer

Las EPS aseguran que la ampliación de la licencia de maternidad les costará alrededor de $500.000 millones este año a esas entidades de salud.

De acuerdo con Fenalco, el aumento de la licencia de maternidad podría reducir el mercado laboral para ellas. EPS dicen que nuevos costos afectarán sus finanzas.

El pasado 4 de enero el presidente de la República, Juan Manuel Santos, sancionó la Ley 1822 de 2017 que modifica el Código Sustantivo del Trabajo y aumenta de 14 a 18 las semanas de la licencia de maternidad, para promover la adecuada atención y cuidado de la primera infancia. Lea también: Así funciona la nueva licencia de maternidad en Colombia

Sin embargo, aunque la medida causa satisfacción por la ampliación del tiempo que tendrán las mujeres para estar con su recién nacido, también hay preocupación por una posible discriminación laboral, pues las empresas podrían preferir la contratación de hombres para evitar la ausencia prolongada de una de sus trabajadoras por embarazo.

Según el presidente de la Federación Colombiana de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, va a existir una marcada preferencia de contratar hombres y no mujeres por las consecuencias que trae el incremento de las licencias de maternidad, además indicó que puede ser posible que cuando la persona quiera volver de su licencia ya no tenga las protecciones del Código Laboral y sea despedida.

“Cuando una empresa contrata a una mujer en estado de fertilidad y cuando queda en embarazo se debe prescindir de ella por 18 semanas, además de la restricción horaria para el tiempo adicional de lactancia, se convierte en un inconveniente”, indicó Botero.

En ese sentido, el presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), Jaime Arias, señaló que el costo de la licencia de maternidad podría afectar las finanzas de las EPS, pues dice que ese beneficio el año pasado sumó $400.000 millones.

Además, precisó que con la ampliación de 14 a 18 semanas este año se necesitarán otros $100.000 millones, es decir, que ese beneficio pasaría a costar alrededor de $500.000 millones al gasto de un sector (el de la salud) que financieramente se encuentra hoy en crisis.

Aunque la norma  es contundente al señalar que “ninguna trabajadora podrá ser despedida por motivo de embarazo o lactancia, sin la autorización previa del Ministerio de Trabajo que avale una justa causa”, la preocupación es latente.

Entre tanto, el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario considera que las alertas relativas al aumento de costos laborales formuladas por algunos sectores carecen de fundamento, ya que el costo de la licencia es asumido por el Sistema de Seguridad Social en Salud.

Para el Observatorio, la iniciativa disminuiría la demanda de atención en salud derivada de algunas patologías de los menores por la falta de cuidado de la madre en los períodos de lactancia en los que actualmente debe regresar al trabajo.

Por su parte, el investigador de la Universidad del Rosario, Iván Daniel Jaramillo, consideró que los efectos en materia de discriminación por género deben ser analizados bajo los parámetros de los costos que derivan del disfrute de la licencia de la trabajadora y el consecuente reemplazo temporal, que está previsto pueda ser cubierto a través de una Empresa de Servicios Temporales.

“El aumento de cuatro semanas más de licencia de maternidad debe ir de la mano con una regulación propia del tiempo de cotización que debe tener la madre al momento del parto; es decir que deberá aumentar el requisito de cotización al momento del parto en una proporción igual al aumento de semanas de licencia”, explicó Jaramillo.

Entre tanto, la docente de Derecho Laboral en la Universidad de la Sabana, Diana María Gómez, dijo que espera que por la ampliación de la licencia no se presenten consecuencias negativas, empezando por el hecho de que los empresarios no asumirían el gasto del periodo en el que no se trabaja, sino que sea el sistema de seguridad social.

“Otro aspecto que quiero resaltar es que lo común ante una licencia de maternidad no es que las empresas contraten a alguien para suplir a la madre, sino que por el contrario se reparten trabajos y eso puede generar mayor organización en una empresa”, sostuvo la docente.

Gómez agregó que la ley estipula que las empresas únicamente podrán despedir a una mujer en estado de embarazo con expresa autorización del Ministerio del Trabajo.

La ampliación de la licencia de maternidad y las eventuales consecuencias en el trabajo que podría generar, no es la única desventaja a la que se enfrentan las mujeres en su vida laboral.

Al hablar de igualdad entre hombres y mujeres, se mira desde la perspectiva de igual salario por igual trabajo; posibilidades de ascenso laboral equitativas, el equilibrio entre la vida laboral y personal y la representación paritaria de cargos ejecutivos.

El primer aspecto de desigualdad identificado por diversos estudios es que aunque las mujeres estén más educadas, ganan entre 18 % y 23 % menos que los hombres, de acuerdo con el último estudio sobre mercado laboral del Centro de Investigación Económica y Social (Fedesarrollo).

Además de menores salarios, Fedesarrollo advierte que la tasa de participación en el mercado laboral, también es menor en las mujeres; la informalidad es más alta a nivel femenino y están más desempleadas.

Este problema se evidencia a pesar de la Ley de igualdad salarial o la ley 1257 de 2008 sobre No Violencia contra la Mujer, en la que se contempla la ilegalidad de ejercer violencia económica, esto es, cualquier tipo de coerción económica contra ellas.

Finalmente, según el informe ‘Corporate Women Directors International 2015’, 13,4 % de los cargos directivos  de las principales compañías colombianas pertenecen a mujeres, una cifra desigual pero comparada con el promedio general de América Latina donde es de 6,4 %, no es tan bajo.

Mientras, un estudio de 2015 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), reveló que se ha presentado una disminución de 12,1 puntos porcentuales de la brecha entre los salarios de mujeres y hombres entre 1990 y 2014, significa un avance hacia la igualdad salarial entre ambos sexos en América Latina.

Sin embargo, aún el salario de las mujeres es solo el 84 %  de lo que ganan los hombres. Esta situación presenta diferencias dependiendo del nivel educacional de las personas empleadas.

La disminución más alta de la brecha (19,7 puntos porcentuales) se observó en el último año en el grupo de mujeres con menor nivel educativo, es decir aquellas con 0 a 5 años de instrucción.

Qué dice la norma El incremento de la licencia  de maternidad pasó de 14 a 18 semanas, y en cuanto a la licencia de paternidad no hay cambios, por lo cual el tiempo de disfrute de la misma continuará siendo de 8 días.En caso de parto múltiple,  la mujer tendrá derecho al pago de dos semanas adicionales.La licencia de maternidad  para madres de niños prematuros tendrá en cuenta la diferencia entre la fecha gestacional y la del nacimiento a término, las cuales serán sumadas a las 18 semanas. La trabajadora que  haga uso de la licencia podrá tomarse una semana con anterioridad a la fecha probable del parto debidamente acreditada.La licencia remunerada  es incompatible con la licencia de calamidad doméstica y, en caso de haberse solicitado esta última por el nacimiento de un hijo, estos días serán descontados de la misma.Ella o el padre deberán  estar cotizando al sistema de salud.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad